La seleccionadora de natación ucraniana, sepultada tras un bombardeo ruso: «Pensé que moriría enterrada viva»

La seleccionadora de natación ucraniana, sepultada tras un bombardeo ruso: «Pensé que moriría enterrada viva»

Ayuna Morozova, entrenadora de la Federación Ucraniana de Natación, pasó dos horas enterrada en escombros tras una explosión provocada por un bombardeo ruso. La ucraniana es voluntaria social durante la invasión rusa y se vio envuelta en un ataque ruso que estuvo cerca de terminar con su vida.

«Estaba en el edificio HODA, en el primer piso de la segunda oficina de la calle Ivanova, trabajaba como voluntaria sirviendo comida a los soldados y lo seguiré haciendo. No puedo quedarme al margen, éste es mi país, donde planeo llegar a ser Ministra de Juventud y Deportes. Estuve bajo los escombros durante dos horas y recé a todos los dioses, en todos los idiomas que conozco. No podía moverme y gritaba, pensando que moriría enterrada viva, y casi nunca lloro», cuenta Morozova a través de su cuenta personal de Facebook. 

«Me encontraron en el sótano. ¡Dios bendiga a mi salvadora Zhenya, que escuchó mis llantos y me habló! ¡Exigiste que continuaran buscándome y ayudaste a desenterrar a otros y me encontraste! Te quiero», concluyó.

Pese a la gravedad de la situación y las heridas, Morozova evoluciona en su recuperación. Algo que ha alegrado al mundo del deporte, que la ha apoyado desde el primer momento. «No gozaba de buena salud. Es una persona pacífica, muy activa en el deporte… y ahora esto. Es terrible lo que está pasando«, comentó Andrii Vlashkov, presidente de la Federación Ucraniana de Natación.