Varios aficionados del Madrid se fueron del Bernabéu antes de la remontada… y ya no pudieron entrar a ver la prórroga

El Bernabéu vivió este miércoles otra noche mágica con remontada a la épica que les lleva a su quinta final de Champions desde 2014. Sin embargo, y aunque el coliseo blanco fue un auténtico hervidero que empujó al equipo, no todos tuvieron fe hasta el final.

Varios aficionados se marcharon antes del minuto 90, es decir, antes de los dos goles de Rodrygo que forzaron la prórroga y decantaron la moral de la eliminatoria del ladro madridista.

Lo peor, más allá de su poca fe, es que, cuando escucharon los gritos de gol desde los aledaños, quisieron volver a entrar para ver la prórroga, pero la seguridad no se lo permitió por el protocolo de impedir volver a entrar una vez que se abandonan las instalaciones.