Irlanda del Norte vuelve a provocar tensiones entre Londres y Bruselas

Irlanda del Norte vuelve a provocar tensiones entre Londres y Bruselas

Las tensiones se reanudaron esta semana entre Londres y Bruselas por el «protocolo de Irlanda del Norte», creado para evitar el regreso de una frontera física en la isla de Irlanda tras el brexit y preservar el Acuerdo de Paz de 1998.

(¿Discurso del príncipe Carlos marca una transición en la monarquía?)

Según los términos de este controvertido acuerdo, la región británica de Irlanda del Norte se mantiene de facto dentro del mercado único europeo, lo que implica efectuar controles aduaneros a las mercancías que llegan procedentes del resto del Reino Unido, una solución que indigna a los unionistas norirlandeses, apegados a su pertenencia a la corona británica.

(Las razones del no rotundo de la UE a renegociar el ‘brexit’)

¿Qué es el protocolo de Irlanda del Norte?

El protocolo norirlandés es uno de los principales focos de tensión entre la Unión Europea y el Reino Unido. Este último exige que se renegocie en profundidad. Londres amenaza con suspender unilateralmente algunas disposiciones, lo que hace temer una guerra comercial entre los antiguos socios.

Tras meses de calma antes de las elecciones locales en Irlanda del Norte, el primer ministro británico Boris Johnson volvió a amenazar el martes con una acción unilateral, afirmando que el protocolo es «insostenible en su forma actual».
Bruselas replicó su renegociación «no es una opción».

Según el diario The Times, la ministra británica de Relaciones Exteriores, Liz Truss, está estudiando tomar medidas la próxima semana, incluyendo suspender la obligación de inspeccionar las mercancías que llegan a la región procedentes del resto del Reino Unido. Londres quiere también que se suprima el derecho otorgado al Tribunal de Justicia de la UE para supervisar su aplicación, sustituyéndolo por un arbitraje internacional. 

🇬🇧🇮🇪Por primera vez en la historia el Sinn Fein ha ganado las elecciones en Irlanda del Norte, lo que tendrá grandes repercusiones para Reino Unido y la UE ¿Qué está pasando? 🧵 pic.twitter.com/ZgpGeRd8PI

— Daniel Gil (@Eurofilo_)

May 9, 2022

Opiniones opuestas en Irlanda del Norte

El protocolo es también fuente de tensión política dentro de la región británica, entre republicanos y unionistas, que durante tres décadas se enfrentaron en un sangriento conflicto que dejó más de 3.500 muertos.

Este nuevo descontento provocó varias noches de violencia en abril de 2021 y obligó a dimitir a dos primeros ministros unionistas norirlandeses, Arlene Foster y Paul Givan, este último en febrero para manifestar su la oposición de su partido, el partido DUP, al
protocolo.

Las empresas de Irlanda del Norte critican el papeleo que deben realizar para comerciar con el resto del Reino Unido y piden que se simplifique. Pero muchos empresarios norirlandeses aplauden que se mantenga el acceso abierto al enorme mercado europeo, vetado a las empresas de la isla de Gran Bretaña. 

Comercio perturbado con Gran Bretaña

Se culpa al protocolo de provocar dificultades de suministro en Irlanda del Norte, a pesar de que se han establecido y ampliado periodos de gracia en los controles aduaneros para algunos productos, como ciertas carnes refrigeradas y medicamentos.

Las dificultades amenazan con agravarse una vez que sus disposiciones se apliquen plenamente. El vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, dijo el martes que Bruselas «sigue abierta a discusiones» y quiere trabajar con el Reino Unido para «aportar seguridad jurídica y previsibilidad a largo plazo a los ciudadanos y empresas de Irlanda del Norte».

Pero Truss denunció que las propuestas de modificación hechas hasta ahora por la Unión Europea «no han abordado los problemas reales de Irlanda del Norte y en algunos casos han empeorado la situación». 

