La mujer inglesa que decapitó a su amiga y cuyo caso conmociona a Reino Unido

La mujer inglesa que decapitó a su amiga y cuyo caso conmociona a Reino Unido

¿Qué pudo haber llevado a una mujer a matar a su amiga, decapitarla, meterla en una maleta, guardar su cuerpo durante dos semanas para luego arrojarla a un bosque a más de 300 km de distancia?

Para Jemma Mitchell, la respuesta es simple: codicia.

«Mitchell es una asesina despiadada. La motivación fue el dinero. Los fríos hechos de este caso son impactantes», aseveró el detective en jefe Jim Eastwood, de la Policía Metropolitana de Londres, en anticipación a su sentencia que, por primera vez en Inglaterra y Gales, fue transmitida el viernes en vivo.

Mitchell, de 38 años, fue condenada a prisión perpetua, con un término mínimo de 34 años.

Historia de dos amigas

Esta es la historia de una amistad que comenzó dentro de una congregación cristiana y terminó con una mujer muerta y otra enfrentando una vida tras las rejas.

Fue una tarde de verano en un pueblo costero que los acontecimientos tomaron un giro inesperado y espantoso. Una familia de turistas tropezó con un cuerpo sin cabeza.

Mee Kuen Chong, también conocida como Deborah, de 67 años y nacida en Malasia, estuvo desaparecida durante 16 días.

Su cuerpo decapitado apareció en un bosque en Salcombe, Devon, en el suroeste de Inglaterra, a unos 320 km de su casa en el noroeste de Londres.

Su cabeza fue hallada cerca, unos días más tarde.

Detalles escabrosos

Un año después, el juicio por asesinato en el Tribunal Penal Central de Inglaterra y Gales, conocido como el Old Bailey, reveló detalles espeluznantes que pocos podrían olvidar.

Deanna Heer KC (siglas en inglés de consejero de la reina) describió el caso.

Fue básico y simple: «Jemma Mitchell agredió y mató a la difunta y luego transportó su cuerpo a Salcombe en la gran maleta azul donde intentó deshacerse de ella».

Durante la audiencia de dos semanas, Mitchell escuchó desde el banquillo de los acusados ​​y la familia de Chong lo vio por video desde Malasia.

Heer le dijo al jurado que la parte acusadora no estaba obligada a probar un motivo, «pero en este caso, el motivo es claro: dinero».

Casa en estado de abandono

Mitchell es de origen acomodado, tuvo una educación privada, y una madre que solía trabajar en el Ministerio de Asuntos exteriores.

Tiene propiedades en Australia, donde nació, y la casa de la familia en Londres en una zona donde las propiedades no se venden por menos de US$ 1,1 millones.

Mensajes de texto de Chong mostraron que ella creía que la casa de Mitchell valía US$ 4,6 millones.

Esta casa, sin embargo, necesitaba una renovación. Las habitaciones estaban repletas de cosas y en algunas de ellas era imposible ingresar, le explicó Heer al jurado.

«Había cajas y maletas, congeladores llenos de comida, colchones viejos y materiales de construcción por todas partes. La cocina estaba sucia, con comida podrida y desordenada, con papeles cubriendo las superficies», señaló Heer.

«El baño estaba manchado y en mal estado. El lugar parecía la residencia de un acumulador compulsivo. El segundo piso de la propiedad estaba en renovación con las paredes y los techos incompletos».

El tribunal escuchó que Chong le había ofrecido a Mitchell US$230.000 para ayudar a reparar su casa, pero se retractó de la oferta. Poco después, ella desapareció.

«Buenas amigas»

Ambas mujeres se consideraban cristianas comprometidas. Se habían conocido a través de la Iglesia en el verano de 2020.

Mitchell usó un sitio de citas por internet llamado Conexión Cristiana, donde Chong publicaba mensajes evangélicos.

No se sabe qué atrajo a las mujeres entre sí, pero Chong era una mujer vulnerable con problemas de salud mental y Mitchell, que tenía un título en osteopatía, le ofreció consejos de salud y curación espiritual.

Chong era conocida por su naturaleza generosa, por hacerse amiga de las personas sin hogar y abrir su puerta a los necesitados.

En apariencia, las dos parecían estar en buenos términos. Pero luego se encontró el cuerpo Chong y los detectives comenzaron a mirar imágenes de cámaras de seguridad.

Después de eso, el misterio comenzó a revelarse.

Lo que revelaron las cámaras

Según explicó Eastwood, había «una cantidad significativa de evidencia» que apuntaba a Mitchell.

