¿Quién es el ministro de Francia que fue señalado de violación?

¿Quién es el ministro de Francia que fue señalado de violación?

El nuevo Gobierno de Emmanuel Macron quiso dejar claro este lunes que aplicará la «tolerancia cero» con los delincuentes sexuales y al mismo tiempo mantuvo en el cargo a un ministro al que dos mujeres acusan de haberlas violado, pero dejando su futuro en suspenso en función de lo que dicte la Justicia.

(Le podría interesar: Francia: Macron combina renovación y continuidad con su nuevo Gobierno)

«La Justicia es la única que puede y debe decidir», subrayó la portavoz del Gobierno, Olivia Grégoire, cuando se le preguntó en conferencia de prensa tras el primer Consejo de Ministros sobre si se va a mantener a Damien Abad como ministro de Solidaridad y de las Personas con Discapacidad.

(Le podría interesar: Francia: Élisabeth Borne reemplaza a Jean Castex como primera ministra)

La portavoz insistió en que por el momento no hay ningún procedimiento judicial abierto contra Abad y que, si bien una mujer presentó dos veces una denuncia, fue archivada en los dos casos, en 2012 y en 2017.

Este sábado el portal de información Médiapart publicó los testimonios de dos mujeres que lo acusan de violación -una de ellas la que formalizó la denuncia- y también que una asociación feminista había advertido al partido del presidente de esos hechos.

Sin embargo, Grégoire precisó que, según los elementos que tiene, «ningún miembro del Gobierno estaba al corriente» antes del nombramiento de Abad al frente de la cartera de Solidaridad.

También indicó que la nueva ministra, Élisabeth Borne, quiso mantener un encuentro ayer con él donde le recordó el compromiso del Gobierno y el suyo personal para luchar contra la violencia de género y también que actuará en función de las actuaciones judiciales.

La portavoz no quiso, en cualquier caso, adelantar si la simple apertura de una investigación judicial implicaría la salida de Abad del Gobierno o si en nombre de la presunción de inocencia habría que esperar a su inculpación o a su condena.Evitó hacerlo con el argumento de que no iba a entrar a comentar hipótesis.

⭕️ Damien Abad https://t.co/tYIvj33WxU pic.twitter.com/xI2ZDF1wwZ

— Instant Politique (@Instant_Pol)

May 20, 2022

Prefirió establecer una doctrina sobre los principios al repetir que «el Gobierno está del lado de las que, después de ser agredidas o acosadas, tienen el inmenso valor de hablar», pero también de las que se mantienen en silencio, y que trabajará para «liberar la palabra» y para que lleven sus casos ante la Justicia.

Abad se ha convertido en la primera piedra en el zapato del Ejecutivo formado por Macron tras su reelección el pasado 24 de abril para un nuevo mandato de cinco años.

Un Ejecutivo cuya gran prioridad en las próximas semanas es el poder adquisitivo con la vista puesta en las elecciones Legislativas del 12 y del 19 de junio en las que el presidente se juega conseguir o no una mayoría suficiente para aplicar su programa.

La concreción de esa gran urgencia es un proyecto de ley que se presentará antes de esos comicios para que pueda ser debatido en el Parlamento inmediatamente después y que incluirá medidas para mantener la congelación de los precios de la electricidad y del gas y para incitar a las empresas a que aumenten la remuneración de sus trabajadores.

‘Estado de shock’

La primera violación que se le reprocha remonta a 2010.
Según Mediapart, el político habría propuesto una copa de champaña en un bar un París a la presunta víctima, que actualmente tiene 41 años y que asegura que pudo ser «drogada».

«Y luego, ‘black-out’ total, hasta la mañana siguiente», atestigua esta mujer, que dice haberse despertado junto a él «en una habitación de hotel cercana al bar», «en ropa interior», en «profundo estado de shock y de asco».

La otra mujer lo acusa de haberla violado a principios de 2011.

Abad, al que conoció dos años antes, mantuvo una relación sexual con él una noche, primero de forma consentida y después forzada, marcada «por la falta de respeto, requerimiento e insistencia».

Esta última acudió a una comisaría en 2012 y denunció por «violación» en 2017.
Ambas denuncias se archivaron: la primera por la inacción de la denunciante, que no continuó con el proceso, y la segunda al no darse todos los elementos del delito, indicó la fiscalía de París.

«Rechazo con la mayor fuerza estas acusaciones», que «se refieren a actos o gestos que son sencillamente imposibles para mí por mi discapacidad», dijo Abad a la AFP, que padece artrogriposis, una enfermedad rara que bloque sus articulaciones y reduce su movilidad.

Emmanuel Macron, Presidente de Francia, durante su intervención frente al parlamente europeo.

Foto:

Ludovic MARIN / POOL / AFP

El movimiento #MeToo, que busca animar que las víctimas de agresiones sexuales, especialmente las mujeres, denuncien, ha sacudido en Francia en los últimos años el mundo del cine, del teatro, de las universidades, de los medios y de la política.

El caso de Abad recuerda al reciente de Taha Bouafs, de 25 años, quien renunció el 10 de mayo a ser candidato del frente de izquierdas en las elecciones legislativas del 12 y 19 de junio antes de que se hicieran públicas las acusaciones contra él por agresión sexual.

El revuelo creado también obligó a Jérôme Peyrat, de 59 años y condenado en septiembre de 2020 a una multa por violencia conyugal, a renunciar días después a su investidura por el partido de Macron, que, según los sondeos, lograría de nuevo una mayoría de diputados.

REDACCIÓN INTERNACIONAL
*Con información de Efe y AFP. 

Más noticias del mundo:

EE. UU. defenderá a Taiwán en caso de ataque, afirma Joe Biden
Juan Carlos I se reencuentra en Madrid con su hijo tras casi dos años
Recomendaciones del Reino Unido para evitar contagios de viruela del mono