Polémica en EE.UU. por el lanzamiento de un rifle semiautomático diseñado para niños

Polémica en EE.UU. por el lanzamiento de un rifle semiautomático diseñado para niños

El fusil JR-15 es una versión del AR-15, que ha protagonizado múltiples masacres en EE. UU., entre ellas varias con menores entre las víctimas.

El fabricante de armas estadounidense WEE1 Tactical presentó un nuevo rifle semiautomático diseñado especialmente para niños y basado en el fusil AR-15, que ha sido utilizado en distintos tiroteos masivos en el país, varios de ellos ocurridos en escuelas. El modelo, lanzado a mediados de enero, ha desatado una ola de críticas e indignación por parte de los grupos que velan por el uso seguro y regulado de armas.

El rifle, llamado JR-15, es promovido en su campaña publicitaria como «el primero […] que ayudará a los adultos a introducir de manera segura a sus hijos en el tiro deportivo». En su página web, el fabricante afirma con orgullo que el arma, que mide unos 80 centímetros de largo y pesa menos de un kilo, «se ve, se siente y funciona justo como el de mamá y papá». El fusil viene con cartuchos de 5 o 10 balas de calibre 22 y se vende por un precio de 389 dólares.

El hecho de que el modelo original, AR-15, sea la versión civil de un arma de uso militar yhaya protagonizado múltiples masacres en Estados Unidos, incluso con menores entre sus víctimas, alarmó a los activistas por el control de armas en el país.

«Es simplemente grotesco», dijo, citado por The Independent, Josh Sugarmann, director ejecutivo del Centro de Políticas de Violencia, cuyo objetivo es poner fin a la violencia armada, la cual se ve fomentada entre los menores edad, quienes se ven atraídos por los diseños llamativos y coloridos como el del JR-15.

Newtown Action Alliance, un grupo que también busca restringir el uso de las armas de fuego, condenó a los ‘lobbies’ armamentísticos y a los fabricantes de armas, que «harán cualquier cosa para seguir generando ingresos».

Los tiroteos masivos azotan repetidamente Estados Unidos, donde el derecho a poseer armas está garantizado por la Constitución.

En 2021, el número de muertes por armas de fuego en el país norteamericano alcanzó casi 45.000, de las cuales más de 1.500 fueron de niños, según la organización Gun Violence Archive.