Las cámaras de CCTV mostraban a «Mitchell desde y hacia el área de la dirección de Deborah el día que desapareció. También hubo imágenes clave de CCTV que capturaron a Mitchell mientras viajaba a Devon y de regreso».

«Pudimos recuperar la maleta azul con ruedas que, según afirmamos, usó para transportar el cuerpo de Deborah desde Chaplin Road a su propia dirección en Brondesbury Park, y luego de allí a Devon».

Mitchell también reactivó el número de teléfono de un vecino que había muerto y se lo llevó con ella.

«Pudimos demostrar que dejó su propio teléfono móvil en casa mientras usaba el teléfono de su vecino fallecido en el camino hacia y desde Devon», explicó Eastwood.

Y luego, los agentes de policía que buscaban la dirección de Mitchell encontraron la razón del sombrío engaño y la última traición de una amistad.

«Encontramos testamentos, que pudimos probar que habían sido creados y firmados de manera fraudulenta con el fin de hacer un reclamo significativo sobre el patrimonio de Deborah», señaló Eastwood.

«Estaban junto a documentos personales y financieros, que Mitchell había tomado de la dirección de Deborah el 11 de junio».

La fiscalía le dijo al jurado que Mitchell «tenía la intención de usarlos para su propio beneficio personal».

Eastwood describió la planificación con la cabeza fría como «horrible».

«Acto malvado»

Gran parte del enfoque del juicio estuvo centrado en la maleta azul que se vio a Mitchell arrastrando por las calles de la capital.

La fiscalía dijo que Mitchell había llevado la valija a la casa de Chong con la intención de matarla y poner su cuerpo adentro.

Los miembros del jurado escucharon que cuando Mitchell salió de la casa de Chong, la maleta parecía «mucho más pesada y más difícil de maniobrar».

Dos semanas más tarde, usando un nombre falso y habiendo reactivado el número de teléfono del vecino fallecido, alquiló un automóvil, cargó la maleta y condujo hasta Devon.

Este viaje, dijo la fiscalía, se hizo para deshacerse del cuerpo de Chong.

«Cuando se tiene en cuenta la forma calculada en que Mitchell planeó este asesinato, al volver a conectar el teléfono móvil de un vecino fallecido antes del asesinato para que pudiera usarlo mientras transportaba los restos de la víctima hasta Devon, a llevar la maleta a la casa de Deborah, sabiendo que la usaría para llevarse el cuerpo después de haberla matado, eso es un acto verdaderamente malvado», aseguró Eastwood.

Problemas con el auto

Entre la muerte de Chong y el viaje a Salcombe, Mitchell mostró mayor lucidez al tener una cita en el zoológico de Londres con alguien a quien había conocido en internet.

Sin embargo, el cálculo y la planificación solo llevaron a Mitchell hasta cierto punto. Incluso ella no pudo haber imaginado que se le dañaría un neumático.

El mecánico que llegó para cambiar la rueda notó que Mitchell estaba actuando de manera extraña. También notó un «olor raro» en el vehículo y le pareció extraño que Mitchell insistiera en guardar la rueda mala en el asiento trasero en lugar del maletero.

Silencio

Mitchell se negó a declarar durante su juicio. Desde su arresto el 6 de julio de 2021, se ha mantenido callada durante todo este tiempo.

El tribunal escuchó cómo Mitchell se graduó del King’s College de Londres con una licenciatura en ciencias humanas, que incluía un curso de anatomía experimental.

Ella tenía las habilidades para desmembrar un cuerpo. Tenía las habilidades para quitar la cabeza, aunque no está claro por qué lo hizo.

También trabajó como osteópata en Australia durante siete años antes de regresar a Reino Unido en 2015, donde vivía con su madre y su hermana, con quienes tenía una relación turbulenta.

Mitchell es la única persona que sabe exactamente lo que sucedió en Chaplin Road, en la casa Chong, ese terrible día de junio de 2021.

«Solo podemos especular sobre lo que hizo Mitchell y cuál era su plan general», señaló Eastwood.

«Es casi seguro que Mitchell decapitó a Deborah durante este tiempo.».

«La descomposición cuando se encontró el cuerpo estaba en un estado tan avanzado que Mitchell pudo haber comenzado a temer que se descubriera el cuerpo de Deborah; es posible que nunca sepamos si esto la obligó a mover el cuerpo y por qué eligió Salcombe en Devon».

«Sin embargo, lo que está claro es que Mitchell, al ver desaparecer su oportunidad de obtener los fondos que tan desesperadamente deseaba, decidió atacar y asesinar a una mujer vulnerable para su propio beneficio en un crimen verdaderamente despreciable».

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.