La guerra en Ucrania entra en su cuarto mes con un crítico balance social

La guerra en Ucrania entra en su cuarto mes con un crítico balance social

El 24 de febrero de 2022, el presidente ruso Vladimir Putin sorprendió al mundo con el lanzamiento de una «operación militar especial» en Ucrania para defender a las regiones separatistas prorrusas de Donetsk y Lugansk.

Las fuerzas terrestres rusas penetraron ese mismo día en territorio ucraniano desde Rusia y desde Bielorrusia. Y aunque en un principio Putin no precisó la magnitud de la denominada operación militar, la invasión rusa cumplió este martes tres meses con un balance crítico en materia de pérdida de vidas y afectaciones económicas y sociales en ambos países y en el mundo.

(Lea también: Guerra en Ucrania provoca récord de desplazados en todo el mundo)

Este es un abecé sobre el balance de la guerra en Ucrania, cuando se cumplen tres meses desde que Rusia decidió invadir dicho país con la excusa de desnazificarlo.

¿Cuántas personas se han visto afectadas por la crisis?

Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), 14 millones de ucranianos, más de la cuarta parte de la población nacional, han tenido que dejar sus hogares este año a causa de la invasión rusa. 

Ocho millones de estos ucranianos son desplazados internos y más de seis millones son refugiados en otros países, según cifras de Acnur y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Antes del conflicto, Ucrania tenía 37 millones de habitantes en los territorios controlados por Kiev, lo que excluye la península de Crimea, anexada por Rusia en 2014, y las zonas del este controladas por los separatistas prorrusos.

Estas cifras convierten a la de Ucrania en una de las crisis de refugiados que más rápidamente han evolucionado en las últimas décadas. La crisis es, además, la peor que vive Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

(Además: Hubo un intento de asesinato contra Putin, afirma inteligencia de Ucrania)

Tropas ucranianas defienden el país.

Foto:

AFP

Según las cifras de Acnur, la cifra supera incluso el éxodo que en los últimos años se ha producido desde Venezuela a causa de la crisis política y económica. Del país caribeño han salido 6 millones de personas.

Aunque la agencia indica que más de 1,7 millones de ucranianos han vuelto a entrar en su país desde el comienzo de la guerra, subraya que en muchos casos se podría tratar de movimientos pendulares (gente que entra y sale a menudo) que no evidencian en ningún caso un flujo estable de retornados.

¿Cuál es el número de víctimas mortales?

Las cifras son inciertas. Hasta el 23 de mayo, la Fiscalía General de Ucrania ha registrado hasta 13.341 supuestos crímenes de agresión y de guerra por parte de Rusia en Ucrania, según indicó en su cuenta de Telegram.

Según datos recopilados por el portal de noticias ucraniano The Kyiv Independent y difundidos por la Físcalia del país, los bombardeos rusos de diversa índole han matado al menos a 3.930 civiles en todo el país, entre ellos 234 niños.

Así mismo, 4.532 civiles han resultado heridos, 433 de ellos menores, según estas cifras, que no son completas, dado que en lugares donde las hostilidades no han cesado o los territorios han sido ocupados por los rusos, no se ha podido hacer un cómputo fiable, advirtió la Fiscalía en su canal de Telegram.

Y lo mismo ocurre con el número de civiles muertos o heridos, que podría ser mucho mayor dadas las dificultades existentes en el país para su recuento.

(Le puede interesar: Ucrania: Zelenski pide en Davos ayuda a empresas y más sanciones a Rusia)

Sin embargo, las cifras presentadas en medio del Foro de Davos que inició este lunes son diferentes. Dicho balance de víctimas, que va hasta el 6 de mayo, incluye 4.177 civiles muertos y 4.378 heridos, incluyendo 417 niños.

El dato global de pérdidas sería mucho mayor si se tiene en cuenta que las autoridades ucranianas hablan de 20.000 personas muertas solo en Mariúpol.

¿Y los soldados afectados?

La cifra tampoco es exacta. Rusia no actualiza los datos desde el 25 de marzo, cuando afirmó que 1.351 soldados habían muerto en territorio ucraniano.

Ucrania, por su parte, habla de 29.200 soldados rusos muertos en medio de los combates. Según el balance del Ministerio de Defensa de Ucrania, han logrado destruir además 1.293 carros de combate, 2.206 vehículos, 204 aviones y al menos 170 helicópteros.

Por el lado de Ucrania, entre 2.500 y 3.000 soldados ucranianos han muerto desde que se inició la invasión. Un total de 10.000 soldados ucranianos también han resultado heridos en el campo de batalla por ataques del invasor.

Втрати ворога в інфографіці 👇@armyinformcomua pic.twitter.com/q3NVnGBz5b

— Defence of Ukraine (@DefenceU)

May 23, 2022

El Ejército ruso ha disparado contra Ucrania en estos tres meses de guerra un total de 2.275 misiles y ha llevado a cabo más de 3.000 ataques aéreos, según afirmó este martes el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.

