Sanciones contra Rusia exponen la discreta vida privada de Putin

Sanciones contra Rusia exponen la discreta vida privada de Putin

María y Katerina, las dos hijas del presidente ruso, Vladímir Putin, sancionadas hoy por Occidente, son el secreto mejor guardado del Kremlin. Su identidad nunca ha sido confirmada oficialmente, por lo que los propios rusos no saben ni cómo son ni a qué se dedican. 

Le podría interesar: Putin dice que suspenderá los contratos de gas si países no pagan en rublos

«Estoy orgulloso de ellas. Yo nunca discuto asuntos relacionados con mi familia. No se dedican ni a los negocios ni a la política. Simplemente viven su vida y lo hacen dignamente», dijo Putin en diciembre de 2015, en una de las contadísimas ocasiones en que aludió a sus descendientes.

Le podría interesar: Alexander Dugin, el ‘Rasputín’ que le habla al oído a Putin

La última foto de Putin con sus hijas data de 2002, durante unas vacaciones en la costa, y ambas están de espaldas. Desde entonces, María y Katerina han sido protegidas con especial celo por los servicios de seguridad rusos.

Se sabe que actualmente residen en Rusia y que desde 2014, cuando este país fue objeto de sanciones occidentales por la anexión de Crimea y su injerencia en el Donbás ucraniano, han viajado en varias ocasiones a países occidentales.

En 2021 ambas participaron en el Foro Económico de San Petersburgo, aunque como especialistas en sus ámbitos profesionales, no como hijas del jefe del Estado. Eso sí, su patronímico es Vladímirovna, es decir, hijas de Vladímir.

Mariya, la hija mayor de Vladimir Putin.

Foto:

ALEXANDER NEMENOV / AFP

Las hijas de Putin que son perseguidas por EE. UU.

Putin se casó en 1983 con Liudmila Shkrebneva, que trabajaba entonces como azafata de una línea regional en el enclave báltico de Kaliningrado.

Su primera hija, María, nació el 28 de abril de 1985 en la antigua Leningrado, actual San Petersburgo. Luego la pareja se mudó a Dresde, donde Putin trabajó para el KGB. De hecho, su segunda hija, Katerina, nació en esa ciudad de la República Democrática Alemana el 31 de agosto de 1986.

Regresaron a la URSS en 1990, un año antes de la desintegración del Estado totalitario. Después de más de un lustro en la antigua capital zarista, en 1996 se trasladaron a Moscú, donde Putin trabajó en la Administración presidencial.

Aunque era un secreto a voces que ya no vivían juntos, Putin y Liudmila no anunciaron su separación hasta junio de 2013. 

En 2017 Putin desveló que tenía dos nietos, uno de los cuales supuestamente acababa
de nacer, aunque no confirmó el nombre de los padres.

«Mis hijas dan los primeros pasos en sus carreras, pero ya han logrado algunos éxitos. Considero que cada persona tiene derecho a su propio destino. Mis hijas nunca fueron niñas estrellas y nunca les gustó ser el centro de los focos», dijo el presidente.

María, la hija mayor del presidente ruso

María, de 36 años, utiliza el apellido Vorontsova. Se licenció en biología en San Petersburgo y en medicina en una universidad de Moscú.

Médica endocrinóloga de profesión, es políglota (inglés, francés, alemán y neerlandés) y ha salido varias veces en televisión hablando sobre enfermedades genéticas infantiles, según la prensa occidental.

Casada con el empresario holandés Yorritt Fassen, que llegó en 2006 a Rusia para trabajar en el consorcio gasístico Gazprom, la hija mayor de Putin vivió, según la prensa, en la ciudad de Voorschoten, en el sur de Holanda.

Según los medios, el matrimonio tuvo que abandonar suelo holandés tras el derribo en julio de 2014 en el este de Ucrania del avión de Malaysian Airlines con 298 personas abordo, en su mayoría holandesas, de lo que Occidente acusa a los separatistas prorrusos.

