Servicio de emergencia británico ayuda a una mujer canadiense que se comunicó por error con la policía del otro lado del Atlántico

Servicio de emergencia británico ayuda a una mujer canadiense que se comunicó por error con la policía del otro lado del Atlántico

Al darse cuenta de que la mujer quería ponerse en contacto con otro servicio de emergencia, los policías británicos avisaron sus homólogos canadienses, que llegaron inmediatamente al lugar del crimen.

Unos despachadores del número de emergencias 911 de la ciudad de Durham, en el norte de Inglaterra, han ayudado a rescatar a una mujer que fue atacada en su casa en Canadá, después de que la víctima se pusiera en contacto por error con el servicio de emergencia de una ciudad homónima al otro lado del Atlántico, informó la Policía de Durham este viernes.

El servicio de emergencia británico recibió este miércoles una petición de ayuda a través del chat en línea. La conexión se cortó, pero al darse cuenta de que la mujer, en cuya casa en Durham, Canadá, intentaba entrar un intruso, quería ponerse en contacto con los funcionarios policiales del otro país, los despachadores avisaron a los agentes del Servicio de Policía Regional de Durham, en Ontario.

Agentes canadienses acudieron a la casa de la víctima, donde encontraron a un hombre de 35 años. El sospechoso intentó huir, pero fue atrapado en un patio vecino. Al oponer resistencia durante la detención, fue reducido con una pistola eléctrica. El hombre ha sido acusado de varios delitos: allanamiento de morada, agresión, privación de libertad por la fuerza e incumplimiento de una orden judicial.

La mujer rescatada ha recibido tratamiento médico y su vida no corre peligro. 

La inspectora Andrea Arthur, jefa de la sala de control, dijo: «Si podemos ayudar a rescatar a una víctima vulnerable que está en peligro, independientemente de dónde viva, haremos todo lo posible para ayudarle».

Por su parte, el inspector de la Policía Regional de Durham de Canadá, Paul Hallett, dijo que se trata «de un éxito de la cooperación internacional entre dos centros de comunicación policial separados por grandes distancias».