“En total, desde el 24 de febrero, el ejército ruso ha lanzado 1.474 ataques con misiles contra Ucrania, utilizando 2.275 cohetes de diferente tipo», precisó Zelenski en un mensaje emitido este martes.

¿Cuál ha sido la afectación a la economía de Ucrania?

Según estimaciones del Ministerio de Economía y la Kyiv School of Economics (KSE), las pérdidas totales de la economía ucraniana a causa de la guerra -tanto las directas como las indirectas- oscilan entre los 564.000 millones y los 600.000 millones dólares.

Esa es la conclusión de un análisis realizado por un equipo de la KSE en el marco del proyecto «Rusia pagará» con el apoyo de la Oficina del Presidente de Ucrania y los Ministerios de Economía, Reintegración de los Territorios Temporalmente Ocupados e Infraestructura.

Según el informe, las pérdidas directas para la economía ucraniana como consecuencia de los daños causados a infraestructuras en lo que va de guerra ascienden a casi 100.000 millones de dólares.

(Puede leer: Rusia sanciona al presidente Joe Biden y le prohíbe el ingreso al país)

Cementerio improvisado para los caídos durante la invasión rusa en la localidad de Staryi Krym, en las afueras de Mariupol.

Foto:

EFE

A causa de la guerra han quedado destruidos o dañados 38,6 millones de metros cuadrados de vivienda por un valor total de 33.900 millones de dólares. En la última semana aumentaron asimismo en 207 millones de dólares las pérdidas totales por destrucción y daños a empresas; desde el inicio de la guerra, al menos 216 plantas, fábricas y empresas han sufrido daños por valor de 10.600 millones de dólares.

Además, en la última semana quedaron dañados o destruidos 75 centros educativos y desde el comienzo de la guerra esta cifra asciende a un total de 1.067, por un valor de 1.500 millones de dólares.

El informe agrega, además, que desde el inicio de la guerra, al menos doce aeropuertos civiles, 295 puentes y cruces elevados, 591 guarderías, 574 instalaciones sanitarias, 108 edificios religiosos y 179 culturales, 169 almacenes y 19 centros comerciales han sufrido daños, han quedado destruidos o han sido incautados.

En cuanto a las pérdidas indirectas figuran el descenso del PIB, el cese de las inversiones, el éxodo de mano de obra y los gastos adicionales en defensa y asistencia social.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un derrumbe del 35 % del PIB ucraniano este año, mientras que el ministro de Finanzas, Sergiy Marchenko, espera de su lado una caída del 45 al 50 %.

(Más noticias: Dictan cadena perpetua para el primer soldado ruso juzgado en Ucrania)

Según el ministro, los ingresos por aranceles aduaneros cayeron un 70 % y los fiscales entre «25 y 30 %», las exportaciones e importaciones se redujeron prácticamente a la mitad y la inflación superó el 16 % interanual en abril.El panorama es crítico si se tiene en cuenta que para mantener la economía del país, Kiev calcula que necesita 5.000 millones de dólares al mes.

¿Y el impacto en la economía rusa?

Los rusos no se quedan atrás. La economía rusa se contraerá un 7,8 % en 2022, por debajo de las predicciones del Banco Central (8-10 %), según informó el Ministerio de Economía, debido a las sanciones por la «operación militar especial» en Ucrania.

Las predicciones de contracción coinciden con el mayor descenso de la economía rusa -7,8 % en 2009- desde que el presidente Vladímir Putin llegara al poder en 2000.

La economía rusa ya ha notado los efectos de las sanciones occidentales sin precedentes debido a la campaña militar rusa en Ucrania en el primer trimestre, en el que el PIB creció solo un 1,6 %.

Se espera que el punto más bajo sea el tercer trimestre, tras lo que comenzará la recuperación, que no se notará en la vida de los rusos hasta la segunda mitad de 2023.

La inflación ascenderá a finales de este año al 17,5 %, las inversiones en capital caerán un 19,4 %, los ingresos reales descenderán un 6,8 % y el desempleo aumentará hasta el 6,7 %.

¿El mundo también ha sentido el impacto?

Sí. La guerra ha impactado de lleno la economía mundial y sus consecuencias se están sintiendo en todo el planeta, principalmente en el aumento de los precios de la energía, de las materias primas y de los productos agrícolas en todos los mercados mundiales.

En un informe publicado este lunes coincidiendo con la apertura del foro de Davos, la oenegé Oxfam prevé que 263 millones de personas caigan en la pobreza extrema este año, es decir, un millón cada 33 horas.

Rusia es el mayor exportador mundial de trigo y Ucrania, el quinto, y juntos, según datos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), suministran el 14 % del trigo y más de un tercio de las exportaciones mundiales de cereales.

