Niko Sherazadishvili sólo piensa en París 2024 tras el tropiezo en Tokio: «Estoy mucho más motivado que nunca»

Niko Sherazadishvili sólo piensa en París 2024 tras el tropiezo en Tokio: «Estoy mucho más motivado que nunca»

Hablar con Niko Sherazadishvili es hacerlo con alguien con la cabeza en su sitio y las ideas muy claras. El judoca español de origen georgiano sufrió un duro varapalo al quedarse fuera de la lucha por las medallas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pero ya ha pasado página y sólo piensa en redimirse en París 2024.

El dos veces campeón del mundo habló con 20Minutos y demostró que tiene claro que la fórmula del éxito pasa por entrenar duro y tener la cabeza fría. Dos cosas en las que trabaja para no cometer errores del pasado y conseguir el logro personal que tanto le hubiera gustado brindar a los suyos en Japón, pero que el caprichoso destino decidió que tuviese que esperar hasta la cita olímpica francesa. 

Ya hace tiempo que pasó el mal trago de Tokio 2020. ¿Cómo se encuentra?

Estoy muy bien. Pronto empezará el ciclo olímpico y mi cabeza ya está pensando en todos los errores que cometí en el pasado, ya sea en los Juegos Olímpicos, en los Campeonatos del Mundo o en los Campeonatos de Europa. Estoy intentado aprender de ello y estar mucho más motivado de lo que lo he estado hasta ahora. Estoy muy ilusionado con empezar ya con la clasificación olímpica.

Da la impresión de que no hay tiempo para lamentos, ¿no?

Ha pasado todo muy rápido. Tenemos que estar ya pensando en el futuro y en los objetivos que tenemos este año, el siguiente y el siguiente que es el de París.

«La presión hace bastante cuando eres tanto tiempo número».- Niko Sherazadishvili

¿Cómo hace un deportista de élite para superar los baches que se presentan a lo largo de su carrera?

Es muy duro. Hay que ser muy fuerte de cabeza y aguantar los entrenamientos diarios. Tenemos motivaciones como por ejemplo los Juegos Olímpicos, sabemos que tres años pasan muy rápido, pero cada día es muy duro y tener esa mentalidad de esforzarte siempre al máximo… Hay que tener las cosas muy claras e ir de competición en competición.

Pero además hay agentes externos que pesan.

Sí, se va sumando la presión y eso hace bastante cuando eres tanto tiempo número. También afecta y tienes que estar regulando todo eso.

Esa presión se magnifica cuando alguien es número uno. ¿Se tiene miedo al fracaso cuando se está tan arriba?

Es un poco de todo. Puede que en una competición te sientas mejor y en otra notes más la presión. Es difícil. Hay que tener las cosas claras para gestionarlo todo bien. Si eres número uno es por las competiciones que has ganado. Debes centrarte en eso y dejar de pensar en lo demás, en si eres número uno, en si te están viendo tus familiares…

Imagino que es muy importante también el apoyo de los que te rodean.

Eso es. Compito yo solo pero siempre digo que siempre estoy acompañado por la gente que me rodea, mi entrenador, mis sponsors que me ayudan a poder participar en esas competiciones, a viajar, a atraer gente. El judo es un deporte individual pero no puedes entrenar tú solo. Necesitas 15, 20, 30 personas… Cuantas más personas tengas para entrenar, mejor.

Para sus compañeros, entrenar con un súper élite tiene que ser un suplicio.

Es duro para ellos y para mí porque ahora tengo a gente de mi nivel y creo que ellos están encantados. A parte, pueden pillar ellos, pero yo también caigo porque no siempre estamos al 200%. Tengo a gente muy fuerte a mi lado. De lo contrario no podría estar compitiendo a este nivel. Mis compañeros están encantados. Me ayudan muchísimo y yo les intento ayudar a ellos. Lo que importa es que los dos salgamos ganando.

«En el judo hay que ser muy fuerte de cabeza y aguantar los entrenamientos diarios».- Niko Sherazadishvili

Esto me recuerda a lo bien que se te arropó después de lo sucedido en Tokio. ¿Cómo de importante fue sentirse respaldado en aquel momento?

La verdad es que yo me castigaba a mí mismo por aquella competición, pero sentí un gran apoyo de la gente, de los medios, de todo el mundo en España y en Georgia, en mis dos países. Sentir ese apoyo es una gran motivación. Soy muy duro conmigo mismo y ver que la gente sigue a mi lado, que también lo ha pasado mal viéndome, te hace notar un gran apoyo.

Ahora que menciona lo de sus dos países. ¿Hay que entrenar más duro cuando se lleva a tanta gente a sus espaldas?

Sí, pero además hay que tener las cosas muy claras para centrarte en ti mismo durante una competición. El resto sobra. Afecta a la hora de competir y, en los combates, hay que intentar no pensar en la gente que tienes a tu alrededor.

¿Qué tiene por delante hasta los Juegos Olímpicos de París 2024?

Este año voy a intentar competir más de lo normal porque tengo que subir en el ranking al empezar en una categoría nueva. Necesito adaptarme y coger peso. Peso limpio y músculo, no como lo entendemos normalmente, que si no tardaría muy poquito. Y en junio empieza la clasificación para los Juegos, así que hay que estar preparado.