Just Eat y los sindicatos firman el primer convenio del sector de reparto de comida a domicilio

Just Eat y los sindicatos firman el primer convenio del sector de reparto de comida a domicilio

La plataforma de reparto de comida a domicilio Just Eat España y los sindicatos CCOO y UGT han firmado este viernes el primer acuerdo para regular las condiciones laborales de los llamados ‘riders’ de esta compañía, según han informado en un comunicado conjunto.

El texto, que no se ha hecho público, entrará en vigor en enero, será de aplicación en todo el país y dará cobertura a unos 2.000 repartidores. «Tiene la ambición de convertirse en el punto de partida para una futura negociación homogénea en el sector de actividad», han señalado los sindicatos y la compañía.

En concreto, regula las condiciones laborales del sector y busca eliminar la precariedad de los repartidores estableciendo un salario digno» de15.200 euros anuales y garantizando una jornada «cierta con desconexión digital».

«Just Eat siempre ha apostado por la laboralidad del repartidor como marca nuestro ordenamiento jurídico. Un nivel de afiliación alto con los repartidores es además una de las claves para garantizar la excelencia en el desempeño de nuestra actividad. Este convenio refuerza dicha apuesta y va un paso más allá. Como líderes del sector, aspiramos a que este convenio colectivo sea el precedente de un futuro convenio sectorial«, ha apuntado Patrik Bergareche, director general de Just Eat en España.

El acuerdo entre la plataforma y los sindicatos se ha presentado solo una semana después de que la Comisión Europea anunciara su propuesta de Directiva para regular el trabajo en plataformas en el contexto comunitario.

En España, Just Eat presta servicio en el 95% del territorio nacional, donde cuenta con más de 2,5 millones de usuarios activos y más de 20.000 restaurantes asociados.

El acuerdo firmado hoy es el primero que tiene lugar en el sector, que ha sufrido este año importantes turbulencias tras la aprobación de la polémica ‘ley rider’, que obliga a estas plataformas a contratar a los repartidores, hasta ahora trabajadores autónomos.

La puesta en marcha de esta ley por parte del Gobierno ya llevó a otras compañías como Deliveroo a dejar su actividad en España, aunque alegaron en ese momento que no era un mercado clave para ellos.

Los otros dos competidores de Just Eat, Glovo y Uber Eats sí tienen intención de quedarse. La primera ha contratado directamente a parte de los repartidores con salarios y horarios fijos, mientras que la segunda está subcontratando parte de las flotas.