La gallina de Mussolini y el cementerio de mascotas más antiguo de Italia

La gallina de Mussolini y el cementerio de mascotas más antiguo de Italia

Era el año 1922 cuando Benito Mussolini le pidió a un veterinario de confianza, Antonio Molón, que le permitiera a sus hijos enterrar a su querida mascota en un lote detrás de su hogar. También había sido el mismo Molón quien les había regalado el ave a los hijos de ‘Il Duce’ -el apodo con el que se llamaba a Mussolini-, y así fue fundado el primer cementerio de mascotas de Italia: Casa Rosa.
Durante el mismo año, Mussolini estaba asumiendo el poder de Italia con la infame Marcha sobre Roma, en la que el director y fundador del Partido Fascista Nacional ordenó a los camisas negras a llegar en hordas a la capital italiana y así resultó como primer ministro de la nación.

De esa manera, comenzaron los años del fascismo italiano, que tuvieron su punto más alto de poder durante el mandato de Adolf Hitler en Alemania. Italia, junto a Japón y España, se convirtió en uno de los países del Eje, el bando de cooperación internacional para la instauración de regímenes autoritarios fascistas en Europa y Asia.

(Lectura sugerida: ‘Blackbird’: el avión de la Guerra Fría más rápido del mundo).

La gallina que fue enterrada allí

Ahora bien, mientras quien fuera dictador planeaba su ascenso en el país, sus hijos jugaban con una gallina que les había sido regalada por Antonio Molón.

Lamentablemente, el ave murió poco tiempo después y Mussolini le pidió al veterinario que les permitiera enterrarlo en un lote detrás de su hogar, para que pudieran ponerle flores y visitar la tumba de su querida mascota.

(Puede interesarle: Niño caminó tres días con el pie roto debido a extraña condición de salud).

No hubo razón para negarse, y así se hizo. Poco después, siguieron llegando dueños de animales, en particular perros y gatos, que deseaban darle sepultura a sus compañeros y tener donde visitarlos y recordarlos.

Además de la gallina de los hijos de Mussolini, el cementerio recibió mascotas de la familia Saboya -la última familia real en Italia-, de la actriz Brigitte Bardot y de ministros y políticos que han quedado en el anonimato y el recuerdo del hijo de Antonio Molón, Luigi.

El cementerio hoy en día

Casa Rosa ahora lleva cien años de funcionamiento y se ha convertido en el cementerio para animales más antiguo del país.

De acuerdo a la agencia de prensa ‘EFE’, está ubicado a las afueras de Roma, con una reja custodiada por las estatuas de dos perros de piedra y una inscripción que reza: ‘Enfermería y sepultura’. Ahora, ha logrado albergar a más de mil animales.

El cementerio queda en las afueras de Roma, aún en el jardín trasero de la familia Molón.

Foto:

EFE / Andrea Cuesta

Todavía el cementerio tiene permisos de operación y Luigi Molón respondió a ‘EFE’ que duda que alguna vez se los vayan a quitar. El hexagenario además contó que recibe llamadas todos los días de personas que desean sepultar a sus animales allí.

“Algunos dueños pueden ser un poco exagerados”, confesó Molón, pues hay inscripciones en algunas tumbas en las que pueden leerse cosas como: ‘te extrañan tu padre y tu madre’ u otras expresiones de cariño que para él resultan excesivas.

(No deje de leer: La trágica historia de Ella, la mujer trans que se prendió fuego en Berlín).

Los dueños suelen continuar con las actividades que realizaban con sus animales, “juegan con ellos, les hablan, y lavan sus tumbas. Es como si el hilo se mantuviera vivo”, relató Molón a la agencia citada.

Por otro lado, el hombre comentó que los contratos para las sepulturas tienen una duración de cinco años. Pueden encontrarse peluches, flores y cientos de tumbas pequeñas en las que han quedado registrado los recuerdos de las mascotas de familias romanas.

Otras noticias

El ‘carnicero de Rostov’: el caníbal y asesino serial más sádico de la URSS

​​-Conecta Europa y Asia en 6 minutos: así es el puente colgante más largo

¿Qué es Transnistria y por qué es el próximo objetivo de Putin?

Prohíben a un profesor enseñar a niños pequeños por ser ‘asustador’

Tendencias EL TIEMPO