La vicepresidenta del Sinn Féin, Michelle O’Neill (izq.), fueelegida por su partido para el puesto de ministra principal en Irlanda del Norte.

Foto:

PAUL FAITH / AFP

¿Qué costo tiene para Irlanda del Norte?

Según datos regionales publicados a finales de noviembre por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) británica, la economía de Irlanda del Norte se está recuperando de los efectos de la pandemia más rápidamente que otras partes del Reino Unido.

Pero el protocolo podría costar un 2,6 por ciento al PIB de la región a largo plazo en comparación con un escenario sin brexit, según un reciente estudio del instituto Fraser of Allander de la Universidad de Strathclyde en Glasgow.

La causa es la fricción en el comercio entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido. Pero el estudio señala que su impacto podría verse moderado por el aumento del comercio con la UE.

Para el conjunto del Reino Unido, el costo a largo plazo del Brexit podría ascender al 4 por ciento del PIB, según una estimación de la agencia de previsión de presupuestos públicos del gobierno británico. 

¿Cuál es el panorama tras la victoria de Sinn Féin?

Michelle O’Neill es una política norirlandesa que ejerce desde enero de 2020 como viceministra Principal de Irlanda del Norte.

Foto:

AFP

La histórica victoria del nacionalista Sinn Féin en las elecciones autonómicas norirlandesas  transformará el equilibro de poder en la provincia, donde el brexit ha pasado factura al unionismo probritánico y acerca un poco más el objetivo de la reunificación de Irlanda a través de un referéndum.

Cien años después de la partición de la isla en dos jurisdicciones, el impacto que este cambio puede tener tanto en Irlanda del Norte como en la República de Irlanda es significativo, pues el Sinn Féin, antiguo brazo político del ya inactivo IRA, tiene el control los Gobiernos de Belfast y Dublín.

Y mientras que el Partido Democrático Unionista (DUP), mayoritario durante los últimos 20 años, no ha sabido lidiar con las complejidades del brexit y sigue empeñado en vincularlo con las políticas identitarias del pasado, con una batalla entre la bandera «Union Jack» británica y la tricolor irlandesa, las cosas no parecen fáciles para que Féin logre formar Gobierno. 

Justamente, este miércoles el nacionalista Sinn Féin condenó la negativa unionista a formar gobierno en Irlanda del Norte y aseguró que el Partido Democrático Unionista (DUP), que quedó segundo, no puede «castigar» a la provincia negándose a formar un Gobierno de poder compartido.

El líder del DUP, Jeffrey Donaldson, reiteró  que su formación considera rechazar este viernes la elección de un nuevo presidente en la Asamblea de Belfast, un proceso que necesita el consenso del bloque unionista y nacionalista en la cámara, según establecen los acuerdos de paz de 1998.

Éste sería el primer paso para que los dos grandes partidos presenten después a sus candidatos al puesto de ministro y viceministro principal, así como el resto de ministros que compondrán el próximo Ejecutivo autónomo de acuerdo a los resultados de los comicios celebrados el pasado jueves.

Los nacionalistas calificaron de «inaceptable» la posición de Donaldson, quien insiste en que no volverá al Ejecutivo si las conversaciones que mantienen Londres y Bruselas no desembocan en la eliminación de partes del protocolo del brexit para la región.

«Estoy esperando a ver qué tiene que decir el Gobierno del Reino Unido. Esa es ahora la prioridad para asegurarnos de que lo que diga nos llevará en la dirección correcta», dijo el dirigente unionista a la emisora BBC Ulster.

Donaldson quiere que Londres exprese sin ambages que está dispuesta a tomar acciones unilaterales sobre el citado protocolo si no hay avances significativos en las negociaciones, una medida que prolongaría la crisis institucional en Irlanda del Norte y desataría una guerra comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE).

REDACCIÓN INTERNACIONAL

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *

Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso,
actívate