Lo que implica para Colombia ser parte del proyecto Artemisa de la Nasa

Lo que implica para Colombia ser parte del proyecto Artemisa de la Nasa

Desde este martes, Colombia comenzó a ser parte del proyecto Artemisa (o Artemis), una iniciativa internacional liderada por la Nasa estadounidense y cuyo objetivo inicial es poner a un hombre y a una mujer en la Luna antes de que acabe el 2024

(Lea aquí: ¿Por qué apareció una ‘Medusa espacial” en los cielos de Florida?)

Adhesión de Colombia al programa de la Nasa.

Foto:

Andrea Bernal/ Embajada de Colombia

La adhesión de Colombia al programa se oficializó a las 9 de la mañana de este martes en una ceremonia a la que asistieron la Vicepresidenta Marta Lucia Ramírez, la Administradora Adjunta de la NASA, Pamela Ann Melroy, el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Tito Crissien, y el Embajador Juan Carlos Pinzón.

A la fecha ya van 16 países que han entrado a hace parte de Artemisa, que cuenta, además, con el respaldo de la Agencia Espacial Europea (ESA), la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), la Agencia Espacial Canadiense (CSA).

El proyecto, de materializarse, se convertiría en el primer aterrizaje sobre la superficie lunar desde 1972, hace 50 años. Con la novedad de que en esta ocasión, uno de los tripulantes será una mujer, que aún no ha sido seleccionada.

Artemisa, además, sería solo el primer paso de una ambiciosa agenda aeroespacial de la NASA y sus socios que le apunta a establecer una presencia sostenible en la Luna y en órbita lunar, sentar las bases para que las empresas privadas afiancen una economía lunar y, finalmente, enviar humanos a Marte, a partir de 2033.

(En contexto: Artemisa, la misión con la que la Nasa busca volver a la Luna)

Colombia es el segundo país de Sudamérica en entrar al convenio (el primero fue Brasil) y el quinto en este hemisferio tras EE. UU., Canadá y México.

El «Acuerdo Artemisa» fue presentado por el Departamento de Estado en el 2020 y establece parámetros de cooperación y las guías y compromisos para la exploración espacial y exploración de recursos lunares.

Los otros países firmantes son Australia, Bahrein, Israel, Italia, Japón, Corea del Sur, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Polonia, Rumania, Singapur, Ucrania, Gran Bretaña, y Emiratos Árabes.

Adhesión de Colombia al programa de la Nasa.

Foto:

Andrea Bernal/ Embajada de Colombia

En el evento de Adhesión de Colombia al programa de la Nasa, la vicepresidenta y canciller Marta Lucia Ramírez afirmó que esta es una gran oportunidad para Colombia para ingresar en diferentes áreas de conocimiento sobre la Luna.

«La firma de este acuerdo es de la mayor importancia para nuestro gobierno por que es una oportunidad de entrar en una iniciativa de investigación y exploración en las diferentes áreas de conocimiento sobre la luna. Es un compromiso para una estrategia de largo plazo con relación al espacio», afirmó Ramírez. 

10 años del TLC con EE. UU.

Funcionarios de ambos gobiernos, al igual que congresistas estadounidenses y miembros del sector privado, se dieron cita este martes en Washington para celebrar los 10 años de la entrada en vigor del tratado de libre comercio (TLC) entre EE. UU. y Colombia, en un foro enfocado no solo en la década pasada, sino en la venidera.

El evento, bajo el nombre ‘La primera década del tratado de libre comercio entre EE. UU. y Colombia’, fue organizado por la Embajada de Colombia y la Asociación de Washington para el Comercio Internacional (Wita, por su sigla en inglés) e hizo parte de una serie de eventos que viene preparando la embajada para celebrar los 200 años de relaciones bilaterales entre ambos países.

Además de la Vicepresidenta y del embajador, por el lado de Colombia asistieron la ministra de Comercio, María Ximena Lombana, y la presidenta de ProColombia, Flavia Santoro. Los estadounidenses estuvieron representados por Arun Venkataraman, subsecretario de Comercio para Mercados Globales, y el congresista Kevin Brady, republicano de más alto rango en la Comisión de Vías y Medios.

Según Pinzón, en estos años de TLC, las exportaciones no tradicionales –diferentes a hidrocarburos– han crecido en más de un 53 %, mientras que al menos 500 compañías de Estados Unidos han invertido en el país más de 25.000 millones de dólares, que han generado miles de empleos.

Aun así, tanto Pinzón como la Vicepresidenta –y varios de los empresarios participantes– criticaron la dificultad que tienen muchos productos colombianos para ingresar al mercado estadounidense.

Claro que la migración es importante, pero EE. UU. debería estar más comprometido con el desarrollo de la región

“Tenemos un TLC que ha dado resultados, pero no es suficiente. Si nos toca ir de producto en producto para llegar al mercado, vamos a estar en las mismas en diez o veinte años. Hay demasiadas restricciones y debemos armonizar el proceso para que sea más asequible”, dijo Ramírez.

En ese sentido, Colombia le pidió a EE. UU. mirar al país como uno al que se debe privilegiar, justo cuando se están reconfigurando las cadenas de producción como consecuencia de la pandemia y la guerra en Ucrania.

Ramírez hizo hincapié en que la democracia a nivel mundial está en riesgo y que los países deben colaborar para que herramientas como el TLC sirvan para llevar más oportunidades a la población y como antídoto para las autocracias.

La Vicepresidenta también cuestionó el excesivo énfasis de EE. UU. en el tema migratorio, de cara a la Cumbre de las Américas –que se realizará en junio– porque, a su juicio, la migración es solo el síntoma de un problema mayor, que es la falta de oportunidades. “Claro que la migración es importante, pero EE. UU. debería estar más comprometido con el desarrollo de la región”, aseveró.

La funcionaria también recalcó que los inversionistas y la empresa privada, dos de los grandes generadores de empleo, necesitan un país donde haya estabilidad y no les cambien las reglas de juego. Un mensaje probablemente dirigido a los candidatos que se disputan la presidencia del país.

Por su parte, Venkataraman describió a Colombia como uno de los “mejores aliados económicos de EE. UU” y una pieza clave en el esfuerzo de construir un hemisferio más próspero y democrático.

SERGIO GÓMEZ MASERI
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON

Más noticias