(Siga leyendo: Ucrania: el plan del G7 para recuperar al país de manera acelerada)

Por eso, la FAO ha advertido que las perturbaciones de la cadena de suministro y la logística de la producción de cereales en esos dos países creadas por lo que Rusia llama «operación militar especial» en Ucrania tendrán importantes repercusiones para la seguridad alimentaria mundial.

La ONU también concluye que la guerra en Ucrania está frenando la frágil recuperación económica que el mundo había iniciado tras la crisis del covid-19, rebajando del 4 % al 3,1 % la previsión de crecimiento global para este año.

¿Putin puede hablar de un triunfo?

Para Rusia el resultado no ha sido positivo. El país cumplió tres meses sin poder clamar la deseada victoria en el campo de batalla y tampoco cuenta con un claro plan de retirada, ya que las negociaciones con Kiev están congeladas.

Después de 90 días de combates, Putin no puede presentar a la opinión pública rusa más trofeos que el control sobre Mariúpol, símbolo de la resistencia ucraniana, y la única capital de provincia, Jersón.

Como ocurrió en la Primera Guerra de Chechenia, que se prolongó por espacio de más de un año y medio (1994-96), los rusos han pecado de exceso de confianza en sus capacidades y han cometido claros errores de cálculo. No contaban ni con la capacidad de combate de los militares ucranianos, entrenados durante ocho años por instructores occidentales, ni con la actitud de la población civil, que no dudó en apoyar a su presidente.

En los últimos días, Putin ha apostado por ralentizar la ofensiva aduciendo la necesidad de “minimizar” las bajas, pues según la Inteligencia británica, el Ejército ruso habría sufrido en Ucrania tantas bajas como durante toda la Guerra de Afganistán (1979-89), cuando los soviéticos perdieron 15.000 soldados.

Los rusos han pecado de exceso de confianza en sus capacidades y han cometido claros errores de cálculo

Pero el avance sigue. Según Euromaidan Press, otro portal de noticias independiente ucraniano, antes de que se iniciara la guerra, Rusia ocupaba 43.000 kilómetros cuadrados del territorio ucraniano, lo que representaba el siete por ciento de la extensión total del país. En la actualidad, la ocupación se extiende sobre 125.000 kilómetros cuadrados del territorio, lo que representa que ha multiplicado casi por tres su control sobre el espacio soberano de Ucrania.

De hecho, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, afirmó este martes que “a pesar de la ayuda occidental a gran escala al régimen de Kiev y la presión de las sanciones sobre Rusia” continuarán con la operación “hasta completar todos los objetivos”.

¿Hay esperanza sobre el final de la guerra?

La guerra parece larga. El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, dijo este lunes que «las próximas semanas de la guerra serán difíciles», y señaló que la lucha más dura es en el Donbás, el este del país.

«Las próximas semanas de la guerra serán difíciles. Y debemos ser conscientes de eso. Sin embargo, no tenemos otra alternativa que luchar», afirmó Zelenski en su habitual discurso nocturno. 

Tranvía destrozado por los ataques rusos en la ciudad de Mariupol.

Foto:

EFE

Tras fracasar en su objetivo inicial de capturar Kiev, las fuerzas de Moscú se centran ahora en asegurar y ampliar sus ganancias militares en la región de Donbás y en la costa sur de Ucrania.

El Ministerio ucraniano de Defensa indicó este lunes que las «hostilidades activas» de Rusia habían avanzado hacia la ciudad de Severodonetsk, en el este, y que también se estaban registrando fuertes combates en las inmediaciones de Bakhmut.

«Popasna [cerca de Severodonetsk], Bakhmut, Mariúpol: Rusia está, simplemente, destrozando el territorio con artillería y aeronaves y entonces las tropas [rusas] entran», declaró el portavoz del citado ministerio, Oleksander Motuzyanyk, a la prensa.

El gobernador de Lugansk, Sergiy Gaidai, aseguró que Rusia había enviado miles de tropas para ocupar esta región del Donbás y que estaba lanzando un ataque masivo a Severodonetsk.

En algunas áreas tomadas por los rusos, Moscú intenta reforzar su autoridad. En Jersón, por ejemplo, la primera ciudad importante en caer, la administración local anunció la introducción del rublo como moneda oficial junto con la grivna ucraniana.

Aunque las dos partes beligerantes habían iniciado conversaciones, el diálogo no prosperó pese a varias reuniones en Turquía.

REDACCIÓN INTERNACIONAL*
*Con información de EFE y AFP

Más noticias

Ucrania responsabiliza a Rusia de la ‘pausa’ en las negociaciones de paz

Mariúpol cae en manos rusas tras abandono de Ucrania de lucha en Azovstal

Rusia prepara el terreno para una extensa guerra en Ucrania