Simeone se sincera en ‘El hormiguero’: «Lo mío con el fútbol es una pasión que después se convierte en obsesión»

Diego Simeone acudió a El hormiguero a presentar su documental Simeone: vivir la vida partido a partido, además de a repasar la actualidad del Atlético de Madrid y hablar de su vida más allá del fútbol.

El entrenador rojiblanco es el protagonista del nuevo documental de Prime Video que se estrenó el pasado 26 de enero en la plataforma de Amazon. Se trata de seis capítulos en los que se repasan los momentos más importantes de la vida profesional de Simeone y su trayectoria hasta sentarse y triunfar en el banquillo del Atlético de Madrid.

El técnico más laureado de la historia del Atlético de Madrid. En club colchonero ha conseguido un total de ocho títulos, incluida la liga de 2021, y pese a todo confesó que «lo mío con el fútbol es pasión que después se convierte en obsesión». Precisamente eso es lo que intenta contar en el documental. «La idea es mostrar algo que siempre declaré que no me gustaba, pero que a partir de los 50 años hay que mostrarle al público que hay una persona que pasó por unas etapas con las que se verán identificadas. Intentamos transmitir con simpleza porque la vida va por ese lado».

Simeone dejó claro que para él hay diferentes escenarios y eso afecta en casa. «Mi mujer sabe que si ganamos se come fuera y si se pierde o empata se come en casa», bromea. «Si uno no sabe sufrir la derrota, no sabe festejar la victoria. Perder o empatar no es igual que ganar».

‘Cholismo’ como filosofía de vida

Pablo Motos sacó a colación el término ‘Cholismo’, que el propio Simeone definió. «No lo identifico como una religión. Se generó en base a la ayuda de un grandísimo club para poder trasmitir una idea. A través del sentimiento pudimos conocer al club y a la gente», explicó.

El Cholo se definió como jefe del vestuario y sorprendió a muchos. «Escucho mucho. Es la mejor manera de aprender. Elegimos el coche en el que ir, pero el camino lo hacen ellos. Nosotros [los entrenadores] nos equivocamos, pero es parte del camino. Hay que encontrar a los futbolistas que tienen conexión con lo que crees», confesó. «No me enfado nunca. No, en serio. Soy bastante conciliador, aunque no me crean».

Además dejó claro que los jugadores ‘gallitos’ son los que más le gustan. «Los rebeldes me encantan porque son los que al final te terminan dando mucho más. Son los que más se enojan y protestan, pero al final te terminan dando muchísimo. Es una manera de dar y recibir», expresó el técnico, que al mismo tiempo explicó que hay que saber dónde están los límites. «La palabra amistad es compleja. La mejor manera de ocupar bien los lugares es saber que hay un espacio que tenemos que respetar. Yo soy entrenador y ellos jugadores. Si logramos mantener ese lugar, vale todo. Nos lo podemos decir todo«.

De Ramos a Maradona, pasando por Jesús Gil

A continuación, Pablo Motos fue sacando a relucir diferentes nombres propios del fútbol y Simeone no se escondió a la hora de hablar de todos y cada uno de ellos. Aunque antes le recordó que estuvo cerca de fichar por el Real Madrid cuando era jugador. «Tengo una memoria selectiva. Me acuerdo de las cosas importantes y de esto no me acuerdo», bromeó Simeone.

Sobre Sergio Ramos y el gol de Lisboa, el Cholo fue muy sincero. «Fue un golazo. Hay cosas que no se pueden solucionar pese a que uno lo intenta porque en el otro lado son muy buenos», se resignó. «Tengo admiración por él como futbolista. Le ha dado la vida al rival y tenemos admiración por el futbolista que es».

Al hablar de David Beckham y la famosa expulsión que provocó en el por entonces jugador del Real Madrid, Simeone sacó su versión más bromista. «No le expulsaron por mi culpa. Vos viste la patada que me pegó. Fue tremendo», contestó de forma jocosa. «Las personas somos susceptibles y hay veces que no hace falta lastimar. Él estaba explotando en Inglaterra, jugando muy bien, era lindo, tenía facha… Todo no podía ser. Yo como era menos susceptible, pues se me dio la oportunidad… Creo que le sacaron roja», recuerda con buen humor.

También habló sobre Jesús Gil y su relación con el que fuera presidente del Atlético de Madrid cuando llegó al club. «Le quise mucho. Me llevé muy bien hasta que en mi primera temporada el equipo estaba mal y no ganábamos«, recuerda. «Con Jesús era durísimo. Explotaba de la peor manera contra quien fuera. En unas declaraciones hizo una crítica muy dura hacia mí. Le contesté y dije que el respeto no me lo faltaba ni mi padre. La semana siguiente vino y me dijo ‘ole sus declaraciones, pero ahora vaya ahí adentro y demuéstrelo’».

Cuando apareció el nombre de Maradona, el técnico se puso un poco más sentimental. «Siempre fue una persona admirada y querida. Es muy difícil encontrar un compañero de vestuario que diga algo malo de él«, comentó. «Jugar en el mismo equipo que él… A mí me gustaba ir para el área y me decía que me quedase atrás. Una vez pateé desde 30 metros y me dijo, ‘Cholo, ¿alguna vez hiciste gol desde ahí?’. Le dije que no y me contestó ‘¿y para qué pateas desde ahí?’», cuenta con cariño el Cholo. «Los que tuvimos la suerte de estar con él no creemos que está muerto. Creemos que debe estar dando vueltas por ahí mirándonos desde algún lado«.

Jugador leñero, pero concienciado

Simeone tampoco se escondió cuando Pablo Motos le etiquetó como jugador «cañero» y un poco leñero. «A veces podía llegar tarde. Es según la cantidad de cosas que uno quiere ver. Era mediocampista y tenía que pasar por el medio. Había que dejar peaje. Cada momento de los que jugaba, la pelota era todo», reconoció.

En ese mismo momento, y como no podía ser de otra forma, salió a relucir el famoso pisotón a Julen Guerrero. «Lo peor es clavarle los tacos a un futbolista. Ahí la cagaste y sabes que la cagaste, pero no todos somos perfectos«, se confesó el Cholo. «Después de lo que hice, era el peor del mundo. Es verdad que estuve mal y lo acepté. Y cuando me pasó a mí dije que no pasaba nada y que todo quedaba dentro del fútbol».

¿Y la retirada para cuándo?

Por último, Motos hizo la pregunta que menos gustó al entrenador, refiriéndose a su futura retirada de los banquillos. Una cuestión que Simeone manejó muy a su manera. «Siempre me guio por lo que siento energéticamente. Mientras yo sienta energía, que la gente está bien, que yo estoy fuerte… Para adelante siempre. Cuando las cosas no van como yo quiera, no pasa nada. La vida continúa». Entonces el presentador insistió en cuándo será el momento de retirarse, a lo que el Cholo, con una sonrisa de oreja a oreja contestó con un lapidario «no te voy a contestar».