¿Por qué Ucrania teme una ofensiva final en Mariupol?

¿Por qué Ucrania teme una ofensiva final en Mariupol?

Las fuerzas ucranianas aseguraron el lunes que temen la caída de Mariúpol, una ciudad portuaria estratégica en el sureste del país asediada desde hace más de 40 días por el ejército ruso, al tiempo que seguían reforzando posiciones en el este ante una inminente ofensiva de Moscú.

(Lea aquí: Soldado ucraniano rescató a una perrita abandonada tras los ataques rusos)

En el frente diplomático, el canciller austriaco Karl Nehammer, el primer dirigente europeo en visitar Moscú desde el inicio de la invasión de Ucrania el 24 de febrero, comenzó este lunes una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin para intentar obtener corredores humanitarios, según un vocero del gobierno de Austria.(Le interesa: ONU confirma 1.842 civiles muertos durante la guerra en Ucrania)

Canciller austriaco Karl Nehammer en su llegada a Rusia.

Foto:

EFE/EPA/DRAGAN TATIC

La visita de Nehammer debe servir «para poner fin al infierno humanitario en Ucrania», dijo el ministro austriaco de Relaciones Exteriores, Alexander Schallenberg, antes de una reunión con sus homólogos de la Unión Europea en Luxemburgo.

Los rusos llevan semanas asediando Mariúpol, cuya captura les permitiría consolidar sus conquistas territoriales en la franja costera a lo largo del mar de Azov, conectando así las regiones del Donbás con la península de Crimea, anexionada por Moscú en 2014.

«Hoy va a ser probablemente la batalla final [en Mariúpol] ya que nuestras municiones se agotan», escribió el lunes en Facebook la 36º brigada de la Marina, que forma parte de las fuerzas armadas de Ucrania.

«Esto implica la muerte para algunos de nosotros y el cautiverio para otros (…) No sabemos qué pasará, pero les pedimos que se acuerden [de nosotros] con una palabra amable», pidió la brigada «a los ucranianos».

«Durante más de un mes hemos estado luchando sin munición, sin comida, sin agua», haciendo «lo posible y lo imposible», dijo la unidad, explicando que aproximadamente «la mitad» de sus integrantes están heridos.

Por su parte Oleksii Arestovich, un asesor del presidente ucraniano Volodimir Zelenski, admitió el domingo en Youtube que «ahora es imposible militarmente» liberar Mariúpol.

(Le puede interesar: Banco Mundial espera que la economía de Ucrania caiga hasta un 45% este año)

Vista de los refugiados en Mariúpol.

Foto:

EFE

El ‘infierno humanitario’

Era una ciudad de medio millón de habitantes […] Los rusos destruyeron totalmente Mariúpol y la quemaron hasta reducirla a cenizas.

Zelenski dijo el lunes, en un mensaje por videoconferencia a la Asamblea Nacional de Corea del Sur, que Rusia había «destruido completamente» la ciudad y que temía que «decenas de miles de personas» hubieran perecido allí.

Las fuerzas ucranianas siguieron este fin de semana reforzando sus posiciones en el este, en torno a Donbás, una región que desde 2014 está controlada en parte por separatistas prorrusos.

«Según nuestras informaciones, el enemigo ha casi finalizado su preparación para un asalto en el este. El ataque empezará muy pronto» dijo este lunes el portavoz del ministerio ucraniano de Defensa, Oleksandr Motuzyanyk.

Tras revisar sus planes y retirar sus tropas de la región de Kiev y el norte de Ucrania, Moscú apunta ahora a la conquista total de Donbás. Los analistas creen que Putin, enfrentado a la feroz resistencia ucraniana, quiere asegurar una victoria en esta región antes del desfile militar del 9 de mayo en la Plaza Roja, que marca la victoria soviética sobre los nazis.

«La batalla por el Donbás durará varios días, y durante estos días nuestras ciudades podrían quedar completamente destruidas», pronosticó por su parte en Facebook Serguéi Gaidai, gobernador de la región de Lugansk, en el Donbás, llamando nuevamente a los civiles a abandonar la zona.

Según él, «el escenario de Mariúpol se puede repetir en la región de Lugansk». El viernes, un ataque con misiles rusos frente a la estación de Kramatorsk, en el este, mató a 57 personas, incluidos al menos cinco niños.

Mientras la población intenta huir de esta región, continúan los ataques aéreos y bombardeos en otras partes, como los del domingo en Járkov (este), la segunda ciudad de Ucrania, y en sus suburbios, que dejaron al menos 11 muertos, entre ellos un niño de 7 años, y 14 heridos, según las autoridades regionales.

Más apoyo occidental

Presidente ucraniano, Volodimir Zelenski en su visita a Bucha, zona de la masacre rusa.

Foto:

AFP PHOTO /UKRAINIAN PRESIDENTIAL PRESS

Volodimir Zelenski llamó a los occidentales a «seguir el ejemplo del Reino Unido», cuyo primer ministro, Boris Johnson, realizó una visita sorpresa a Ucrania el sábado, y les pidió que impongan «un embargo total a los hidrocarburos rusos».

Reunidos en Luxemburgo, los cancilleres de la Unión Europea (UE) estudiaron este lunes un sexto paquete de sanciones contra Moscú, que sin embargo no afectará las compras de petróleo y gas. El éxodo de empresas occidentales de Rusia continúa.

Este lunes, el banco francés Societe Generale se sumó a la lista de compañías que anunciaron el cese de sus actividades en el país desde la invasión de Ucrania.

Pocas horas después, el fabricante sueco de equipamiento para telecomunicaciones Ericsson anunció que suspendía sus actividades en Rusia, donde abastece a dos de los principales operadores de telefonía móvil.

Rusia y Ucrania representan menos del 2% de su facturación.

Separatistas prorrusos dicen haber conquistado el puerto 

El jefe de los separatistas prorrusos de Donetsk, en el este de Ucrania, afirmó el lunes que sus fuerzas conquistaron completamente el puerto de la ciudad estratégica de Mariúpol, en el sudeste, sitiada desde hace más de un mes.

«Con respecto al puerto de Mariúpol, ya está bajo nuestro control», dijo Denis Pushilin, en el canal ruso Pervy Kanal.

Por su parte el representante del ejército separatista, Eduard Basurin, citado por la agencia de noticias Ria-Novosti, afirmó que los últimos defensores ucranianos están ahora concentrados en las fábricas Azovstal y Azovmach.

Basurin había dicho por la mañana que el 80% del área portuaria había sido conquistada. Las fuerzas de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, participan en la ofensiva del Kremlin lanzada el 24 de febrero.

Desde hace más de un mes, el ejército ruso y los separatistas de Donetsk han sitiado Mariúpol, una ciudad a orillas del mar de Azov, donde han encontrado una feroz resistencia a pesar de intensos bombardeos y de la situación humanitaria catastrófica.

AFP

Más noticias