Mariúpol: Rusia ataca acería de Azovstal pese a la evacuación de civiles

Mariúpol: Rusia ataca acería de Azovstal pese a la evacuación de civiles

Las tropas rusas han intensificado en las últimas horas los ataques contra la acería de Azovstal, en la asediada ciudad de Mariúpol, donde está en marcha una nueva evacuación de civiles, según fuentes ucranianas.

(Lea también: (Moscú admite que la ayuda de Occidente ha retrasado su ofensiva en Ucrania)

El último parte del Alto Mando del Ejército ucraniano indica que «los invasores rusos continúan bloqueando las unidades de defensa ucranianas dentro de la planta de Azovstal», el último reducto de la resistencia ucraniana en esa estratégica ciudad portuaria.

En esa instalación resisten todavía cientos de civiles atrincherados desde el inicio de la invasión el pasado 24 de febrero, incluidos niños, aunque algunos ya han podido salir gracias a una operación de evacuación auspiciada por la ONU y la Cruz Roja.

La próxima etapa de rescate de civiles de la planta acerera Azovstal de Mariúpol está en marcha, aseguró hoy el jefe de la Oficina de la Presidencia ucraniana, Andriy Yermak.

Agregó que durante la «compleja operación» para evacuar a civiles de Mariúpol y la planta acerera Azovstal se ha logrado rescatar ya a casi quinientas personas.

El secretario general de la ONU, António Guterres, informó en Twitter de que en la operación conjunta de Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) «dos convoyes de paso seguro evacuaron con éxito a casi quinientas personas de la planta de Azovstal, Mariúpol y alrededores».

Hoy, Mariúpol espera un nuevo convoy para evacuar a los civiles refugiados en la acería. La misión coincide con el anuncio de Rusia de una tregua de tres días a partir del jueves para permitir la salida de los civiles atrapados en ese complejo industrial, aunque las tropas ucranianas denuncian que se está incumpliendo.

Papa: la guerra ‘amenaza al mundo entero’

El papa Francisco aseguró hoy que todas las guerras son «crueles y sin sentido», pero que la que se está librando desde hace más de dos meses en Ucrania a consecuencia de la invasión rusa «tiene una dimensión mayor y amenaza al mundo entero».

«Incluso antes de que terminara la pandemia, el mundo entero se enfrentó a un nuevo y trágico desafío: la guerra en Ucrania. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial nunca han faltado guerras regionales», dijo el pontífice.

El papa, que ha condenado en numerosas ocasiones la guerra en Ucrania, ha mostrado la disponibilidad del Vaticano a «hacer todo lo posible» para ayudar a lograr una solución pacífica. Incluso ha llegado a pedir una reunión en Moscú con el presiente ruso, Vladimir Putin, para pedirle que detenga el conflicto.

*Con información de Efe y AFP

Más noticias del mundo