Tonga: lo que se sabe de los daños tras la violenta erupción y posterior tsunami

Redacción BBC News Mundo
16 enero 2022

Actualizado 10 minutos

Fuente de la imagen, Reuters

Al menos dos personas han muerto en Tonga a raíz de la masiva erupción volcánica y posterior tsunami que golpeó el sábado el país oceánico, en medio de las dificultades para evaluar los daños.

El Ministerio de Asuntos Exteriores confirmó este martes los dos fallecidos, entre ellos una británica, recoge la emisora Radio New Zealand. Se trata de Angela Glover, de 50 años, intentaba salvar a sus perros cuando el agua se la llevó.

Además, el coordinador de las Naciones Unidas, Jonathan Veitch, quien se encuentra en Fiyi, apuntó al mismo medio que aún hay áreas sin contactar en Tonga, conformado por 169 islas repartidas en unos 700.000 kilómetros cuadrados, muchas de ellas elevadas solo unos pocos metros sobre el nivel del mar. Viven en ellas cerca de 100.000 personas, la mayor parte de ellas en la isla de Tongatapu, al sur del volcán.

La erupción del volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai el sábado provocó un tsunami y cortó un cable submarino, aislando al país del mundo exterior.

Nueva Zelanda ha intentado enviar ayuda pero las cenizas en la pista principal del aeropuerto de la capital han impedido que aterricen los aviones de socorro.

La ministra de Asuntos Exteriores de Nueva Zelanda, Nanaia Mahuta, dijo también este martes que «el agua es una de las principales prioridades para Tonga en esta etapa». Las agencias de ayuda dicen que es probable que el polvo volcánico y el tsunami hayan contaminado los suministros de agua.

Dos muertes en Perú

A más de 10.000 km de distancia de la erupción, dos personas se ahogaron en una playa del norte de Perú.

La policía peruana informó que en la playa conocida como Naylamp, en la provincia de Chiclayo, en el norte del país, dos mujeres fueron superadas por «oleaje anómalo» el sábado y se ahogaron.

Fuente de la imagen, Fuerza Aárea de Nueva Zelanda

La policía describió la playa como «no apta para bañistas», pero no quedó claro si las mujeres estaban en el agua cuando golpearon las olas.

Se produjo, además, un derrame de petróleo en el litoral de la provincia peruana de Callao cuando el oleaje golpeó a un buque tanquero de bandera italiana en plena descarga.

Las autoridades cerraron tres playas cercanas, aseguran que el vertido está controlado y continúan con las labores de control y limpieza, sin especificar la cantidad de crudo derramado.

En la propia Tonga se cree que hasta 80.000 personas pueden haber resultado afectadas por elevento, le dijo a la BBC la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC).

Internet y las comunicaciones telefónicas en la isla son extremadamente limitadas y las áreas costeras periféricas permanecen aisladas.

«Se han informado daños significativos a lo largo de la costa occidental de Tongatapu, incluidos los centros turísticos y la zona costera del norte de Nuku’alofa», publicó en Facebook la Alta Comisión de Nueva Zelanda en Tonga, refiriéndose a la isla principal de Tonga.

«Queda una gruesa capa de ceniza en Tongatapu», agregó.

En particular, hay mucha preocupación sobre la situación en las islas exteriores remotas.

Nueva Zelanda y Australia operaron vuelos de vigilancia para obtener más información y las autoridades neozelandesas revelaron que hubo «daños significativos» a lo largo de la costa occidental de Tongatapu, la isla principal de Tonga.

Pese a esto, la Cruz Roja envió un mensaje alentador al asegurar que, según los últimos informes, los daños podrían ser menos graves de lo que se temía.

«Creemos, a partir de la información que hemos podido reunir, que en esos núcleos importantes de población no es tan catastrófico como pensábamos al principio, lo que es realmente una buena noticia», indicó Katie Greenwood, que coordina la respuesta de la IFRC desde Fiyi.

«Eso fue un shock para la gente, por lo que tenemos cierta preocupación por esas islas exteriores y estamos muy interesados en saber de la gente», agregó.

Los residentes locales dicen que Tonga parece «un paisaje lunar» tras haber sido cubierta por una capa de ceniza volcánica.

El polvo está contaminando los flujos de agua y ahora mismo el agua fresca se ha convertido en una necesidad, según Ardern.

Las organizaciones benéficas declararon que la ceniza y el humo habían llevado a las autoridades a pedir que los habitantes beban agua embotellada y usen mascarillas para proteger sus pulmones.

Una de las peores erupciones en décadas

El volcán submarino entró en erupción el sábado, escupió una columna de ceniza al cielo y provocó advertencias de olas de 1,2 metros. La erupción fue tan fuerte que se pudo escuchar en Nueva Zelanda, a 2.383 km de Tonga.

Mientras el cielo se cubría de ceniza, varios videos mostraron los atascos de tráfico y cómo muchos huían en autos de las zonas más bajas. Horas después, las líneas de teléfono e internet se cayeron en Tonga, dejando sin prácticamente comunicación a los 105.000 residentes de la isla.

Incapaces de hablar con sus amigos y familiares, muchos tonganos en Australia y Nueva Zelanda estaban preocupados por su seguridad.

Fuente de la imagen, Consulado del Reino de Tonga.

Nueva Zelanda y Australia están enviando vuelos de vigilancia para evaluar el alcance de los daños.

Imágenes de satélite muestran que algunas islas menores han sido completamente sumergidas bajo el agua.

Los expertos aseguran que la erupción del volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai es una de las más violentas en la región en décadas.

La erupción provocó alertas de tsunami en varios países, incluyendo Chile, Estados Unidos y Japón. Algunas inundaciones se reportaron en zonas costeras en California y Alaska.

Las imágenes satelitales muestran la destrucción del volcán

Análisis – Jonathan Amos, corresponsal de ciencia

Los científicos vieron por primera vez a Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai después de la erupción del sábado cuando el satélite Sentinel-1A de la Unión Europea voló por encima.

Esta nave espacial es una plataforma de radar y puede ver a través de nubes y cenizas que oscurecen la superficie debajo.

Las imágenes mostraron con claridad que gran parte del borde del cráter que se alzaba sobre las aguas del océano había sido destruido, signo de la ferocidad de la explosión.

Los investigadores estudiarán para entender la causa de un tsunami que provocó olas no solo en las islas cercanas sino por varias playas alrededor del océano Pacífico.

¿Hasta qué punto fue responsable la propia explosión? Las ondas de presión pueden generar lo que se denomina «meteotsunami».

Otra posibilidad es que quizás el desplazamiento del agua fue resultado de un colapso invisible de parte del volcán debajo de la superficie del océano.

En los próximos días se esclarecerán los hechos cuando se consigan más datos sobre lo ocurrido.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.