Rusia crea un movimiento patriótico infantil como en la era de la Unión Soviética

Rusia crea un movimiento patriótico infantil como en la era de la Unión Soviética

Von der Leyen «Putin utiliza la energía como un arma» En directo Guerra de Ucrania, última hora

La Duma rusa aprobó este miércoles la creación de un movimiento social y patriótico nacional para niños y jóvenes con el fin de consolidar la sociedad rusa en momentos en que Rusia combate contra Ucrania y se enfrenta a su mayor crisis con Occidente en las últimas décadas.

«La ley aprobada por los diputados de la Duma rusa en su tercera lectura prevé la creación de un movimiento nacional social y patriótico de niños y jóvenes», anunció el órgano legislativo ruso en un comunicado.

Según la Duma, este movimiento podrá estar integrado por menores de edad que estudien en los niveles primario, medio o superior, así como «otras personas establecidas por los estatutos de la organización», cuyo nombre todavía está por definir y será elegido por sus futuros miembros.

«El movimiento participará en la educación, orientación profesional, organización del esparcimiento de la nueva generación, la formación de los puntos de vista, la preparación de los jóvenes para su vida plena en la sociedad», afirmó la Duma rusa al marcar los objetivos principales de la organización.

La participación de los jóvenes y niños en este movimiento, que sería parecido a las organizaciones juveniles de la Unión Soviética, será voluntario, según los diputados.

«Ampliamos las posibilidades de participación en el movimiento. (…) Los consejos regionales de desarrollo del movimiento serán encabezados personalmente por los gobernadores», adelantó el diputado Artiom Metélev, presidente del Comité de Política Juvenil.

Según el diputado, la organización propondrá al presidente ruso, Vladímir Putin, encabezar el comité patrocinador del movimiento.

Los autores del proyecto de ley argumentaron que este movimiento «permitirá crear una política unificada de la educación de niños y jóvenes en los centros educativos, sistematizar el trabajo de todas las organizaciones, comunidades y clubes infantiles, amplificar sus resultados, consolidar e intensificar el apoyo a los menores».

El movimiento, que será financiado totalmente por el Estado, deberá permitir «la navegación a lo largo de todo el trabajo educativo que en la actualidad llevan a cabo diversas organizaciones sociales».