Las hipotecas para vivienda suben un 23% hasta 417.501 y vuelven a niveles de 2010

Las hipotecas para vivienda suben un 23% hasta 417.501 y vuelven a niveles de 2010

La firma de hipotecas confirmó que 2021 fue un año de efusión para el mercado de la vivienda en España. Hasta 417.501 créditos de este tipo se firmaron durante todo el ejercicio, un 23,6% más que en 2020 y la cifra más alta desde 2010, cuando los préstamos para viviendas alcanzaron los 607.535, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

«El impacto de la pandemia ha acelerado la actividad inmobiliaria e impulsado la compra de vivienda hasta presentar niveles propios del boom que vivimos durante la etapa dorada del sector. Esta evolución hipotecaria es muy positiva y ha ido a correlación de las compraventas realizadas que han presentado un año histórico para la vivienda», explica María Matos, directora de Estudios y Portavoz de Fotocasa.

Junto con el número de hipotecas, subió también el importe medio de los créditos constituidos hasta los 137.921 euros, su valor más alto desde 2008. El fervor por comprar casa que se desató a raíz de la pandemia ha encontrado impulso en el ahorro acumulado de las familias, las facilidades para la financiación, los bajos tipos de interés del mercado y la situación del Euríbor en mínimos históricos.

Pese a ello, uno de los datos que sorprende del comportamiento hipotecario del año pasado es el elevado porcentaje de créditos a tipo fijo que se cerraron, frente a las hipotecas de tipo variable. En este sentido, el porcentaje de hipotecas sobre viviendas a tipo de interés fijo escaló hasta el 62,9%, el más alto en 18 años, concretamente desde el inicio de la serie, en 2003. «Mientras las fijas se han encarecido, las variables se han abaratado. Teniendo en cuenta las últimas medidas del BCE y el encarecimiento de la financiación a largo plazo para los bancos, nuestra previsión es que estas diferencias se acrecienten. En los próximos meses la diferencia entre ambas será mucho más clara y las variables serán sensiblemente más baratas a corto plazo, con el riesgo que eso implica por tener que asumir variaciones a futuro. Hasta ahora, dos de cada tres hipotecas que se concedían lo eran a tipo fijo, pero con este cambio de escenario es posible que comiencen a reducirse en favor de las variables», apunta Juan Villén, responsable de Hipotecas del portal inmobiliario Idealista.

La eclosión de la demanda ha desatado, de hecho, una batalla entre las entidades financieras por atraer a los potenciales compradores ofreciendo las mejores condiciones posibles. «Hemos visto a varias entidades con las mayores bajadas de precios que se recuerdan. Las buenas condiciones de rebaja de intereses actuales están haciendo que muchos pequeños ahorradores se lancen a comprar vivienda», señala María Matos.

Las expectativas para el próximo año «seguirán condicionadas por la nueva Ley de Vivienda, de diferente aplicación entre territorios, o la inflación actual que, aunque existe consenso en que es una situación coyuntural, puede afectar al mercado hipotecario de alargarse más de lo esperado y provocar un cambio no previsto en la política de tipos del BCE», advierte Ferran Font, director de Estudios de Pisos.com.

Por comunidades, las que registraron un mayor número de hipotecas fueron Andalucía (83.636), Madrid (73.383) y Cataluña (69.805). En todas las regiones se firmaron más préstamos sobre viviendas que en 2020 salvo en Baleares, donde se redujeron un 4%. Los mayores ascensos se dieron en Cantabria (+47,3%), Murcia (+37,9%) y Castilla-La Mancha (+33,8%), mientras que los menores estuvieron en País Vasco (+7%) y Asturias (+8,3%).