Preocupación en España: «Las sanciones a Rusia las acabaremos pagando las empresas, porque subirá el gas»

Preocupación en España: «Las sanciones a Rusia las acabaremos pagando las empresas, porque subirá el gas»

Las empresas españolas que exportan sus productos a Rusia y Ucrania ven con preocupación este jueves el conflicto que se ha desatado entre ambos países, piden a la Unión Europea que coordine con el resto de países las sanciones que vaya a imponer a Moscú y advierten de que el conflicto tendrá consecuencias muy negativas para España y sus empresas por la dependencia energética con el exterior.

«Las sanciones que le impongan a Rusia las acabaremos pagando las empresas porque nos acabaran subiendo el gas. Ahí jugamos en desventaja», ha lamentado Balbino Prieto, presidente de Nova Internacional y presidente de honor del Club de Exportadores durante la celebración del foro ‘EuropaNext: 2050’, en alusión a la necesidad de importar energía que tiene el país y el empobrecimiento que podría suponer un encarecimiento aún mayor del gas y el petróleo por el conflicto.

España «siempre ha tenido que jugar a Argelia y Marruecos. Si ahora se reabre el suministro de gas con el norte de África estaríamos en una etapa confortable, pero tenemos que seguir con gran atención todo esto», ha apuntado.

A nivel comercial, las exportaciones también podrían resentirse aunque éstas ya venían reduciéndose los últimos años. «Esta crisis no es una buena noticia para las empresas. Es cierto que se han venido resintiendo las exportaciones a Rusia y a Ucrania en los últimos años, con Rusia por ejemplo las exportaciones de alimentos han caído mucho», ha apuntado Prieto.

A día de hoy, las exportaciones a Rusia suponen un 0,7% del total del país y las dirigidas a Ucrania representan un 0,2%.

Respecto a las inversiones, el presidente del Club de Exportadores ha admitido que «no han sido exitosas». De hecho, «inversiones que han durado en el tiempo han tenido que abandonar el país por cuestiones políticas porque la seguridad jurídica brilla por su ausencia pese a que hay demasiada estabilidad política. Entrar a invertir allí los que más se atreven son los alemanes».

Marta Blanco, presidenta de CEOE Internacional, ha lamentado que «va a haber efectos directos y efectos inducidos» derivados del conflicto, y ha pedido «que haya coordinación dentro de la UE y fuera, con EEUU, Reino Unido, Japón a la hora de poner sanciones y que las sanciones sean claras y transparentes, que no estén sujetas a ningún tipo de interpretación, porque las empresas tienen que moverse en los mercados y es importante que haya claridad en las sanciones y sus efectos».

Ha coincidido con ella Inmaculada Riera, directora general de la Cámara de Comercio de España, quien ha pedido que la solución al conflicto venga «de la mano de Europa con una máxima coordinación y una respuesta común por parte europea».

«La estabilidad es fundamental. Habrá que ver el impacto indirecto y las sanciones que se pactan. Desde la Secretaria de Estado de Comercio acompañaremos a las empresas con información y a través de la oficina en Moscú intentando mitigar esos impactos para las empresas», ha prometido Elisa Carbonell, directora general de Internacionalización de Empresas de ICEX.

José Terreros, director general de IMEX Impulso Exterior, ha señalado que el conflicto supondrá un «freno al crecimiento económico» y ha pedido estar pendientes del impacto en las empresas españolas. «Es una desgracia, las exportaciones con Rusia que el año pasado superaron los 2.000 millones y las destinadas a Ucrania, que fueron de unos 630 millones, se van a ver afectadas en los próximos meses».