La ley que España prepara para proteger los derechos sexuales de la mujer

La ley que España prepara para proteger los derechos sexuales de la mujer

Bajas por dolores menstruales, permiso remunerado desde la semana 36 de embarazo hasta el parto, aborto a partir de los 16 años sin permiso paterno, productos gratuitos de control de natalidad y límites al alquiler de vientres son algunas de las medidas que prevé el borrador de la ley del aborto que el Ministerio de Igualdad de España presentará mañana martes en el Consejo de Ministros.

(Además: Zelenski destituye al jefe de las Fuerzas de Defensa Territorial de Ucrania)

La llamada ‘Ley orgánica para la protección de los derechos sexuales y reproductivos y la garantía voluntaria del embarazo’ incluye una disposición que deroga la ley del aborto de 2010, con lo que se constituye como una nueva. Esto significa que necesita el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso para su aprobación. Falta entonces un trámite largo, pero el camino comienza ahora. 

(Le puede interesar: Finlandia anuncia que va a pedir adhesión a la Otán)

Salud menstrual 

Una de las novedades que más debates ha generado es la relacionada con la menstruación. El borrador propone bajas de tres días (que se pueden prorrogar a cinco) por reglas dolorosas e incapacitantes. 

También prevé el suministro gratuito de productos de higiene femenina en centros educativos, lugares de atención a mujeres en riesgo de exclusión y prisiones. Eventualmente, el reparto se extendería a todas las dependencias públicas. Otra medida que propone es la eliminación del IVA a los artículos de higiene femenina. 

Prevé el suministro gratuito de productos de higiene femenina en centros educativos, lugares de atención a mujeres en riesgo de exclusión y prisiones.

La baja laboral por menstruación dolorosa ha despertado polémica. Para algunos, puede resultar perjudicial para la mujer porque podría influir en su contra en el momento de emplearla. Para otros, su reconocimiento constituye un avance en la búsqueda de la igualdad. 

(Siga leyendo: Finlandia y Suecia, en la Otán: ¿qué significa para la guerra?)

Según Cristina Añoranzas, vicepresidenta de la Unión General de Trabajadores, lo importante es lograr “que los dolores de la regla, si resultan incapacitantes, se valoren de la misma forma que otro tipo de circunstancias y enfermedades, sin necesidad de hacer distinciones de género”. 

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, estima que el riesgo de discriminación se minimiza si el Estado asume esas bajas laborales.
Carolina Vidal, secretaria de Mujeres, Igualdad y Condiciones de Trabajo de Comisiones Obreras, afirma que “la salud laboral de las mujeres no es la misma que la de los hombres” y que es necesario buscar “derechos que las protejan”.

La medida cobijaría a cerca del 15 por ciento de la población femenina, la proporción que se calcula que sufre dolores por la regla. Si se aprueba, España sería el primer país en proporcionar bajas menstruales en Europa. Normas similares están vigentes en otros lugares, como Japón, Corea del Sur, Indonesia, Taiwán y Zambia. 

(Le puede interesar: ¿Debe Europa dejar de subvencionar la guerra de Putin?)

En España ya funciona en dos municipios: en Girona y Castellón, donde se les permite a las mujeres ausentarse del trabajo, siempre y cuando recuperen los días después. 

Aborto 

El borrador mantiene los plazos actuales para el aborto. Es decir, es libre hasta la semana 14 de embarazo y a partir de ese momento se permite el terapéutico: el que se produce por causas médicas, como malformación del feto o peligro de muerte para la madre. 

También contempla que las mujeres puedan terminar el embarazo desde los 16 años sin permiso de los padres o tutores.

También contempla que las mujeres puedan terminar el embarazo desde los 16 años sin permiso de los padres o tutores. Esta medida ya había estado vigente en la ley desde 2010, pero había sufrido una modificación en 2015 que volvía a imponer la mayoría de edad para tomar la decisión.

“Del mismo modo que son responsables para trabajar o para tener relaciones sexuales, lo son para decidir sobre sus cuerpos”, dijo en referencia a las jóvenes de 16 y 17 años la ministra de Igualdad, Irene Montero, impulsora del proyecto. 

La norma busca que todas las mujeres tengan acceso igualitario al aborto en el sistema público. Prevé un registro de médicos objetores de conciencia, que se deben inscribir con antelación y que no pueden ejercer en el sector público ni privado. En la actualidad, cerca del 85 por ciento de las terminaciones del embarazo se producen en clínicas acreditadas en concierto con la sanidad pública, porque hay hospitales públicos enteros que se acogen a la objeción de conciencia para no realizarlos. 

(Le recomendamos: Visa a Francia: ¿cuándo es necesaria y cómo solicitarla?)

Anticonceptivos 

El proyecto busca facilitar el acceso a los anticonceptivos. De esa manera, impulsa la distribución de anticonceptivos hormonales y de la píldora del día después, financiados por las arcas públicas. Se dispensarían en institutos (escuelas de bachillerato), centros educativos, lugares de servicios sociales y prisiones. 

Vientres de alquiler

La norma parte de la base de que los vientres de alquiler constituyen una forma de violencia contra la mujer. Por eso prohíbe la publicidad de este servicio y castiga a los españoles (o residentes) que lo busquen en el exterior. 

(Además: Rusia dejó de suministrar electricidad a Finlandia)

La elaboración de este borrador comenzó en julio del año pasado y todavía puede sufrir cambios hasta llegar al Consejo de Ministros el martes. Si le da luz verde, aún le faltaría un periodo de debates para llegar a acuerdos con los ministerios implicados, como el de Sanidad y Hacienda, y luego una discusión con el resto de grupos parlamentarios.

JUANITA SAMPER OSPINA 
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO – MADRID