Putin: así prepararía a Rusia para una guerra con la Otán

Putin: así prepararía a Rusia para una guerra con la Otán

Tras iniciar la invasión en Ucrania, Putin ha asegurado en distintas ocasiones que si la Otán interfiere en sus planes en Ucrania puede tener graves consecuencias.

De hecho, la semana pasada, durante un discurso ante los legisladores rusos, el mandatario aseguró que cualquier país que represente «una amenaza estratégica para Rusia» puede esperar «ataques de represalia» que serían «rápidos como un rayo». Pero, ¿qué tan probable es que le declare una guerra?

(Lea también: Rusia: Putin responde sobre lo que puede pasar en la guerra el 9 de mayo)

Aunque aún no hay claridad de si el líder procedería a declararle una guerra a la Otán, expertos consultados por el medio estadounidense ‘Newsweek’ creen que el organismo internacional ya ‘cruzó la línea’ para que Putin justifique un ataque.

«Esta línea se ha cruzado todos los días, y no solo en lo que respecta al suministro de armas. El intercambio de inteligencia, el entrenamiento táctico, los voluntarios extranjeros, la ayuda humanitaria, las sanciones, incluso la publicación de noticias sobre víctimas civiles, podrían ser, y han sido, interpretados como una interferencia por parte de Moscú”, indicó Yuri Zhukov, profesor asociado de la Universidad de Michigan, para el medio mencionado.

De hecho, Sergei Ryabkov, viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, dijo previamente a la agencia de noticias del gobierno ‘Tass’ que el gobierno ruso consideraba como «objetivos militares legítimos» a los vehículos de Estados Unidos y la Otán que estaban en territorio ucraniano.

(Además: Inna Afinogenova, periodista de RT, reaparece en video y explica dónde está)

“La Otán esencialmente va a la guerra con Rusia a través de un representante y arma a ese representante. Guerra significa guerra”, aseguró Ryabkov.

Sin embargo, el profesor Zhukov afirmó que es «desconcertante» que Rusia todavía no haya respondido con más fuerza, «ya que hace mucho tiempo que se sentaron las bases políticas para tal escalada».

Incluso, el periódico británico ‘Financial Times’ aseguró que Putin, cuando dijo que tenía «las herramientas» para ataques de represalia, posiblemente se refería a un misil balístico con capacidad nuclear que había probado recientemente. 

El viceministro de Defensa ruso, Coronel General Alexander Fomin, el Viceministro de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa, Sergei Ryabkov, y el Secretario General de la Otán, Jens Stoltenberg.

Foto:

Olivier HOSLET / PISCINA / AFP

¿Cómo podría atacar Rusia?

Zhukov agregó que por ahora Rusia ha atacado con medidas económicas y señaló que, debido a que la impresión de la Otán es que probablemente las amenazas de Putin son «huecas», esto podría generar que el mandatario realice «un ataque limitado, tal vez contra centros logísticos o de entrenamiento en Polonia o en otros lugares».

Por otro lado, Michael Kimmage, exmiembro del personal de planificación de políticas del secretario en el Departamento de Estado, dijo para ‘Newsweek’ que cree que es probable que Rusia no ataque directamente a un miembro de la Otán en este momento, pero sí que comience a bombardear el flujo de armas hacia territorio ucraniano.

«Estas armas pueden cambiar el rumbo de la guerra», agregó Kimmage.

(Siga leyendo: Unión Europea propone prohibir el petróleo de Rusia por guerra en Ucrania

De igual manera, William Reno, profesor de ciencias políticas en la Universidad Northwestern, planteó que uno de los puntos importantes sería que Biden y los miembros de la Otán deliberen sobre «cómo responder» ante un ataque, pues este podría traer graves consecuencias.

«Cualquiera de los lados puede calcular mal, con resultados catastróficos. (…) Lo que está en juego incluye el principio de que la conquista es inaceptable, una base del orden mundial desde 1945», aseguró.

Y añadió: «Si se recompensa la conquista, ¿cuál es el destino de los países más débiles de África frente a los vecinos más fuertes? ¿Se impondría China sobre Taiwán? No queremos eso, así que pisemos el acelerador y sigamos conduciendo por la línea central».

ELTIEMPO.COM