Lo que no se vio en la Copa Davis en Marbella: un emotivo reencuentro, la familia Djokovic, grandes leyendas…

Lo que no se vio en la Copa Davis en Marbella: un emotivo reencuentro, la familia Djokovic, grandes leyendas…

La ronda clasificatoria de la Copa Davis ha convertido a Marbella, y en especial al Club de Tenis Puente Romano en el centro de las miradas del tenis nacional e internacional. Más allá de lo deportivo -que ha ocurrido según el guion esperado- el fin de semana ha contado con grandes momentos en los aledaños de la pista central.

El campeonato de naciones siempre está envuelto en de un aura diferente al resto de torneos del año, pero en Marbella nada se parecía a la inmensidad de las últimas dos finales de esta misma competición que ha organizado Gerard Piqué en Madrid. En la ciudad andaluza público, jugadores y personalidades compartían un espacio más íntimo, en un ambiente de puro tenis bañado por el sol que caracteriza a la costa andaluza.

Tras los partidos y los entrenamientos, los protagonistas de la raqueta se dejaban fotografiar con sus fans y conversaban con amigos, periodistas y altos cargos en su camino a vestuarios. Una de las figuras destacadas fue Nicolás Almagro, que pese a estar retirado de las pistas sigue muy vinculado al mundo del tenis ejerciendo de “conseguidor” (encargado ahora de organizar eventos y exhibiciones en el mundo del tenis). El murciano, también una de las figuras destacadas del homenaje a Manolo Santana, fue el protagonista de un bonito reencuentro con Pablo Carreño, fundiéndose ambos en un emotivo abrazo cuando el asturiano se dirigía al hotel.

Muy poca gente quería perderse el debut de Carlos Alcaraz, y a los aficionados desplazados desde su Murcia natal que casi completaban una de las esquinas de la grada, se unieron también figuras como Albert Costa o Corretja, quien tomó las riendas del adiós más emotivo a Santana horas antes de acercarse a los aficionados en la zona de aficionados. Por la grada de autoridades, y por el posterior cocktail de la zona VIP, apareció Marko Djokovic, hermano del número dos del mundo afincado en la residencia familiar en Marbella, junto al gurú Pepe Imaz, la comprometida figura que ayuda al serbio a mantenerse en forma mental y espiritualmente.

Tampoco Miguel Díaz, presidente de la Federación Española de Tenis (RFET), pudo resistirse al nivel que demostró el joven de 18 años ante todo un veterano como Marius Copil, «lo veo muy bien» comentó a 20Minutos antes de señalar la habilidad que más le había sorprendido del joven tenista, «su saque ha sido muy bueno». A su alrededor, en la zona de autoridades, contaron con asiento hoy grandes figuras de la historia del tenis: Ion Tiriac, Pietrangeli y Bjon Borg -el más aclamado por el público- tres figuras íntimas a Santana que no quisieron ausentarse en su adiós.

Emilio Butragueño estuvo también en la grada durante el dobles disputado en el primer turno de hoy por la pareja DavidovichMartínez Portero, formó posteriormente parte de las figuras durante el acto, y alargó su visita para ver el segundo y último partido del día. Durante este, el exfutbolista contó con la compañía de Corretja, un comentarista de lujo para un partido en el que Bautista resolvió la eliminatoria.

Con la clasificación ya en la mano, los aledaños del prestigioso club se fueron desnudando de las carpas y los jugadores se despidieron, tras su paso por rueda de prensa, en una velada que se tornó más íntima a medida que caía la tarde. Entre los pasillos del hotel decorados con maceteros colgantes, los jugadores de la Armada disfrutaron de la compañía de familiares y amigos, un descanso merecido antes de partir al continente americano para la disputa de Indian Wells.