Managarova, la ucraniana que brilla con Rusia: «Gracias a los traidores; ganaríamos también sin la ‘gay’ Europa»

El boicot internacional al deporte ruso ha afectado a numerosas estrellas, que han decidido dejar sus respectivos equipos. Es lo que ocurrió, por ejemplo, al potentísimo Rostov de balonmano, un referente internacional tanto en su quipo masculino como en el femenino.

Aunque quedaron fuera de la Champions, de la que en la anterior temporada fueron subcampeonas, sí pudieron disputar la liga nacional rusa que ganaron con autoridad. Incluso pese a la marcha de numerosas jugadoras y del propio entrenador cuando comenzó la guerra. Una plantilla hecha prácticamente de jugadoras nacionales se proclamó campeona y en la celebración, una de sus estrellas aprovechó para lanzar proclamas.

«Gracias a todos los que dejaron nuestro club. Gracias todos los traidores. Grace Zaadi. Anna Lagerquist, Eduarda Amorim, Per Johansson (el entrenador)… Sin vosotros perderíamos», escribió Yulia Managarova, una veterana jugadora (extremo derecha de posición) en una storie en instagram, que luego completó con otro mensaje mucho más duro: «Ganaríamos también sin la corrupta y gay Europa«.

Yulia Managarova es una de las mejores jugadoras de Rusia desde hace relativamente poco, porque es ucraniana. Nacida en Dnipro en 1988, defendió los colores de su país de origen hasta 2014 (año del ataque ruso a Crimea), cuando pidió la nacionalidad rusa. En aquel momento, aseguró que no se trataba de un posicionamiento político, sino que era por una cuestión personal ya que llevaba un año viviendo en Rostov.

Desde entonces ha ganado la plata olímpica en Tokio 2020, el subcampeonato de Europa y el bronce mundial con la selección de su nuevo país.