La Policía británica sacrifica más de 1.500 perros «peligrosos» y se sospecha que varios murieron «innecesariamente»

La Policía británica sacrifica más de 1.500 perros «peligrosos» y se sospecha que varios murieron «innecesariamente»

Organizaciones protectoras de animales denuncian que parte de los sacrificios se realizaron «sin ninguna consideración» por el comportamiento de los perros y que son capturados «en función de su aspecto».