Todo lo que no sabías de Alcaraz: aficiones compartidas con Nadal, balance positivo contra el ‘top ten’ y un cambio físico brutal

Carlos Alcaraz no para de romper moldes en el mundo del tenis. El murciano, tras conquistar su primer Conde de Godó, se colocará entre los diez mejores del mundo este lunes. Concretamente, será el número nueve del ránking.

Pese a lo conocido que se está haciendo el joven de tan sólo 18 años, todavía hay facetas desconocidas de su día a día. Creciendo a pasos agigantados, os descubrimos algunas características que no todo el mundo conoce del diamante en bruto del tenis español.

Afición compartida con Nadal

Rafa Nadal es uno de los ídolos a seguir del propio Carlos Alcaraz. El chico de El Palmar está en proceso de recoger el testigo del balear como el referente español. Además, ambos comparten similitudes en sus gustos, un ejemplo de ello es el golf.

No es raro ver a Alcaraz compartir fotos a través de sus redes sociales en distintos campos de golf. El murciano emplea este deporte como método de desconexión y disfrutar con sus amigos, uno de ellos es Pablo Carreño, al que venció en la final del Godó.

Cambio físico espectacular

Hace apenas un año, con 17 primaveras, empezaba a destacar en el circuito ATP con sus primeras victorias. Un joven imberbe y poco musculado se paseaba con el circuito mostrando su indolencia frente a jugadores mucho más veteranos.

Un año más tarde, el jugador ha cambiado radicalmente. Muchísimo más preparado, con más kilos y con los músculos mucho más desarrollado. Una faceta que le ha valido para enfrentarse de manera adecuada a los partidos más físicos planteados por sus rivales. 

Balance positivo frente al ‘Top Ten’

Carlos Alcaraz tiene genes ganadores y eso ha quedado demostrado más de una vez sobre la pista. Él no tiene miedo del rival que se le ponga por delante y así lo reflejan sus números contra los mejores jugadores de la ATP.

En sus 16 partidos frente a los diez primeros del ránking, el murciano ha sumado nueve victorias por siete derrotas. Uno de los pocos tenistas que han estado fuera del ‘top ten’, aunque a partir del lunes pertenecerá a él, que ha mostrado un balance positivo frente a ellos.

Particularmente destacable es su rivalidad con Stefanos Tsitsipas. El griego ha caído en cada uno de los tres partidos que se han enfrentado, llegando a acabar desquiciado por el desparpajo mostrado por Alcaraz.

A pesar de no parar, tiene el carnet

La vida de los tenistas apenas da respiro, viajes cada semana, torneos de todos los tipos, es decir, una vida alocada. Sin embargo, Alcaraz ha sacado tiempo para una necesidad básica: sacarse el carnet de conducir.

A través de sus redes sociales, presumió de haberse sacado la licencia con tan solo 18 años este mismo enero.

En definitiva, Carlos Alcaraz se muestra como cualquier otra persona, con sus aficiones y sus gustos. Tampoco deja de lado las tareas cotidianas de cualquier chico de su edad, todo ello mientras sigue levantando trofeo tras trofeo.