Tras ataque palestino, Israel cerrará el paso con la Franja de Gaza

Tras ataque palestino, Israel cerrará el paso con la Franja de Gaza

Israel cerrará el domingo su único paso con la Franja de Gaza a comerciantes y trabajadores después de que militantes del enclave palestino dispararan tres cohetes contra su territorio.

La decisión de cerrar el paso de Erez afectará a miles de palestinos del empobrecido enclave, sometido a un bloqueo israelí desde hace más de 15 años. Aparte del paso de Rafah entre el sur de este microterritorio de unos 2,3 millones de habitantes y Egipto, Israel controla todas las entradas y salidas del enclave, tanto de mercancías como de personas.

«Tras los cohetes lanzados hacia territorio israelí desde la franja de Gaza la pasada noche, se decidió que el tránsito hacia Israel de comerciantes y trabajadores gazatíes a través del paso de Erez no estará permitido este domingo», indicó en un comunicado el COGAT, la unidad del ministerio de Defensa responsable de los asuntos civiles palestinos.

El viernes por la noche y el sábado a primera hora, se dispararon tres nuevos cohetes desde Gaza hacia Israel, horas después de que los enfrentamientos entre policías israelíes y manifestantes palestinos dejaran más de 50 heridos en la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, escenario de fuertes tensiones.

Desde el lunes, se han lanzado varios cohetes desde la Franja de Gaza controlada por los islamistas de Hamás hacia Israel, lo que ha provocado incursiones aéreas israelíes contra el enclave. Los disparos no causaron víctimas y la mayoría de los proyectiles fueron interceptados por el escudo antimisiles israelí.

Estos ataques con cohetes son los más graves desde la mortífera guerra de 11 días entre Hamás y el ejército israelí en mayo de 2021, después de que enfrentamientos entre la policía israelí y palestinos en Jerusalén Este dejaran cientos de palestinos heridos.

Enfrentamientos en Jerusalén

La nueva escalada se produjo tras cuatro atentados en Israel entre el 22 de marzo y el 7 de abril, en los que murieron un total de 14 personas.

Dos de los atentados fueron perpetrados en la metrópoli de Tel Aviv por palestinos de Cisjordania, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

El ejército israelí llevó a cabo varias operaciones en Cisjordania tras estos ataques, algunas de ellas mortales. En este contexto y en pleno mes sagrado musulmán del ramadán, desde hace una semana se producen enfrentamientos entre palestinos y las fuerzas israelíes en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén Este, la parte palestina ocupada por Israel.

Los enfrentamientos han dejado más de 250 palestinos heridos y las autoridades israelíes, que controlan el acceso a la Explanada, cerraron los cruces que permiten a los palestinos de Cisjordania viajar a Jerusalén. El viernes, antes de los ataques con cohetes, Hamás organizó una gran manifestación en el enclave en solidaridad con los palestinos de Jerusalén Este, donde los enfrentamientos en la Explanada de las Mezquitas dejaron unos 50 heridos.

Un enclave empobrecido

La presencia en la Explanada de judíos durante el ramadán, a los que se les permite visitar el lugar a determinadas horas, y el despliegue de fuerzas policiales fueron percibidos por los palestinos y varios países de la región como un gesto «provocador».

El enclave palestino sufre una tasa de pobreza de alrededor del 60% y un desempleo endémico de alrededor del 50%. A finales de marzo, Israel anunció que aumentaba de 12.000 a 20.000 el número de permisos de trabajo concedidos a los palestinos de Gaza. Estos últimos trabajan en Israel, especialmente en los sectores de la construcción y la agricultura, donde ganan cinco veces más de lo que ganarían en Gaza.

AFP