Real Madrid y Liverpool vuelven a citarse en una final de Champions: desempate histórico en París

En la gran final de la Champions de París, el próximo 28 de mayo en el Stade de France, el Real Madrid se volverá a ver las caras con el Liverpool en uno de los grandes clásicos del fútbol continental. Dos equipos históricos que suman entre los dos 19 Copas de Europa en sus vitrinas (13 blancas y 6 rojas) y que, además, se han visto las caras recientemente, con el Madrid como triunfador.

Precisamente por ello, el Liverpool afrontará la final con ganas de revancha tras ser eliminado por el cuadro blanco en cuartos de final de la Champions la pasada temporada y, más doloroso todavía, tras haber perdido la final de 2018 ante el Madrid en el estadio Olímpico deKiev. 

Y los reds tienen argumentos para cobrarse la venganza porque se han convertido por méritos propios en uno de los equipos más temidos de Europa. Así lo demuestran las tres finales de la Liga de Campeones que han alcanzado en el último lustro (2018, 2019 y 2022).

El arquitecto de este poderoso Liverpool no es otro que Jürgen Klopp, que ha sabido construir un equipo rocoso, de gran fortaleza física y con un ataque letal. El técnico alemán, uno de los más cotizados del mundo, imprime además mucho carácter a su equipo y es un motivador nato. Prueba de ello es la arenga que soltó a sus jugadores en el descanso de la vuelta de semifinales en Villarreal y que reactivó a sus jugadores para lograr el pase a la final.

Sobre el césped, el egipcio Mohamed Salah es la gran estrella del equipo y la referencia en ataque, pero no está solo. A su lado, Sadio Mané, Diogo Jota o el colombiano Luis Díaz dan fe del enorme potencial en el área rival. En la medular, el internacional español Thiago Alcántara ha encontrado su lugar, escoltado por hombres como Fabinho, Henderson o Keita. Y Van Dijk es el líder de una zaga que ha ido mejorando.