Jorge D’Alessandro explica sus negociaciones con el Barça: sus críticas a la gestión del ‘caso Messi’ lo vetaron

Jorge D’Alessandro explica sus negociaciones con el Barça: sus críticas a la gestión del ‘caso Messi’ lo vetaron

Jorge D’Alessandro es, además de un histórico portero del Salamanca (fue trofeo Zamora dos veces) y exentrenador, un estudioso del fútbol. La táctica le apasiona, hasta el punto de que ha implementado un método de juego propio por el que le han invitado a numerosos clubes a dar charlas.

Uno de ellos fue el mismísimo Barcelona, lo que derivó en unas primeras conversaciones para incorporarle a la secretaría técnica del club. Lo que en un inicio fue un meme en medio de la crisis que se llevó por delante a los últimos entrenadores estuvo muy cerca de hacerse realidad, tal y como explicó Lluís Canut en ‘Mundo Deportivo’.

D’Alessandro dio más detalles de ese acercamiento en ‘El Chiringuito‘. El técnico argentino confirmó la información, y relató que todo empezó por un contacto que tiene dentro del club blaugrana.

«Mi relación con el Barcelona fue por vía de un señor que está relacionado con el club, muy amigo desde la época de Josep Lluís Núñez. Tenía relaciones con Bartomeu y quería que me conozcan. Provocó una reunión con el cuerpo técnico del Barcelona. Tuve una reunión con la secretaría técnica, con los tres directores deportivos, y me llaman para dar una charla académica sobre mi metodología«, recordó.

De aquella reunión salieron muy satisfechos, porque los directivos culés entendían que el método de D’Alessandro, la «transferencia de espacios» que no tiene mucho que ver con el fútbol de posesión. De haberse incorporado al club blaugrana, el cambio de filosofía habría sido radical.

La misma persona que gestionó las charlas de D’Alessandro en La Masía se reunió con tres directivos y Laporta el verano pasado en Bilbao. «Laporta había considerado la opción de incorporarme al cuerpo técnico», explica. No se culminó la operación precisamente por las críticas del exportero en El Chiringuito hacia la actual directiva.

«Le dijeron que no podía ser porque yo estaba siguiendo una línea muy dura sobre todo en el tema de Messi, cosa que no me retracto. Uno era el señor Masip y el otro un directivo del que no me acuerdo», admitió D’Alessandro.

Enric Masip, histórico jugador de balonmano del Barcelona, es uno de los hombres fuertes de Laporta y no hay decisión deportiva y social que el presidente culé no le consulte. Gracias a él, o por su culpa, Jorge D’Alessandro no ha abandonado El Chiringuito para ser uno de los hombres fuertes del club blaugrana.