ONU rebaja previsión de crecimiento mundial a causa de la guerra en Ucrania

ONU rebaja previsión de crecimiento mundial a causa de la guerra en Ucrania

La ONU rebajó este miércoles del 4 % al 3,1 % su previsión de crecimiento para la economía mundial este año como consecuencia de la guerra en Ucrania, que está agravando el problema de la inflación y amenazando la frágil recuperación de la crisis de la covid-19.

En una revisión de su informe de perspectivas económicas, Naciones Unidas estima que las principales economías del mundo se verán claramente afectadas por el conflicto y progresarán por debajo de lo esperado: un 2,6 % en el caso de Estados Unidos, un 2,7 % en la Unión Europea (UE) y un 4,5 % en China.

(Lea también: Unión Europea presenta su estrategia para cortar dependencia del gas ruso)

Además, pronostica que la economía de Ucrania se hundirá en 2022 entre el 30 % y el 50 % como resultado de la guerra y que la de Rusia se contraerá un 10,6 % por las duras sanciones que se le han impuesto en respuesta a la invasión del país vecino.

«La guerra en Ucrania, en todas sus dimensiones, está desencadenando una crisis que es también devastadora para los mercados globales de energía, está alterando los sistemas financieros y exacerba las vulnerabilidades extremas para el mundo en desarrollo», señaló en un comunicado el secretario general de la ONU, António Guterres.

El portugués demandó medidas «rápidas y decididas» para asegurar un suministro constante de alimentos y energía al mercado a través de un levantamiento a las restricciones a las exportaciones, dirigiendo excedentes y reservas a quienes lo necesitan y abordando la subida del precio de la comida para frenar la volatilidad del mercado.

(Le puede interesar: Finlandia y Suecia entregan formalmente su solicitud de adhesión a la Otán)

La guerra en Ucrania, en todas sus dimensiones, está desencadenando una crisis que es también devastadora para los mercados globales de energía

Entre las grandes economías del mundo, la guerra se hará notar especialmente en la UE, donde Naciones Unidas pronostica un crecimiento del 2,7 % este año, frente al 3,9 % que calculaba el pasado enero, pero también en EE. UU., que pasa del 3,5 % al 2,6 %.

El impacto será algo menor en China, donde la ONU prevé que la economía avance un 4,5 %, siete décimas menos que antes de la invasión rusa.

Para el conjunto de las economías en vías de desarrollo, el informe calcula un ligero retroceso, hasta un crecimiento del 4,5 %, aunque algunas regiones en concreto empeoran más con respecto a las estimaciones anteriores, como es el caso de México y Centroamérica, donde se espera un crecimiento del 2,2 %, muy lejos del 3,4 % que la ONU veía el pasado enero.

Detrás de la ralentización en la economía global está en buena parte el repunte de la inflación, que según Naciones Unidas aumentará este año un 6,7 % a escala mundial, más del doble que la media que se vio entre 2010 y 2020 y con un encarecimiento especialmente importante de los alimentos y la energía. 

El caso puntual de América Latina

Así, la economía de Latinoamérica y el Caribe crecerá un 2,1 % este año, según la nueva estimación presentada por Naciones Unidas.

La ONU recortó una décima su cálculo para Latinoamérica con respecto al que hizo en enero, cuando ya advertía de una clara ralentización en la región, que en 2021 creció cerca de un 7 %.

«El panorama en Latinoamérica y el Caribe sigue siendo complicado. La guerra en Ucrania, las crecientes presiones inflacionistas y la reducción del apoyo de la política macroeconómica representan importantes vientos en contra de la recuperación», señaló la organización en un nuevo informe.

La ralentización económica en Estados Unidos y China -socios comerciales clave para la región- y unos costos mayores del endeudamiento también frenan las perspectivas de crecimiento, según la ONU.

Pese a ello, la revisión a la baja en el caso latinoamericano es mucho menor que la que Naciones Unidas anunció para las principales economías del mundo.

El motivo principal es que en enero la organización ya veía varios factores que sugerían una ralentización del crecimiento en Latinoamérica que no se apreciaban en otras regiones, donde se esperaba un avance más importante.

La ONU recortó una décima su cálculo para Latinoamérica con respecto al que hizo en enero.

Foto:

César Melgarejo

Ahora, la situación se complica algo más, sobre todo por la fuerte subida de los precios de la energía y los alimentos, incentivadores de la inflación, que se espera que alcance en la región el 14,6 % este año.

La ONU avisa que el problema afectará especialmente a los hogares más vulnerables y aumentará el riesgo de inseguridad alimentaria y de malestar social.

Además, avisa que la guerra en Ucrania probablemente afecte a la producción agrícola de países como Argentina, Brasil y Uruguay como consecuencia de problemas en la cadena de suministro y del encarecimiento de los fertilizantes que ha provocado el conflicto.

La ONU, pese a ello, revisó ligeramente al alza la previsión de crecimiento para Sudamérica (1,8 %), lo que contrasta con una clara rebaja para México y Centroamérica, que pasa del 3,4 % al 2,2 %.

El Caribe, pese a una pequeña revisión negativa, crecerá a muy buen ritmo (11,2 %) gracias a la recuperación del turismo tras el golpe provocado por la pandemia.

EFE

Más noticias

Armas de fuego están inundando EE. UU., según el Departamento de Justicia

¿Es posible el retorno de las aerolíneas comerciales a Venezuela?