La deuda pública sigue descontrolada: repuntó más de 81.000 millones en 2021 y marcó un nuevo máximo histórico de 1,428 billones

La deuda pública sigue descontrolada: repuntó más de 81.000 millones en 2021 y marcó un nuevo máximo histórico de 1,428 billones

Fondo Monetario El FMI teme por la sostenibilidad de las pensiones y reclama a España que reduzca la deuda pública Fondo Monetario El Gobierno ignora al FMI y fía la reducción de la deuda pública al incremento de los ingresos por impuestos

La deuda pública de España sigue acumulando cifras tan históricamente elevadas como preocupantes. Según los datos que este jueves ha publicado el Banco de España, el pasivo se disparó en más de 81.000 millones de euros durante el pasado año, cerrando 2021 con un nuevo máximo de 1,428 millones.

Las cifras son tan altas que cuesta incluso contextualizarlas, pero una comparación con el conjunto de la economía española puede dar una idea: si se expresa en términos de Producto Interior Bruto (PIB), la cifra de cierre de ejercicio fue del 118,7%.

«Con los datos de avance disponibles, el saldo de la deuda de las Administraciones Públicas alcanzó los 1,428 millones de euros en diciembre de 2021, con una tasa de crecimiento del 6,1% en términos interanuales«, explica el Banco de España.

Este crecimiento da continuidad a una tendencia que se ha convertido en norma desde el ya lejano 2007, pero que se agudizó especialmente como consecuencia del coronavirus. La crisis derivada de la pandemia obligó a los Estados a incrementar sus esfuerzos en términos de endeudamiento, lo que en el caso de España se ha traducido en un incremento del pasivo que supera ya los 220.000 millones.

El hecho de que los países incrementasen su deuda fue incluso avalado por las autoridades europeas, pero el problema para España es que el pasivo acumulado ya era muy elevado. Y la crisis ha acabado por llevar las cifras a cotas muy elevadas.

Precisamente por eso, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió ayer mismo al Gobierno un plan de reducción de deuda, que es lo mismo que en ocasiones anteriores han pedido el propio Banco e España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF).

Pero el Gobierno ha ignorado todas esas peticiones y, también ayer, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, se remitía a la senda marcada en el Plan Presupuestario y fiaba cualquier reducción adicional de la deuda al incremento de los ingresos tributarios.

Y eso mismo es lo que hoy, tras conocerse el dato del Banco de España, ha traslado el Ministerio que dirige Calviño. «La deuda de la Administraciones Públicas se redujo en 2021 hasta el 118,7% del Producto Interior Bruto (PIB), lo que supone una reducción de 1,3 puntos porcentuales sobre el cierre de 2020″.

Esta disminución, prosigue, «ha sido ocho décimas superior al objetivo remitido en octubre por el Gobierno a la Comisión Europea en el Plan Presupuestario de 2022, que era del 119,5%». «El crecimiento de la economía, especialmente en la segunda mitad del año, junto con la positiva evolución de los ingresos públicos, confirman la prudencia en las estimaciones iniciales y han permitido iniciar ya en 2021 la reducción de la ratio de deuda pública sobre el PIB, que se intensificará en los próximos años», subraya en la positiva valoración que hace el Gobierno.