Irán: protestas por muerte de Mahsa Amini intensifican presión hacia el Gobierno

Irán: protestas por muerte de Mahsa Amini intensifican presión hacia el Gobierno

Presionado por las protestas, el presidente de Irán, Ebrahim Raisi, aseguró este jueves que se investigará la muerte de Mahsa Amini, la joven que falleció tras ser detenida por la policía de la moral por usar el velo de manera inapropiada y cuya muerte desató una oleada de movilizaciones en el país.

«Ciertamente será investigada», dijo Raisi a periodistas en las Naciones Unidas e indicó que informes oficiales no dan cuenta de abusos de la policía.

(Lea también: Irán: muere una mujer que estaba bajo custodia de la ‘Policía de la moral’)

Los manifestantes dicen que Amini murió bajo la custodia de dicha policía, que hace cumplir el código de vestimenta asignado a las mujeres, pero Raisi repitió este jueves la conclusión de un forense de que la joven de 22 años no fue golpeada por las autoridades.

«Si hay una parte culpable, ciertamente debe investigarse. Me comuniqué con la familia de la fallecida apenas pude y les aseguré personalmente que continuaremos investigando el incidente con firmeza», señaló.

El estallido de violentas protestas en todo Irán completó este jueves seis días con un saldo de 17 personas muertas, según medios estatales. Pero el número de decesos podría ser más elevado pues la ONG de oposición Iran Human Rights (IHR), basada en Oslo, habla de al menos 31 civiles muertos por las fuerzas de seguridad.

Videos publicados en internet muestran a manifestantes gritando eslóganes como «muerte al dictador» y «mujeres, vida, libertad», quemando velos o destruyendo imágenes del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, o del general Qassem Soleimani, muerto en un ataque estadounidense en Irak en 2020.

(Le puede interesar: Muerte de la joven detenida por llevar mal el velo sacude a Irán)

Protestas por la muerte de Mahsa Amini.

Foto:

EFE

La muerte de la joven

Las mujeres iraníes deben cubrirse el pelo y no pueden usar abrigos cortos arriba de las rodillas, pantalones ajustados o vaqueros con agujeros, un estricto código de vestimenta controlado por la policía de la moral.

La joven originaria de Kurdistán (noroeste) fue detenida el 13 de septiembre en Teherán acusada de «llevar ropa inapropiada» por la policía de la moral y murió el 16 de septiembre en un hospital.

Según militantes, Mahsa Amini recibió un golpe mortal en la cabeza, pero las autoridades iraníes lo desmintieron.

(Además: Irán bloquea acceso a redes sociales por protestas que ya se cobraron 17 vidas)

Las manifestaciones comenzaron inmediatamente después del anuncio de su muerte y se extendieron a 15 ciudades en todo Irán.

«Diecisiete personas, entre ellas manifestantes y policías, han perdido la vida en los acontecimientos de los últimos días» según un nuevo balance de la televisión de Estado, que no dio más detalles.

Un balance anterior de los medios hablaba de siete manifestantes y cuatro policías muertos. La agencia de prensa Tasnim indicó después que un quinto agente murió en una protesta en Quchan (noroeste).

Las autoridades iraníes negaron su implicación en la muerte de los manifestantes. Los Guardianes de la Revolución denunciaron una «guerra mediática a ultranza» y una «conspiración condenada al fracaso».

Protestas en Irán.

Foto:

Ozan Kose. AFP

Condena internacional

La muerte de Mahsa Amini también suscitó duras condenas en el mundo. El miércoles en la Asamblea General de la ONU en Nueva York, el presidente estadounidense Joe Biden expresó su solidaridad con las «mujeres valientes» de Irán.

Al tiempo, Estados Unidos impuso este jueves sanciones económicas a la policía de la moral y medidas contra Mohammad Rostami Cheshmeh Gachi, jefe de la policía de la moral; Haj Ahmad Mirzaei, jefe de la división de la policía de la moral en Teherán, y otros cinco funcionarios de seguridad involucrados en la represión de los manifestantes.

Por su parte, Amnistía Internacional denunció una “represión brutal” y el uso ilegal de perdigones y balines contra los manifestantes en las calles.

(Puede leer: Presidente iraní rechazó entrevista porque la periodista no se cubrió el pelo)

Si hay una parte culpable, ciertamente debe investigarse

Desde el inicio de las manifestaciones, las conexiones de internet se han ralentizado y las autoridades bloquearon luego a Instagram y WhatsApp, las aplicaciones más usadas en el país tras el bloqueo de plataformas como YouTube, Facebook, Telegram, Twitter y Tiktok.

«Por decisión de las autoridades, no es más posible acceder en Irán a Instagram desde la noche del miércoles y el acceso a WhatsApp también está interrumpido», anunció la agencia de prensa Fars.

La ONG Iran Human Rights indicó en Twitter que el acceso a internet fue cortado por completo en Tabriz (norte). Expertos de derechos humanos de la ONU juzgaron que «estas perturbaciones forman parte de los esfuerzos para sofocar la libertad de expresión y limitar las manifestaciones».

*Con información de AFP y EFE