Jill Biden, Justin Trudeau y el cantante Bono, en Ucrania

Jill Biden, Justin Trudeau y el cantante Bono, en Ucrania

La primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, realizó el domingo una visita no anunciada a Ucrania, informó su portavoz, donde se reunió con su homóloga ucraniana, Olena Zelenska, en una escuela que se utiliza como refugio para civiles desplazados, entre ellos niños.
Al tiempo, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, visitó la ciudad de Irpin, cerca de Kiev, devastada por los combates y ocupada por los rusos en marzo. Y al tiempo, el vocalista de la agrupación irlandesa U2, Bono, dio un concierto en el metro de Kiev. Un día de visitas importantes antes de que Rusia celebre el Día de la Victoria, festejo por la derrota de los nazis en 1945 a manos de las tropas soviéticas.

Mientras tanto, se confirmó que sesenta personas murieron el sábado en el bombardeo de una escuela en la región de Lugansk, en el este de Ucrania, todas ellas civiles, según declaró este domingo el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. “Ayer, sin ir más lejos, en el pueblo de Bilogorivka, en la región de Lugansk, una bomba rusa mató a 60 civiles”, afirmó Zelenski durante una intervención por videoconferencia en una cumbre del G7. “Estaban intentando refugiarse en el edificio de una escuela ordinaria que fue blanco de un bombardeo aéreo ruso”, añadió.

Desde hace días, las autoridades ucranianas alertan de la posible intensificación de los ataques rusos en vísperas de la conmemoración del 9 de mayo. El presidente ucraniano quiso marcar el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial con un mensaje comparando la situación actual. “Décadas después de la Segunda Guerra Mundial, la oscuridad volvió a Ucrania”, dijo el mandatario en un video difundido en redes sociales.

“Quise venir en el Día de la Madre. Pensé que era importante mostrar al pueblo ucraniano que esta guerra tiene que detenerse y que esta guerra ha sido brutal y que el pueblo de Estados Unidos está con el pueblo de Ucrania”, dijo Biden a los periodistas.

Visitas importantes

Jill Biden estuvo esta semana en Eslovaquia, entre otras cosas, para reunirse con familias de refugiados ucranianos. Su visita a Ucrania se mantuvo en secreto hasta el último momento. Biden y Zelenska se abrazaron y la primera dama estadounidense le regaló a la esposa del presidente ucraniano un ramo de flores. Es la primera vez que Zelenska aparece en público desde el inicio del conflicto, el 24 de febrero, según un funcionario estadounidense. Según la misma fuente, ambas habían intercambiado cartas en las últimas semanas.

“En primer lugar, me gustaría darle las gracias por un acto muy valiente”, dijo Zelenska a Biden. “Porque entendemos lo que supone que la primera dama de los Estados Unidos venga aquí durante una guerra en la que se realizan operaciones militares todos los días, en la que suenan sirenas de ataque aéreo todos los días, incluso hoy”, añadió.

Quise venir en el Día de la Madre. Pensé que era importante mostrar al pueblo ucraniano que esta guerra tiene que detenerse

La reunión a puerta cerrada de las dos mujeres duró aproximadamente una hora y luego se reunieron con niños refugiados que trabajaban en recortes de papel, acompañados por sus madres.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, fue otro de los inesperados visitantes. Llegó a la ciudad de Irpin, cerca de Kiev, devastada por los combates y ocupada por los rusos en marzo. “Vino a Irpin para ver con sus propios ojos todos los horrores que los ocupantes rusos hicieron a nuestra ciudad”, escribió Oleksander Markushin en Telegram, acompañando su mensaje con fotos de Trudeau en la ciudad destruida.

La visita de Trudeau a Ucrania no había sido anunciada. El primer ministro llegó a Ucrania para reunirse con el presidente Zelenski y reafirmar su inquebrantable apoyo al pueblo ucraniano, dijo su oficina.

Mientras tanto, en el metro de Kiev, el cantante irlandés Bono, del grupo U2, dio un concierto en una estación del metro de la capital ucraniana, durante el cual elogió la lucha de este país por la “libertad” y pidió que llegue pronto la paz. Desde la plataforma de una estación del metro de Kiev, el legendario músico, de 61 años, y el guitarrista The Edge, interpretaron varios clásicos de la banda, como Sunday Bloody Sunday, Desire y With or Without You.

“El pueblo de Ucrania no solo está luchando para su propia libertad, están luchando para todos los que amamos la libertad”, dijo el cantante.

REDACCIÓN INTERNACIONAL (*)
(*) Con información de AFP