Sin ojos ni dientes: el final que sufrió un terrorista que puso una bomba

Sin ojos ni dientes: el final que sufrió un terrorista que puso una bomba

José María Salgado o ‘Pepe’, como era conocido por todos sus allegados, tenía 21 años cuando, haciéndose pasar por policía, puso una bomba en el comedor de Superintendencia de la Policía Federal, que provocó una de las masacres más grandes en Argentina.

Aparentemente y por el testimonio de personas que sobrevivieron al suceso, ‘Pepe’ entró a la cafetería el 2 de julio de 1976 y pidió que le sirvieran almuerzo.

Minutos después se paró como si fuera a saludar a alguien fuera del recinto, pero dejó sus pertenencias en el lugar, entre ellas la mochila en la que se encontraba la bomba.

¿Quién fue José María Salgado?

Nació en Buenos Aires, Argentina, en 1955, en una familia de clase media alta. Su padre era abogado de alto reconocimiento en la ciudad y él, Salgado, creció en una familia católica muy partícipe de la iglesia.

‘Pepe’, antes de involucrarse en la Juventud Peronista, se podría describir como un joven católico, conservador, ‘boy scout’, de familia y casero.

Por lo que recoge el escritor y periodista Ceferino Reato en el libro ‘Masacre en el comedor’, su padre, su abuelo y su tío siempre fueron antiperonistas -no seguían a Juan Perón, expresidente de Argentina- pero ‘Pepe’ y sus hermanos, quienes ocupaba el puesto de la mitad, sí eran peronistas.

(Le recomendamos: En fotos: dentro de la casa de uno de los asesinos seriales más temidos). 

José María Salgado, Pepe, Sergio o Daniel, el agente de 21 años que colocó la poderosa bomba vietnamita que voló el comedor de la Superintendencia de Seguridad Federal en 1976. Ceferino Reato pic.twitter.com/sH3BHYrNzI

— Julioac13 (Cuenta Nueva) (@Julioac13)

March 28, 2022

Sin embargo, ‘Pepe’ fue el único que escogió la lucha armada, los demás se limitaron a las creencias. Por lo que comenta su familia en el relato que recogió el periodista en el libro, todos estaban sorprendidos con la repentina ferocidad con la que ‘Pepe’ defendía sus acciones.

Para 1974, las personas a su alrededor comenzaron a notar estos cambios en su personalidad y sus pensamientos.

Mientras cruzaba su carrera de Ingeniería conoció a personas con las cuales se metió más en la causa peronista.

Primero fue una novia llamada Mirta Noemí Castro, con la que más adelante tendría un hijo que no alcanzaría a conocer, y después el escritor Rodolfo Walsh, quien fue un personaje clave para lo que ocurriría años más adelante.

Fue Walsh, según lo que reportó Reato, el que lo incorporó al servicio de Inteligencia e Información de Montoneros -un grupo terrorista que seguía a Perón-. Desde allí, ‘Pepe’ fue cada vez menos parte de su grupo de estudio de Ingeniería y más de la causa revolucionaria.

(Siga leyendo: ‘El Pozolero’, el cruel criminal que disolvió más de 300 personas en ácido). 

El atentado

La bomba mató a 23 personas y dejó a 110 heridas. Aparentemente, el objetivo del ataque era debilitar a la policía, acabando con personas que ocuparan altos mandos.

Sin embargo, entre todas las víctimas sólo había dos oficiales y ni siquiera estaban en rangos altos.

La gran mayoría de las personas que ese día perdieron su vida eran funcionarios de otras partes de la Policía Federal, incluso había una civil que estaba visitando a una amiga.

A 45 años del atentado de Montoneros al comedor de la Policía Federal: 9 kilos de explosivos y 24 muertos sin justicia

La bomba fue colocada por José María “Pepe” Salgado y detonó a las 13.20 del 2 de julio de 1976 en la Superintendencia de Seguridad. pic.twitter.com/dnEcoQetL0

— Carlos Pellegrini (@pichichaje)

July 2, 2021

Aparentemente, los altos mandos no almorzaban allí, sino que iban a otros restaurantes de la zona.

Los cuerpos de las víctimas quedaron irreconocibles, mayormente incinerados. Esta fue considerada la masacre más violenta que hubo en Argentina por muchos años.

Según comentó Reato en una entrevista con el medio ‘Infobae’, ‘Pepe’ solo fue el autor material de la bomba. Según el periodista, “él (Walsh) fue el que diseñó la operación”.

Hoy se cumplen 45 años de impunidad dl principal atentado terrorista de los 70. Hecho x Montoneros, ideado x Walsh y Verbitsky asesinaron a 24 Inocentes e hirieron a 66. La bomba en el Comedor de la Policía Federal detonó mientras la gente almorzaba en 1 crimen con total alevosía pic.twitter.com/umEFNcRlWN

— Victoria Villarruel (@VickyVillarruel)

July 2, 2021

(Le sugerimos: El terrible ataque caníbal que dejó ciega a víctima y conmocionó al mundo). 

Policía anuncia la muerte de ‘Pepe’

El 12 de marzo de 1977, ‘Pepe’ fue detenido en vía pública por civiles. Su familia llegó a pensar que había sido secuestrado.

La información “oficial” que tuvieron apareció en varios periódicos el 3 de junio de ese mismo año, en el cual anunciaban que, aparentemente, “tres subversivos habían sido abatidos en un enfrentamiento”, entre ellos ‘Pepe’, a quien también acusaban de haber puesto la bomba.

Según lo que afirmó la policía en un comunicado del momento y que recoge Reato en su libro: “La detención intentada tenía relación con la culminación de una larga investigación efectuada por la Policía Federal en procura de determinar la autoría de la voladura del comedor de la Superintendencia de Seguridad Federal”.

Además, se aseguraba de que los dos “guerrilleros” habían muerto en medio de un enfrentamiento con las “Fuerzas Legales”.

(Siga leyendo: La historia de la mujer que se convirtió en asesina serial a sus 80 años). 

‘Pepe’, su verdadera muerte y tortura

Aparentemente, ‘Pepe’ fue llevado a la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma) que, por esos años de violencia en Argentina, se utilizó como un centro clandestino de detención y tortura.

Allí duró aproximadamente dos meses y, aparentemente, después fue entregado a la Policía Federal.

Las torturas por las que pasó solo se pueden intuir por las condiciones en las que estaba su cuerpo en la morgue. “Los dientes habían sido arrancados con una pinza o una tenaza y las órbitas de los ojos vaciadas, posiblemente con una cuchara”, describe Reato.

Además, las manos y la cabeza mostraban señales de haber sido amarradas con cables de acero, Reato asume que “para que no se moviera durante esos tormentos”.

La ESMA se convirtió en un centro clandestino de detención y tortura. 

Foto:

iStock

Casi dos meses después de su muerte, su madre pudo por fin recuperar su cuerpo. La mujer notó moretones en brazos y manos, pero no le permitieron revisar completamente a su hijo.

Después se enteró de que eran “cicatrices de quemaduras de picana eléctrica”, como recuerda en el relato del periodista.

Según datos de la morgue, ‘Pepe Salgado’ habría llegado con vida a la calle donde en enfrentamientos con la policía habría recibido diez heridas de bala, las cuales le causaron la muerte.

Más noticias 

– El asesino de ‘hippies’ que usaba la identidad de sus víctimas para escapar

– En fotos: dentro de la casa de uno de los asesinos seriales más temidos

Las misteriosas y trágicas muertes que le atribuyen a tumba de Tutankamón

– Estuvo con la CIA, fue narco, informante y lo mataron por orden de Escobar

Tendencias EL TIEMPO