Actualmente, María Vorontsova es accionista de la compañía Nomeko (Nueva Compañía Médica), que se dedica a la construcción de instalaciones médicas, incluido un centro oncológico en San Petersburgo.

Katerina, la hija menor de Putin

Katerina, de 35 años, utiliza el apellido Tíjonova. En 2018 el Gobierno estadounidense la identificó como hija menor del jefe del Kremlin.

Se licenció por la Universidad Estatal de Moscú, donde ejerce desde hace varios años como directora del Centro Nacional de Reserva Intelectual, conocido como Innopraktica.

Estuvo casada con el empresario Kiril Shamálov, con el que vivió en la localidad francesa de Biarritz, tras lo que se separaron en 2018, según la prensa.

Tíjonova se dedica a investigaciones relacionadas con la inteligencia artificial, en los últimos años uno de los temas preferidos de su padre, y también a desarrollar proyectos de tecnologías punta vinculados con la principal universidad moscovita.

También es conocida por su afición a las competiciones de baile moderno (rock) en pareja. Participó en varios campeonatos nacionales, europeos y mundiales, y un vídeo con su actuación circula por Youtube.

Supuestas hijas por fuera del matrimonio

En 2020, el portal de investigaciones Proekt, declarado indeseable por las autoridades al año siguiente, emitió un amplio reportaje sobre la existencia de una supuesta tercera hija de Putin.

Según dicha investigación, Putin habría mantenido una relación sentimental con Svetlana Krivonóguij, quien ahora sería una de los accionistas del banco Rusia, vinculado con el entorno más cercano al jefe del Kremlin, y tendría propiedades por más de 100 millones de dólares.

Fruto de dicha relación, según Proekt, habría nacido una niña en 2003, cuando Putin ya estaba al mando del Kremlin, hija (Elizaveta) que guardaría un gran parecido con el presidente.

El nombre de Krivonóguij se mencionaba en los Papeles de Pandora publicados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación sobre actividades financieras cuestionables de funcionarios y oligarcas cercanos al Kremlin.

Reino Unido también adopta sanciones

El Reino Unido anunció el viernes sanciones a las hijas del presidente ruso, Vladimir Putin, y de su ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, atacando el «fastuoso tren de vida del círculo cercano al Kremlin», en respuesta a la invasión rusa de Ucrania.

Katerina Tikhonova y Maria Vorontsova, hijas de Putin, y Yekaterina Vinokurova, hija de Lavrov, tienen ahora prohibida la entrada en el Reino Unido, donde se congelarán sus activos, precisó el ministerio británico de Relaciones Exteriores.

Washington y Bruselas ya habían tomado medidas similares contra las hijas del presidente ruso. Por su parte, el Reino Unido ya había sancionado también a Polina Kovaleva, hija de la supuesta amante de larga data de Lavrov.

Juntos, estamos apretando las tuercas a la maquinaria bélica de Rusia, cortando las fuentes de dinero de Putin.

Asesgurando que todas las sanciones decididas hasta ahora provocarán una crisis económica en Rusia sin precedentes desde la caída de la Unión Soviética, la jefa de la diplomacia británica consideró que aún deben aprobarse más.

«En el G7, estamos trabajando con nuestros socios para poner fin al consumo de la energía rusa y golpear aún más la capacidad de Putin para financiar su invasión ilegal e injustificada de Ucrania», afirmó Liz Truss, citada en el comunicado.

El Reino Unido ha sancionado a más de 1.200 personas y empresas -entre ellas 76 oligarcas- desde que comenzó la ofensiva militar rusa el 24 de febrero.

Más noticias del mundo:

Elecciones en Francia: los polémicos candidatos que buscan gobernar al país
EE. UU. acelera expulsión de colombianos detenidos en frontera
Pedro Castillo y Congreso de Perú no llegan a acuerdo tras reunión