18 noviembre 2020

Un amplio estudio sobre niños ingresados con COVID-19 revela las señales que advierten de formas graves de la enfermedad

NUEVA YORK, 18 de noviembre de 2020 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Una investigación dirigida por científicos del Children’s Hospital at Montefiore,…

NUEVA YORK, 18 de noviembre de 2020 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Una investigación dirigida por científicos del Children’s Hospital at Montefiore, el Albert Einstein College of Medicine y Yale School of Medicine, identifica qué síntomas permiten predecir el grado de gravedad que desarrollarán los niños con COVID-19. La investigación, publicada en Journal of Pediatrics, muestra que los niños con enfermedades respiratorias y aquellos con una condición poco común pero grave propia del COVID-19 denominada síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C por sus siglas en inglés), desarrollaron formas más severas de la enfermedad.

Montefiore (PRNewsfoto/Montefiore/Albert Einstein Co...)

«Hasta la fecha se ha hablado mucho de que los niños con COVID-19 no suelen desarrollar formas graves de la enfermedad», comenta la autora principal, Danielle Fernandes, M.D., Médico Supervisora de la División de Medicina Hospitalaria, CHAM, y Profesora Adjunta de Pediatría en Einstein. «Nuestro estudio refleja que los niños con COVID-19, al igual que los adultos con esta enfermedad, pueden experimentar síntomas que van de leves a graves y que, trágicamente, también pueden fallecer».

Los investigadores evaluaron a 281 niños hospitalizados con COVID-19 en ocho centros médicos de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut entre los meses de marzo y mayo del presente año. La mitad de los menores desarrollaron síntomas de enfermedad respiratoria, como tos, sibilancia, dolor de garganta y dificultad para respirar. El 50 por ciento restante se dividió a partes iguales entre un grupo de niños con síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C, en sus siglas en inglés) y otro grupo con síntomas diversos, incluidos problemas gastrointestinales y fiebre. De los niños que integraron estos tres grupos, los que desarrollaron MIS-C fueron los más proclives a requerir cuidados intensivos, pero solo los niños con síntomas de enfermedad respiratoria fallecieron a causa del COVID-19.

Los ocho hospitales participantes de la región tri-state (NY, NJ y CT) atienden a poblaciones étnicamente diversas; sin embargo, la mayoría de los pacientes hospitalizados en este estudio fueron hispanos o negros. A diferencia de los estudios sobre adultos con COVID-19, los investigadores descubrieron que los factores étnicos o raciales no influyeron en los resultados médicos de los niños hospitalizados a causa de esta enfermedad.  Además, el estudió determinó que:

  • Los niños con obesidad, por un lado, y también aquellos con niveles bajos de oxígeno en el momento de ser ingresados, fueron más proclives a padecer síntomas respiratorios graves y a necesitar cuidados intensivos prolongados;
  • Uno de cada cinco niños con enfermedad respiratoria grave requirió intubación y ventilación mecánica;
  • Los niños con niveles más bajos de linfocitos (un subgrupo de glóbulos blancos) y aquellos con niveles más elevados de proteína C reactiva, (un test común que evalúa el nivel de inflamación) fueron más proclives a desarrollar MIS-C grave;
  • Los niños con MIS-C tendieron a ser negros no hispanos.
  • No se observó ningún vínculo entre la raza, la etnicidad y el estatus socioeconómico con las formas más severas de la enfermedad.

«Esperamos que los pediatras tengan en cuenta estas señales de advertencia para predecir qué niños pueden requerir medidas de control y tratamiento adicionales, que podrían evitar el desarrollo de formas graves de la enfermedad y de desenlances fatales», dijo la Dra. Fernandes.

El estudio se titula «Síndromes clínicos del SARS-CoV-2 y predictores de la gravedad de la enfermedad en niños y jóvenes hospitalizados». Los coautores son miembros del Tri-State Pediatric COVID-19 Research Consortium, integrado por doctores de las siguientes instituciones: Albert Einstein College of Medicine; Children’s Hospital at Montefiore; Yale School of Medicine; Kings County Hospital Center; Maimonides Children’s Hospital; Joseph M. Sanzari Children’s Hospital; K.Hovnanian Children’s Hospital; Neptune City; SUNY Downstate Medical Center University Hospital y Stony Brook University Renaissance Hospital.

###

Sobre el Montefiore Health System

El Montefiore Health System es uno de los principales sistemas de salud académicos de Nueva York y es un líder reconocido en la prestación de atención médica personalizada de calidad excepcional y responsable de aproximadamente tres millones de personas en comunidades del Bronx, Westchester y Hudson ValleyConsta de 10 hospitales, incluido el Children’s Hospital at Montefiore, el Burke Rehabilitation Hospital y más de 200 centros de atención ambulatoria. La investigación clínica y traslacional avanzada de su escuela de medicina, el Albert Einstein College of Medicine, recae directamente en la atención al paciente y mejora los resultados. Desde los Centros de Excelencia Montefiore-Einstein en cáncer, cardiología y cuidados vasculares, pediatría y trasplantes, hasta su destacado programa de salud escolar, Montefiore es un sistema de atención médica totalmente integrado que da servicios médicos integrales y coordinados tanto a los pacientes como a sus familias. Más información en www.montefiore.org. Síganos en Twitter y visítenos en Facebook y YouTube.

Acerca del Albert Einstein College of Medicine

El Albert Einstein College of Medicine es uno de los principales centros de investigación, educación médica e investigación clínica del país. Durante el año académico 2019-2020, Einstein acogió a 724 estudiantes de medicina, 158 estudiantes de doctorado, 106 estudiantes del programa mixto MD/Ph.D y 265 becados de investigación posdoctoral. El Albert Einstein College of Medicine tiene un profesorado de 1,800 miembros a tiempo completo distribuidos en el campus principal y en sus filiales clínicas. En 2019, esta institución académica recibió más de $178 millones en becas por parte del Instituto Nacional de la Salud (NIH en sus siglas en inglés). Esta cantidad cubre la financiación de los principales centros de investigación de Einstein dedicados al estudio del envejecimiento, a trastornos del desarrollo intelectual, la diabetes, el cáncer, la investigación clínica y traslacional, la enfermedad hepática y el SIDA. Este centro también centra sus esfuerzos en la investigación del desarrollo cerebral, la neurociencia y las enfermedades cardíacas, así como en iniciativas para reducir y eliminar las disparidades étnicas y raciales en la prestación de salud. Su asociación con Montefiore, el Hospital Universitario y el centro médico académico de Einstein, impulsan la investigación clínica y traslacional para acelerar el ritmo al que los nuevos descubrimientos se convierten en tratamientos y terapias con un impacto real en los pacientes. Einstein dirige uno de los programas de capacitación de residencia y becas más importantes de la profesión médica y dental de todos Estados Unidos; y lo hace a través tanto de Montefiore como de una red de filiales compuesta por hospitales y centros médicos del Bronx, Brooklyn y Long Island. Si desea más información, por favor visite www.einstein.yu.edu, lea nuestro Blog, síganos en Twitter, gústenos en Facebook, y véanos en Youtube.

Síganos en Twitter: @MontefioreNYC

Logo – https://mma.prnewswire.com/media/675671/Montefiore_Logo.jpg

 

FUENTE Montefiore Health System; Albert Einstein College of Medicine