La policía ya estaba sospechando de una motivación personal y no deportiva

La policía ya estaba sospechando de una motivación personal y no deportiva

La agresión sufrida por la jugadora del PSG Kheira Hamraoui ha cambiado de dirección. La Policía de Versalles ha descartado a su compañera Aminata Diallo como sospechosa, pese a ser la primera señalada cuando tuvo lugar el incidente, y ahora se fija en un exnovio de la futbolista, según informa L’Équipe.



La rivalidad deportiva entre Hamraoui y Diallo hizo que saltasen las alarmas cuando la ex del FC Barcelona recibió una brutal paliza en la que se castigó sus piernas con una barra de hierro. Sin embargo, las declaraciones de ambas jugadores coincidieron por completo y Diallo, que conducía el coche en el que viajaban las dos, fue descartada como sospechosa de haberlo organizado todo. 

Ambas jugadoras hicieron referencia a que uno de los agresores repitió las palabras «hombre casado» durante el incidente, lo que ha llevado a la Policía de Versalles a mirar en otra dirección. Pese a que Hamroui aseguró no haber mantenido jamás una relación amorosa con alguien casado, la Policía ha ido hilando cabos y relacionando una serie de llamadas telefónicas a varias compañeras del PSG

Las llamadas estudiadas por los investigadores tienen que ver con supuesto exnovio de Hamraoui, con quien tuvo una relación durante su estancia en el FC Barcelona. El sospechoso habría hablado con compañeras de la jugadora y explicado que le había destrozado la vida y que pensaba en vengarse.

Además, la Policía de Versalles investiga la posibilidad de que el coche en el que viaja Hamraoui junto a Diallo y otras dos compañeras tuviera una baliza de geolocalización. Se trata de un procedimiento utilizado por el crimen organizado y que se lleva a cabo para no confundirse de víctima.