Mirotic desvela la inspiradora charla de Jasikevicius para remontar al Madrid: «Esperábamos la bronca, la merecíamos»

Mirotic desvela la inspiradora charla de Jasikevicius para remontar al Madrid: «Esperábamos la bronca, la merecíamos»

La final de la Copa ACB del pasado domingo coronó al Barça como el mejor equipo del torneo, aunque durante una larga parte del partido no lo fue. El primer cuarto fue escandalosamente malo, con solo un tiro transformado y un parcial de 19-5 para el Real Madrid

El segundo parcial fue algo más igualado, llegando al descanso con un 29-18 par los de Laso, haciendo pensar que era prácticamente imposible darle la vuelta al marcador, viendo el gran nivel demostrado por los blancos en comparación al pobre partido que estaban dejando los jugadores azulgranas. Sin embargo, todo cambió tras el descanso.


Asher Chocron

Saras Jasikevicius sacó la libreta de entrenador y dio una clase magistral de cómo manejar los ánimos de un equipo que estaba completamente desconcertado ante la situación. Nikola Mirotic ha sido quien ha desvelado los entresijos de la charla que recibieron en el vestuario y cómo les cambió ver la actitud de su entrenador.

«Nos merecíamos una bronca, estábamos mal. Estamos acostumbrados a muchas broncas de nuestro entrenador cuando nos lo merecemos. Fuimos al vestuario con un poco de bajón y de dudas, el lenguaje del cuerpo no estaba como debería estar, muy tocado. Yo y la mayoría esperábamos un Saras tocado que nos fuera a dar palos«, explicó Mirotic.

La sorpresa llegó cuando entró Jasikevicius en el vestuario. «Vino calmado y muy motivador, nos dio confianza, nos dijo que había que creer en tu compañero de al lado. Y que no tenía duda de que podíamos ganar el partido si teníamos paciencia. Esa tranquilidad y emoción nos dio un empujón. Fue clave en nuestro éxito de la final«, considera el MVP del torneo.

Mirotic contó que Jasikevicius «dijo que jugasen a su baloncesto y disfrutasen«, unas palabras inspiradas en Johan Cruyff y su famoso «salid y disfrutar» antes de la final de Wembley, pero en versión básquet. El propio técnico lituano reconoció en una entrevista hace escasos meses que el holandés «le enseñó muchas cosas en la gestión del grupo».

«Esperábamos una bronca pero llegó un elogio al vestuario. Nos merecíamos una bronca, no son nada personal (las broncas), no nos las tomamos a pecho, es una final y todo el mundo quiere lo mejor. Y viene un tío súper calmado con mucha confianza en el equipo. Eso para mí fue muy inspirador«, terminó reflexionando Mirotic. 

La respuesta fue inmaculada por parte de los jugadores, que supieron darle la vuelta en los veinte minutos que restaban de partido, con un margen de 16 puntos sobre los madridistas, precisamente, con un Mirotic líder y guía en la victoria.