La reivindicación de Ferran Torres: de las acusaciones de 'enchufado' a MVP e igualar a Zarra con España

El ímpetu y el esfuerzo de Ferran Torres por convertirse en uno de los mejores jugadores en la historia de la selección española tiene premio. El atacante valenciano, tras anotar el único tanto del partido ante Albania (0-1), fue elegido mejor jugador del encuentro y, además, igualó la marca de goles (20) de una de las mayores leyendas del fútbol español: Zarra.

«Quiero seguir haciendo historia con la selección, quiero estar entre los máximos goleadores de la historia y no voy a parar hasta lograrlo. Siempre es un orgullo representar a mi país, voy a aprovechar las oportunidades del entrenador hasta el final», reconoció el propio Ferran tras conseguir la tercera victoria consecutiva en la Eurocopa.

Un cambio de rol

El jugador nacido en Foios, Valencia, ha sido indiscutible desde que debutó con la camiseta de la selección española en 2016. Por aquel entonces, disputaría sus primeros minutos con la sub-17 y, desde entonces, ha pasado por la sub-19 y sub-21 siendo una pieza clave en el esquema de la Roja, disputando un total de 55 encuentros en las categorías inferiores.

Una situación, curiosamente, muy parecida a la que vivió durante la etapa de Luis Enrique en el banquillo de España. El técnico asturiano, a pesar de la irregularidad y altibajos del ‘Tiburón’ Ferran, tenía plena confianza en él y apostó por sus cualidades ofensivas y goleadores, situándolo en el once de gala en los partidos más importantes del combinado.

Sin embargo, este escenario no era compartido por gran parte de la afición española, que pedía la suplencia de uno de los máximos goleadores de la selección española. Incluso, se llegó a especular por redes sociales que su titularidad era por ser yerno de Luis Enrique. «Enchufado», decían algunos de los comentarios, pues en aquel momento el jugador estaba saliendo con Sira Martínez, la hija del entonces seleccionador.

Tras la destitución del asturiano y la llegada de Luis de la Fuente al banquillo de España, la situación de Ferran ha cambiado por completo: las grandes actuaciones de Nico Williams y Lamine Yamal han provocado la suplencia del jugador de 24 años, pero la calidad de los minutos sigue siendo la misma, tal y como se observó en el encuentro ante Albania.

Rodeado de polémica

La figura de Ferran Torres ha estado, habitualmente, rodeada de polémicas. Haciendo referencia a los rumores y especulaciones de ‘enchufado’ de Luis Enrique en la selección española, el valenciano aseguró en una entrevista en El Hormiguero que tiene la suficiente personalidad como para no importarle lo que diga los aficionados sobre él: «No me importa lo que digan, sé lo que me sacrifico para tener lo que quiero. Por mi bienestar y mi salud mental, tengo bloqueada a toda la prensa».

Por otro lado, también ha tenido sus más y sus menos con compañeros de equipo y de profesión. El último encontronazo más significativo lo tuvo con Vinícius, jugador del Real Madrid, durante uno de los Clásicos de la pasada temporada. «Yo a este es que le meto una hostia, te lo juro. Como me diga algo el gilipollas, le meto una hostia que lo reviento, chaval», añadió Ferran Torres, que fue cazado por las cámaras de Movistar Plus + en el banquillo.

Otro de los casos más característicos es su relación con Ansu Fati. Supuestamente, está completamente rota. Durante un encuentro frente al Valencia en la temporada 2022-2023, se pudo observar una tensa discusión sobre el verde por ver quién ejecutaba un penalti que, finalmente, fue errado por Ferran Torres. ElNacional, por aquel entonces, apuntó que ambos protagonistas «llevaban meses sin hablarse».