‘Me gusta mucho’: soldado ruso le confiesa a su madre torturas en Ucrania

‘Me gusta mucho’: soldado ruso le confiesa a su madre torturas en Ucrania

Las revelaciones sobre los crímenes ocurridos durante la invasión de Rusia a Ucrania no dejan de conmocionar al mundo. Esta vez, se conoció el audio, producto de una llamada telefónica, en el que un soldado ruso le contaba a su madre sobre las torturas y asesinatos que cometió en contra civiles ucranianos. Al otro de la línea, la mujer reía mientras escucha a su hijo.

La Dirección Principal de Inteligencia del Ministerio de Defensa de Ucrania interceptó , grabó y divulgó la llamada. Esta es una de varias que ha recogido ese país para demostrar los crímenes que ha cometido Rusia en tierra ucraniana.

Según información publicada por el Ministerio de Defensa de Ucrania, el soldado protagonista de esta llamada fue identificado como Konstantin Solovyov, de 20 años de edad y parte del 11º Cuerpo del Ejército de Rusia. El nombre de su madre sería Tatiana Solovyova y tendría 50 años.

Las autoridades ucranianas publicaron también los perfiles en redes sociales de ambos, sin embargo, estos fueron eliminados pocas horas después.

En la llamada interceptada se puede escuchar cuando madre e hijo conversan y, en medio de esa charla, el joven soldado describe escalofriantes métodos de tortura que habría utilizado junto a otros miembros del ejército ruso contra civiles ucranianos.

Uno de esos métodos de tortura que el soldado mencionó es el llamado «21 rosas», el cual consiste en cortar como los pétales de una flor los dedos de las extremidades y el pene de los hombres.

(Lea también: ¿Es cierto que Ucrania puede lanzar una contraofensiva contra Rusia?).

También habló sobre el «barril», el cual es un método de tortura que consiste en insertar con ayuda de un tubo un alambre de púas en el ano de la víctima. El tubo es retirado posteriormente y el alambre queda en el interior del cuerpo.

El soldado que contó esto a su madre, según indicaron las autoridades ucranianas, estuvo desplegado en una unidad del ejército ruso en la ciudad de Kharkiv, en Ucrania.

Solovyov también contó cómo él y su compañeros asesinaron a golpes a un anciano, quien, al parecer, estaba tomando fotografías que revelarían las posiciones de las tropas rusas. También aseguró que había roto las piernas de un prisionero para evitar que huyera.

Si hubiera acabado allí también lo estaría disfrutando. Somos iguales

En medio de esta conversación, la mujer le preguntó a su hijo si le gustaba participar en esas torturas, a lo que él respondió: «Me gusta… no lo sé». También aseguró que no sentía «ni una pizca de arrepentimiento» y que «después de más de 20 asesinatos» dejó de sentir algo.

(Puede leer: Guerra en Ucrania ya deja al menos ocho millones de desplazados internos).

La madre, por su parte, hizo varios insultos en contra de los ucranianos y apoyó las torturas que había cometido su hijo. Incluso se le escucha instar al joven a romperle los dedos a los prisioneros.

La mujer, ademas, le dijo a su hijo en esa llamada que «si hubiera acabado allí también lo estaría disfrutando. Somos iguales».

Esta conversación, divulgada el 3 de mayo por el Ministerio de Defensa de Ucrania, hace parte de los informes recolectados sobre los crímenes de guerra cometidos en varias ciudades contra civiles. A estos se han sumado las voces de sobrevivientes, quienes han detallado la crueldad de las torturas que vivieron.

(Le puede interesar: Europa acusó a Rusia de un ciberataque horas antes de la invasión a Ucrania).

Por su parte, el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, ha rechazado varias veces estos crímenes y ha calificado al ejército ruso como «el más bárbaro e inhumano del mundo». 

Además, Zelensky, durante el Día de la Victoria, comparó al presidente ruso Vladimir Putin con el dictador alemán Adolf Hitler.

TENDENCIAS EL TIEMPO