Talibanes obligan a todas las mujeres a cubrir su cuerpo de pies a cabeza

Talibanes obligan a todas las mujeres a cubrir su cuerpo de pies a cabeza

Una decena de afganas, la mayoría con el rostro descubierto, protestaron este martes en las calles de Kabul contra la decisión de los talibanes de tornar obligatorio el uso del velo integral en público para las mujeres.

«¡Justicia, justicia! El burka no es nuestro», clamaron las manifestantes, que lograron caminar unos 200 metros antes de ser dispersadas en calma por los talibanes, que instaron a la prensa a marcharse.

(Lea también: Claves de la diáspora de colombianos que arriesgan su vida por ‘El Hueco’)

Las últimas restricciones de los talibanes a los derechos de las mujeres basadas en su fundamentalista interpretación del islam han desatado la indignación en Afganistán y entre la comunidad internacional.

El sábado, el gobierno publicó un decreto, aprobado por el jefe supremo de los talibanes y de Afganistán, Hibatullah Akhundzada, que ordena a las mujeres cubrirse de pies a cabeza, rostro incluido, cuando estén en público.
Los talibanes indicaron que, en nombre de la tradición, preferían el burka, velo integral normalmente de color azul que tapa integralmente a las mujeres y deja una rejilla a la altura de los ojos. Pero explicaron que otros velos, que dejen solo descubiertos los ojos también serán tolerados.

(Le puede interesar: Guerra en Ucrania ya deja al menos ocho millones de desplazados internos)

Mujeres protestan por ley que las obliga a usar velo islámico.

Foto:

EFE

Si las afganas no siguen la norma, que en el caso de las funcionarias implica un despido fulminante, las fuerzas de seguridad deben informar primero a un tutor o miembro masculino del hogar.

Si persisten, este será llamado a declarar, podrá «ser detenido por tres días» y «entregado a los tribunales para recibir su castigo» como última instancia.

Los talibanes han impuesto su restrictiva visión del velo islámico desde el pasado agosto, pero la orden del Ministerio de la Virtud fue publicada el pasado sábado.

(Además: Mujer de 23 años murió: no abrió su paracaídas a 1.000 metros de altura)

También pidieron a las mujeres que, si no tienen ninguna razón imperiosa de salir, «se queden en casa».

La exclusión de las mujeres en la vida diaria va más allá de la imposición del velo, ya que los talibanes han prohibido a las adolescentes asistir a las escuelas, han impuesto la segregación por sexos en lugares públicos o han vetado a las mujeres a que viajen sin acompañante masculino en trayectos largos.

Mujeres protestan por ley que las obliga a usar velo islámico.

Foto:

EFE

«Queremos vivir como seres humanos, no como animales, encerradas en un rincón de las casas», dijo públicamente una de las manifestantes, Saira Sama Alimyar.

«No toméis a las mujeres rehenes» o «mi hiyab, mi elección, dejadnos respirar» fueron algunos de los eslóganes coreados en la capital afgana este martes, por segundo día consecutivo, por varias manifestantes.

También las estudiantes universitarias han criticado la orden que impone el burka, el tipo preferido de hiyab para los tailbanes.

«Llevamos el hiyab, está bien. Pero es nuestro derecho decidir el tipo de hiyab o el color», señaló a Efe Samira Noorzai, una estudiante.

En Kabul, el decreto talibán no surtió efecto de manera inmediata y muchas mujeres continúan caminando por la calle con el rostro descubierto.

(Vea también: La travesía de una pareja y su bebé para migrar ilegalmente a EE. UU.)

Estas nuevas restricciones, denunciadas por la ONU y Estados Unidos, confirman la radicalización de los talibanes, que se hicieron con el poder a mediados de agosto. Inicialmente trataron de mostrar un rostro más abierto que durante su precedente gobierno, entre 1996 y 2001, cuando privaron a las mujeres de todos sus derechos e impusieron el burka.

Desde que los talibanes dejaron el poder en 2001 y hasta la salida de las últimas tropas extranjeras el año pasado, las afganas volvieron a estudiar y se integraron en el mercado laboral, pese a que el país siguió siendo muy conservador.

Pero la realidad fue que desde agosto, los islamistas excluyeron progresivamente a las mujeres de los empleos en el sector público, les prohibieron ir a la escuela secundaria y restringieron su derecho a desplazarse.

Numerosas militares fueron detenidas, algunas durante semanas, y las manifestaciones se convirtieron en un hecho raro.

REDACCIÓN INTERNACIONAL*
*Con información de EFE y AFP

Más noticias

Ecuador vive nuevo baño de sangre tras masacre de presos

Diosdado Cabello pide que no ‘asesinen’ a Gustavo Petro

Príncipe Carlos reemplaza a la reina Isabel ante el Parlamento británico