Roger Federer, sobre la famosa final de Wimbledon 2008: "Con todos mis respetos hacia Nadal, habría sido mejor que ganara yo"

La rivalidad entre Rafa Nadal y Roger Federer marcó un antes y un después en el mundo del tenis y dejó algunos de los mejores partidos que se recuerdan. Uno de ellos fue, sin duda, la final de Wimbledon 2008, en la que finalmente ganó el español y el suizo acabó entre lágrimas.

Federer, que ha sido el maestro de ceremonias en la graduación de la Universidad de Dartmouth ha querido recordar ese momento y lo que supuso para él. «Yo he perdido y mucho. Una de las derrotas más importantes para mí fue en la final de Wimbledon 2008 que jugué contra Nadal. Muchos dicen que es el mejor partido de la historia. Con todo mis respetos hacia Rafa, pero creo que habría sido mejor si hubiera ganado yo», confesó y puso como ejemplo para explicar que en la vida, no todo van a ser victorias.

Una final en la que el suizo reaccionó tarde a la hora de remontar: «En 2008 buscaba mi sexto título consecutivo en Wimbledon, un récord, jugaba para hacer historia. Pero si miro atrás, siento que perdí desde el primer punto del partido. Miré tras la red y vi a un tipo que unas semanas antes me aplastó en tres sets en Roland Garros y pensé ‘este tipo tiene más hambre que yo'».

«Y finalmente logró ganar (Rafa Nadal) y quitarme el número uno. Pudo conmigo hasta el tercer set antes de que lo recordara: ‘¡Oye, amigo, eres el cinco veces campeón defensor! Y estás jugando en hierba. Ya sabes lo que tienes que hacer’. Pero reaccioné tarde y Rafa ganó, y fue muy merecido. Hay derrotas que duelen más que otras. Pero sabía lo que tenía que hacer: seguir trabajando y seguir compitiendo», continúa diciendo Federer.

Asimismo, el extenista también incidió en la importancia que tiene aprender a perder, algo que hace que uno se convierta en uno de los mejores: «En el tenis la perfección es imposible. De los 1.526 partidos que jugué en mi carrera gané el 80 %. Pero os quiero preguntar: ¿qué porcentaje de los puntos creéis que gané en esos partidos? Solo el 54%. Incluso los mejores tenistas ganan apenas más de la mitad de los puntos que juegan».