¿Tienen ‘truco’ los brókers hipotecarios que no cobran al cliente?

¿Tienen ‘truco’ los brókers hipotecarios que no cobran al cliente?

La transformación digital sigue revolucionando el sector hipotecario, ahora con la entrada de un nuevo actor estratégico: las llamadas empresas hipotech. Se trata de agencias de brókers hipotecarios que operan a través de Internet, especializadas en captar clientes para los bancos y conseguir hipotecas ajustadas al perfil de las personas que las contratan. A diferencia de los intermediarios financieros tradicionales, la mayoría de estas compañías no cobra ni un solo euro a las personas que contratan sus servicios.

Pero, ¿cómo logran sobrevivir estas empresas? Su negocio se apoya en los bancos, de quienes cobran comisiones si el cliente firma una de sus hipotecas (los brókers de pago también operan de esa manera). Según los analistas del comparador financiero HelpMyCash.com, la gran diferencia entre estos intermediarios y los tradicionales es que, mientras los de pago acompañan al cliente hasta la firma de la hipoteca, los gratuitos se centran en seleccionar los mejores préstamos posibles para que el solicitante los contrata.

La forma de trabajar de la mayoría de las agencias gratuitas es muy similar. En primer lugar, piden al cliente que rellene un formulario online con sus datos personales y financieros. Con esta información, la empresa analiza el perfil del cliente y le devuelve una lista de las hipotecas que más se ajustan a su situación económica y necesidades. Algunas compañías hipotech también tienen acuerdos con bancos para ofrecer condiciones especiales a los solicitantes premium.

Ahí termina el servicio de un bróker gratuito. Una vez seleccionadas las hipotecas más adecuadas, el cliente es quien debe tramitar la solicitud con los bancos que le interesan, aclaran desde HelpMyCash. La empresa hipotech no negocia posteriormente con las entidades para conseguir mejores condiciones, algo que sí hacen los intermediarios de pago.

Recurrir a un bróker gratuito, por lo tanto, conviene a una persona con un perfil solvente que quiere conocer de primera mano qué bancos le pueden ofrecer unas buenas condiciones. En cambio, no es la opción más recomendable para aquellos clientes que necesitan negociar una financiación por encima del 80% habitual o conseguir condiciones específicas. Por ejemplo, jóvenes con pocos ahorros o personas con poca antigüedad laboral que tienen que aportar un aval para dar más seguridad a la operación.

Los servicios de un bróker de pago se adaptan mejor a los clientes que necesitan hipotecas más complicadas de conseguir. Por su gran conocimiento sobre cómo funciona el mercado hipotecario, estos intermediarios saben qué bancos conceden préstamos hipotecarios para personas con pocos ahorros o con menos estabilidad laboral que el solicitante estándar.

Se encargan de negociar con varias entidades a la vez para conseguir las mejores condiciones posibles. Por ello, también son una opción a tener en cuenta por parte de aquellas personas que, a pesar de tener una situación financiera solvente, quieren contratar una hipoteca más barata que la que podrían obtener por su cuenta. Una vez recopiladas las ofertas negociadas de diversos bancos, el bróker de pago se las presenta a su cliente, que puede decidir libremente si se decanta por alguna o si las rechaza todas.

Las tarifas de estos brókers pueden variar de una empresa a otra, pero sus honorarios suelen costar entre un 1% y un 5% sobre el importe de la hipoteca conseguida. Cabe destacar que solo se paga si se firma el préstamo: en caso de que el cliente no contrate uno de los créditos obtenidos por el intermediario, no tendrá que desembolsar ni un solo euro por el servicio prestado.

Contratar los servicios de un bróker, ya sea gratuito o de pago, puede ser una buena manera de encontrar hipotecas atractivas. Es recomendable que el cliente también explore otras opciones por su cuenta. Según HelpMyCash, la ley le permite solicitar una hipoteca a los bancos con los que el intermediario no haya contactado.

Si el cliente encuentra una hipoteca mejor en otro banco, puede contratarla y rechazar las ofertas detectadas por el bróker. En caso de que el intermediario sea de pago, no habrá que abonar sus honorarios porque no se habrá firmado el préstamo seleccionado por este.