La masacre de la mafia siciliana que cambió a Italia para siempre

La masacre de la mafia siciliana que cambió a Italia para siempre

Era el 8 o el 9 de mayo de 1992, María no se acuerda muy bien del día preciso, pero lo que sí tiene muy presente son las palabras que le dijo su hermano, el juez Giovanni Falcone, cuando fue a visitarla: “Hay que actuar pronto contra la mafia porque está en peligro la democracia en nuestro país”.

(Lea aquí: Italia da paso al mayor juicio contra la poderosa mafia ‘Ndrangheta)

El 23 de mayo, dos semanas después de aquella tétrica premonición, el propio Falcone, símbolo de la lucha contra el crimen organizado en Italia, fue asesinado en un atentado de la Cosa Nostra, la mafia siciliana, en el que perecieron, además, su esposa, la también magistrada Francesca Morvillo, y tres de los agentes de su escolta.

(Le puede interesar: Liberan a miembro de la mafia siciliana tras pagar 25 años de cárcel)

Matteo Messina Denaro, capo de la Cosa Nostra, es buscado por la Europol desde 1993.

Foto:

Archivo Particular

“El primer episodio de los atentados contra nuestra democracia iba a ser la matanza de mi hermano, a la que siguió poco después la de su compañero, el juez Paolo Borsellino”, le cuenta a EL TIEMPO Maria Falcone, que hoy preside la fundación que lleva su nombre, encargada de custodiar su memoria.

Aquella acción con la que los mafiosos hicieron saltar por los aires un tramo de la autovía entre Palermo y el aeropuerto de Punta Raisi provocó un terremoto en la sociedad italiana y marcó un punto de inflexión en la lucha contra la Cosa Nostra.

(Vea también: El macrojuicio que Italia comenzó contra la mafia de la ’Ndrangheta)

Fue nuestro 11S. No conozco a nadie que no recuerde lo que estaba haciendo el 23 de mayo de 1992

Dario Riccobono

Tres décadas después, diversos eventos recuerdan estos días a Falcone en Italia, donde es considerado un “mártir laico” por su coraje y capacidad para revolucionar la forma de luchar contra el crimen organizado, todavía hoy el gran cáncer nacional.

“Con Falcone, Italia fue primero capaz de derrotar a la Cosa Nostra y luego de poner en dificultad a las otras mafias. Marcó un momento histórico en el que la Justicia venció a las mafias mientras que el Estado hacía leyes antimafia que son todavía hoy de las mejores del mundo”, explica la periodista francesa Marcelle Padovani, autora junto con Falcone del libro Cosas de la Cosa Nostra, una obra de referencia para la que realizó una serie de entrevistas con el magistrado.

No obstante, Padovani rechaza la etiqueta de “santo” o de “héroe” para Falcone y lo considera un “servidor del Estado, pero no de un Estado imaginario que podría ser fantástico, sino del que existía cuando le tocó vivir. Esa fue su fuerza extraordinaria”.

Falcone murió en un atentado ordenado por el capo Salvatore Riina.

Foto:

Alberto Pizzoli / Sigma vía Getty Images

Fue justamente su capacidad por modernizar las bases de la lucha contra el crimen organizado la que comprobó la reportera cuando fue invitada a un acto del Parlamento Europeo en recuerdo de Falcone:
“La propia Eurocámara alabó su figura y puso como ejemplo para seguir por todos los países miembros la legislación antimafia que Italia sacó adelante en aquellos años”.

Esas leyes eran fruto en buena parte de las reflexiones de este magistrado palermitano y de carácter reservado fallecido a los 53 años.

“Consiguió construir el mundo de la antimafia”, destaca Padovani. La hermana de Falcone concuerda en que su gran contribución fue que “inventó una lucha contra la mafia comenzando desde la base”, con investigaciones “muy cuidadas” que seguían “el dinero sucio” y propiciaron que comenzaran a aparecer colaboradores de justicia entre los miembros de los clanes de la Cosa Nostra.

Magistrado Giovani Falcone (segundo a la izquierda), junto a su grupo de guardaespaldad.

Foto:

AFP

También era fruto de su intuición la creación de la Dirección Nacional Antimafia, todavía hoy el organismo más importante en la lucha contra el crimen organizado en Italia y en el que no pudo desembarcar al ser asesinado antes.

Pese a las sombras que han rodeado el atentado que acabó con su vida, más espesas aún en el caso de la muerte de Borsellino 57 días después, Padovani no cree que una parte desviada del Estado estuviera detrás de la muerte de Falcone.

