La inevitable comparación entre Alcaraz y Nadal: al top 10 el mismo día, con la misma edad y tras el mismo torneo

Ni Rafa Nadal ni Carlos Alcaraz se sienten cómodos con la comparación. El manacorense no quiere que el murciano asuma la presión de seguir sus pasos y el joven insiste en que él quiere afrontar su propio camino, pero tanto mediática como deportivamente es innegable que guardan numerosos paralelismos.

El último ejemplo se ha producido gracias a la victoria de Alcaraz en la pista Rafa Nadal del Club de Tenis de Barcelona que le permitió meterse en semifinales del Conde de Godó. Ganar a Tsitsipas le permitió no sólo situarse a dos victorias de levantar el título en la tierra catalana, sino también conseguir los puntos necesarios para que, a partir del lunes, su nombre figure entre los diez mejores del mundo en el ránking ATP. En función de cómo acabe, se sabrá en qué puesto concreto, si 9º o 10º.

El calendario ha querido que el día que Alcaraz se convierta en el 9º tenista más joven en llegar al ‘top 10’ sea el 25 de abril de 2022. Ese día estará marcado para siempre en su vida y, casualidades, será 17 años después de que Nadal lograse el mismo hito. El manacorense llegó por primera vez a ese puesto el 25 de abril de 2005, cuando ganó también en el Conde de Godó a… Juan Carlos Ferrero, el actual entrenador de Alcaraz. Aquella victoria le valió al mallorquín colocarse en el 7º puesto esa semana.

Alcaraz llegará al ‘top 10’ con 18 años, 11 meses y 20 días, solo un mes más de los que tenía Nadal cuando lo logró. El murciano apenas gateaba cuando el balear asombraba a propios y extraños, melena al viento, camiseta sin mangas y puño en alto a los mejores del momento.

La precocidad de Alcaraz, como la de Nadal, invita al optimismo para quienes ven en él a un más que probable heredero de las cotas de éxito del balear. Aunque son tenistas muy distintos (Alcaraz es diestro, por citar su principal diferencia), el carácter y valentía de ambos se notan mucho.

Sirva como ejemplo el desafiante gesto que le dedicó a Tsitsipas al final del primer set de su partido de cuartos, cuando el griego le mandó un pelotazo directo al cuerpo y Alcaraz, que lo esquivó, no solo no se amedrentó, sino que le sostuvo la mirada para retarle.

El próximo reto de Alcaraz será Alex de Miñaur, un tenista con el que nunca se ha enfrentado pero que es, sobre el papel, accesible.