Lobistas ucranianos montaron una «extraordinaria» campaña sobre los legisladores de EE.UU. contactándolos más de 10.000 veces, revela un informe

Lobistas ucranianos montaron una «extraordinaria» campaña sobre los legisladores de EE.UU. contactándolos más de 10.000 veces, revela un informe

El Quincy Institute for Responsible Statecraft señaló que el esfuerzo de ‘lobby’ de Arabia Saudita, conocido como uno de los mayores grupos de presión extranjeros en Washington, palidece en comparación con el de Ucrania.

Los lobistas ucranianos se pusieron en contacto con las oficinas del Congreso de EE.UU., grupos de reflexión y figuras de los medios de comunicación más de 10.000 veces el año pasado, según reveló este viernes el Quincy Institute for Responsible Statecraft, al analizar los archivos de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA, por sus siglas en inglés) del país norteamericano.

El informe de este grupo de expertos, con sede en Washington, reveló la «extraordinaria» escala de la campaña de cabildeo de Ucrania, señalando que el esfuerzo de ‘lobby’ de Arabia Saudita –conocido como uno de los mayores grupos de presión extranjeros en la capital estadounidense–, con sus 2.834 contactos, palidece en comparación.

Gran esfuerzo para bloquear el gasoducto Nord Stream 2

De acuerdo con el análisis, la mayor parte de los esfuerzos de persuasión de Kiev se centraron en los miembros del Congreso, a los que ‘inundaron’ con más de 8.000 contactos (correos electrónicos, llamadas telefónicas y reuniones) en un esfuerzo por convencerles de la necesidad de bloquear el gasoducto Nord Stream 2, entre otras cuestiones.

Así, la Federación Ucraniana de Empresarios de la Industria del Petróleo y el Gas (UFEOGI), el mayor grupo comercial energético del país, habría citado al primer ministro ucraniano, Denís Shmygal, argumentando que el gasoducto no era «una amenaza existencial menor» para la «seguridad y la democracia» de Ucrania que «las tropas rusas en la frontera». El gasoducto, que está terminado, pero aún tiene que recibir luz verde de los reguladores alemanes, permitiría a Rusia exportar gas directamente a Europa sin tener que pagar a Kiev miles de millones de dólares por el tránsito del gas.

El Quincy Institute indica que el grupo comercial trató de llegar a unos senadores que habían apoyado la legislación para impedir la finalización del gasoducto, incluidos varios miembros del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de EE.UU. Los republicanos Ted Cruz, Tom Cotton, John Barrasso, Ron Johnson y la demócrata Jeanne Shaheen fueron contactados al menos 100 veces en el 2021, y algunos de estos contactos dieron lugar a que sus empleados se reunieran directamente con grupos de presión ucranianos en materia de energía, según el informe.

El proyecto de ley propuesto por Cruz habría impuesto la prohibición de hacer negocios con empresas estadounidenses a los implicados en el proyecto Nord Stream 2, además de restricciones de viaje y congelación de activos. Sin embargo, no fue aprobado, al ser bloqueado por los demócratas del Senado.

Mientras, otra propuesta legislativa, presentada por el senador Bob Menéndez, demócrata de Nueva Jersey, y apodada ‘la madre de todas las sanciones’, castigaría a altos funcionarios y bancos rusos en caso de una invasión de Ucrania. El Quincy Institute señala que una de las antiguas colaboradoras de Menéndez, Brittany Beaulieu, representa ahora a la UFEOGI, así como al llamado ‘Movimiento Civil por una Ucrania Justa’.

Contactos con grupos de expertos y medios

Aparte de los legisladores de EE.UU., los lobistas ucranianos también habrían intentado contactar en cientos de ocasiones con el Atlantic Council, un ‘think tank’ (laboratorio de ideas) estadounidense en el campo de los asuntos internacionales pro OTAN. El informe revela que uno de los hombres más ricos de Ucrania, Victor Pinchuk, es también uno de los asesores internacionales del Atlantic Council, mientras que su fundación es una de las principales contribuyentes a la organización.

Asimismo, los grupos de presión ucranianos también se dirigieron a la Fundación Heritage, que ha defendido la venta de más armas estadounidenses a Ucrania y el aumento de la ayuda financiera de Washington a Kiev. Según el informe, los lobistas se pusieron en contacto 180 veces con altos cargos de la organización, incluido su vicepresidente, a lo largo del 2021.

El cabildeo de Ucrania tampoco pasó por alto los medios de comunicación estadounidenses, contactando con la redacción de The Wall Street Journal al menos 147 veces el año pasado, reza el informe. 

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!