“Me dejan un poco perpleja las teorías de presuntos complots. Hubo un proceso extraordinario contra los asesinos de Falcone. Detuvieron y condenaron a todos”, recuerda.

El instigador último del asesinato fue Salvatore ‘Totò’ Riina, capo dei capi de la Cosa Nostra, responsable de la etapa más sangrienta de la mafia siciliana y que fue arrestado al año siguiente. Riina falleció en 2017 en el área especial para presidiarios de un hospital de Parma, tras pasarse 24 años en el 41 bis, el durísimo régimen carcelario contemplado para los jefes de los clanes mafiosos, querido especialmente por Falcone.

Jóvenes conmemoran los 30 años de la muerte del juez Falcone.

Foto:

Alessandro FUCARINI / AFP

La impronta que dejó el asesinato del juez en la sociedad siciliana es palpable tres décadas después en personas como Dario Riccobono. Él era apenas un joven cuando se cometió el crimen, que por demás lo vivió muy cerca, pues vivía con su familia en Capaci, la localidad donde tuvo lugar el atentado.

“Fue nuestro 11S. No conozco a nadie que no recuerde lo que estaba haciendo el 23 de mayo de 1992. Nos sacudió a todos e hizo que la gente se manifestara en las calles, harta de la violencia”, explica Ricobbono, que forma parte del colectivo Addiopizzo, un movimiento de rechazo al pago del pizzo, el impuesto que cobran los mafiosos.

“Todos sentimos algo de culpa aquel día y cuando después mataron a Borsellino. Eran personas normales. Ellos no eran héroes, sino que los cobardes éramos nosotros. Tras la matanza, la gente entendió de qué parte había que estar y que debía tomar partido”, dice.

Con Falcone, Italia fue primero capaz de derrotar a la Cosa Nostra y luego de poner en dificultad a las otras mafias.

Marcelle Padovani

Se hacía así realidad una de las ambiciones de Falcone, la creación de un movimiento popular de rechazo contra el crimen organizado porque, como aseguraba, “con la mafia no puede acabar solo la magistratura”. No se vislumbra aún en el horizonte el momento en que se cumpla otra de sus más célebres citas: “La mafia no es invencible. Es un hecho humano y como todos los hechos humanos tiene un inicio y tendrá también un final”.

El 30.º aniversario del atentado de Falcone, conocido en el país como la masacre de Capaci, por la localidad donde tuvo lugar y en la que vivía Riccobono, se conmemoró este lunes en Italia con diversos eventos, entre los que destacó la solemne ceremonia celebrada en el Foro Itálico de Palermo y presidida por el jefe de Estado, Sergio Mattarella.

Tras ser acogido con un aplauso por las miles de personas congregadas, Mattarella recordó cómo aquél trágico 23 de mayo “la historia de nuestra República pareció pararse, como asfixiada por el dolor y el miedo”.

Todos sentimos algo de culpa aquel día y cuando después mataron a Borsellino. Eran personas normales.

Dario Riccobono

El presidente de la República hizo un mea culpa como representante máximo de las instituciones al reconocer que “no siempre fueron entendidas” las visiones “proféticas” de Falcone a la hora de luchar contra el crimen organizado.

“Es más, en algunos casos se obstaculizaron por la propia Justicia, que con el tiempo ha superado los errores, sabiendo valorizarlas”, dijo el jefe de Estado.
Escuchó con gran interés sus palabras Maria Falcone, que aprovechó la ocasión para dejarles un encargo a las ministras de Interior y de Justicia, Luciana Lamorgese y Marta Cartabia, respectivamente, también presentes en la ceremonia conmemorativa.

“Ahora solo falta la detención de Matteo Messina Denaro. Cuando lo cojan brindaré con ustedes, ministras”, les dijo, haciendo referencia al último gran capo de la Cosa Nostra que todavía no ha sido detenido y que permanece en busca y captura desde hace casi 30 años.

“La lucha contra la mafia se sostiene sobre los hombros de un gigante llamado Giovanni Falcone. Pero a mí no me gusta llamarlo héroe. Era un magistrado, un hombre que hacía su trabajo”, manifestó finalmente la hermana y albacea de su memoria.

DARIO MENOR
PARA EL TIEMPO
ROMA

Más noticias

– Detienen en Madrid a un importante capo de la mafia calabresa
 Las jugadas del detenido ‘Pitufo’ De Ávila con la mafia italiana
– Arrestaron a fanático de la Fórmula 1 creyendo que era un capo de la mafia