Sospechoso hat-trick en propia puerta en el fútbol femenino: ¿un ‘tierra trágame’ o hay apuestas detrás?

Sospechoso hat-trick en propia puerta en el fútbol femenino: ¿un ‘tierra trágame’ o hay apuestas detrás?

La selección de Estados Unidos de fútbol femenino se impuso por un claro 5-0 a la de Nueva Zelanda, en un encuentro que decidió la ‘She Believes Cup’, uno de los torneos ya clásicos de estas fechas. Hasta aquí no habría mucha más historia que contar, sino fuera porque la autora de los tres primeros tantos estadounidenses fue la misma futbolista y era una rival.

Meikayla Moore, defensa neozelandesa del Liverpool, concedió tres goles en propia puerta en apenas media hora. Sus compañeras no se lo creían, sus rivales aún menos y ella se desesperaba (acabó llorando en el banquillo). No es para menos, ya que posiblemente sea su peor día como futbolista profesional: tres goles en propia puerta en 35 minutos.

El primer tanto llegó en el minuto cuatro. Sophia Smith centró un balón al área y Moore salió al corte, con tan mala fortuna que tocó la pelota lo justo para meterlo en su portería. En la siguiente jugada, apenas un minuto después, Sofía Huerta metió un balón a la olla y, de nuevo, Moore lo despejó… mal: cabezazo y directo a la portería. Casi fue de rebote.

Tardó media hora en volver a ser protagonista, y este ya levantó algunas sospechas. Si marcarse un gol en propia puerta ya es poco común, mucho menos lo es marcarse dos. Pero el tercero, que fue un centro raso de Pugh que remató Moore a portería vacía cuando podía despejar relativamente fácil, hizo que el ‘run-run’ empezase a circular: ¿hay apuestas tras esta noche para olvidar?

La goleada estadounidense la completaron Ashley Hatch en el minuto 51 y Mallory Pugh, ya en el descuento y con todo decidido. En estos dos últimos no intervino Moore… por suerte para su equipo.