Puro rock&roll en la Caja Mágica: el punto con el que Alcaraz cerró su victoria sobre Djokovic

La victoria de Carlos Alcaraz sobre Novak Djokovic en el Mutua Madrid Open no sólo le permite entrar en la final del torneo madrileño, sino que también es el más joven en ganar a un número 1. 

Lo hizo con una valentía y un desparpajo que ya empieza a ser sello de la casa. Djokovic no pudo hacer nada y el público lo sabía: mucho antes de vibrar con el punto que cerró esta histórica semifinal ya habían alucinado con otros antes.

Después de más de tres horas y media de partido, Alcaraz demostró que a ganas no le podía ganar el serbio. Prueba de ello fue el punto con el que consumó la victoria.

Djokovic le había levantado dos bolas de partido. En el marcador, 5-6 en el ‘tie break’ a favor del pupilo de Juan Carlos Ferrero, que sacaba. Cinco botes, pelota al cielo y mirada a lo lejos. En la otra esquina, esperaba el gigantesco ‘Nole’ así que no podía hacer otra cosa que no fuera forzarle a sacar el revés al límite. 

Alcaraz se la jugó… y le salió bien: cuando recibió la pelota devuelta, sólo tuvo que cambiarla de sentido para ponerla en la otra punta de la cancha. 

Djokovic claudicaba, él levantaba los brazos (con Pablo Motos y los demás miembros de ‘El Hormiguero’ como invitados de la escena de fondo) y la grada de la pista Manolo Santana se volvía loca. Normal: acababan de ver historia.

Si la retransmisión televisiva ya deja claro que el público estaba gozando, desde la grada quedó aún más. Alcaraz es el nuevo ídolo del tenis español.