Leclerc y Sainz comienzan la temporada 2022 con un memorable doblete para Ferrari; Alonso 9º

Ferrari ha confirmado el cambio de ciclo. Charles Leclerc se impuso en el GP de Bahréin, primera carrera del Mundial 2022 de Fórmula 1, con Carlos Sainz segundo y Lewis Hamilton tercero. 

El equipo Red Bull se quedó sin puntuar con un final de pesadilla: el campeón Max Verstappen rompió el motor a dos vueltas para el final y Sergio Pérez se quedó fuera por un trompo. El gran beneficiado por Hamilton, que se encontró con un bronce de una carrera en la que nunca estuvo en posiciones de podio.

Fernando Alonso, gris: acabó 9º en buena medida gracias al final de Red Bull.

Salida: Sainz aguanta y Hamilton se crece

El temor por ver un accidente a las primeras de cambio hizo que nadie se arriesgase más de lo debido. Leclerc se escapó al frente con Verstappen detrás y Sainz sosteniendo el tercer puesto… con Hamilton en el retrovisor.

El monegasco apenas tardó una vuelta en sacarle más de un segundo al vigente campeón del mundo, mientras por detrás Pérez dejaba solo al ‘1’ en la lucha por el podio al ceder dos posiciones.

El que tampoco tuvo una buena arrancada fue Fernando Alonso: se dejó una posición y cayó al 9º puesto, con su compañero Esteban Ocon justo detrás. En parte se vieron beneficiados por la paupérrima salida de Bottas, que perdió 8 posiciones. El francés de Alpine fue sancionado con 5 segundos por un toque a Mick Schumacher que le provocó un trompo.

Este castigo obligó a Alpine a hacer labor de equipo, y pidieron a Alonso que dejase pasar a Ocon y minimizar esos segundos de castigo, por lo que el español afrontó la última parte del primer relevo cerrando la zona de puntos.

Lewis Hamilton se convirtió en el protagonista de este primer ‘stint’. El heptacampeón se vio sin ritmo y fue el que inauguró las paradas en boxes… aunque no le salió del todo bien. Los problemas de agarre con los neumáticos duros hizo que se viera peleando a la salida de boxes con Guanyu Zhou, el piloto chino novato de Alfa Romeo.

Espectacular pelea entre Verstappen y Leclerc

Las paradas en boxes propiciaron la primera gran pelea del año por el liderato. Leclerc resistió el primer puesto inicialmente sobre Verstappen, pero el campeón, que llegaba con las ruedas una vuelta más jóvenes, le enseñó los dientes.

Comenzaron las hostilidades, limpias pero firmes, entre ambos. El de Red Bull se tiró a muerte en la primera curva y le ganó la plaza al de Ferrari, que recuperó de nuevo el primer puesto unas cuantas vueltas después. Verstappen lo volvió a intentar, pero Leclerc tiró de cabeza para aguantar. Al final, y tras un par de giros en los que estos dos grandes rivales (llevan desde tiempos del karting ‘pegándose’) que se conocen perfectamente demostraron su valentía, el ganador de este parcial fue el de la Scuderia.

Los problemas de degradación que empezaron a sufrir varios pilotos obligó a los equipos a plantearse una tercera parada. Fernando Alonso fue el primero en pasar a un cambio de plan, y ceder los medios para montar duros e intentar que este ‘stint’ fuera largo.

Sin embargo, los duros no funcionaban nada bien. Lo comprobó Hamilton, que había elegido el segundo relevo con este compuesto y decidió ir al tercero con medios. Mientras el heptacampeón pugnaba por aguantar en el ‘top 5’, Alonso lo hacía por meterse en la zona de puntos.

A más paradas, más probabilidad de problemas en los cambios de neumáticos, uno de los grandes talones de Aquiles en Ferrari. En este caso, el ‘estratego’ funcionó: se cubrieron perfectamente de Red Bull, Leclerc de Verstappen y Sainz de Pérez respectivamente.

Verstappen pasa al ataque y Gasly sale ardiendo

La recta final de la carrera dejó el primer susto serio. Justo después de que Verstappen y Sainz (Ferrari decidió meter antes al madrileño que a Leclerc para cubrirse de Pérez), el AlphaTauri de Pierre Gasly salió ardiendo.

La imagen del francés saliendo a la carrera del monoplaza provocó un vuelco en el corazón, especialmente para los de arriba y en concreto a la Scuderia: Leclerc tenía que entrar a boxes inmediatamente.

Verstappen rompe a dos vueltas para el final

Leclerc ató la victoria en la reanudación después del coche de seguridad. El monegasco supo esperar al punto óptimo para acelerar, mientras Verstappen se la jugó a adelantarle a final de recta. El campeón no sólo no pudo, sino que se vio obligado a mirar por el retrovisor porque venía Sainz con el cuchillo entre los dientes.

El madrileño se quedó corto. Consciente de que quien estaba por delante era quien era, hizo amago de meterle el coche, primero por fuera en la segunda curva y luego por dentro en la cuarta, no forzó demasiado. Entre un podio casi seguro y un abandono, es evidente que debía esperar un poco.

La suerte le acompañó. A dos vueltas del final, Verstappen se quedó sin motor eléctrico. Sainz, advertido de eso, no tardó en pasar al vigente campeón, que se vio obligado a abandonar. Desesperación en Red Bull, especialmente porque el tercer puesto de Pérez empezó a peligrar seriamente… y se confirmó una vuelta después.

‘Checo’ Pérez cometió un trompo al final de la recta de meta y dejó a Hamilton en el podio. Red Bull se quedó con un elocuente ‘0’ en la primera carrera del año y cara de no saber por dónde les había venido el golpe.

De esta manera, Ferrari culminó su primer doblete desde Singapur 2019 y Sainz sumó su séptimo podio en F1 (cuarto con el Cavallino). Bastante por detrás, Fernando Alonso, que fue otro de los beneficiados. Después de una gris carrera, 9º puesto para él. Al menos son puntos, pero ‘El Plan’ empieza regular.