Venezuela, a tres años de la ‘operación’ que no pudo derrocar a Maduro

Venezuela, a tres años de la ‘operación’ que no pudo derrocar a Maduro

El 30 de abril de 2019 a las 5:46 de la mañana un tuit hizo madrugar a los venezolanos: “En el marco de nuestra Constitución y por el cese definitivo de la usurpación” lo escribía Juan Guaidó, quien hacía unos meses atrás se había convertido en el hombre más influyente del momento. El respaldo de Estados Unidos lo había hecho el “líder” que finalmente sacaría a Nicolás Maduro del poder. Esto, sin embargo, no sucedió.

(Lea también: Falso ginecólogo colocaba ‘palillos de colombina’ como anticonceptivos)

Aún en la oscuridad, en un video aparecía Juan Guaidó junto a un grupo de militares, conocidos porque resguardaban la sede de la Asamblea Nacional. Con ellos, Leopoldo López, jefe del partido Voluntad Popular, preso desde 2014, acusado por las protestas de ese año y la muerte de varios manifestantes, según el régimen chavista. Se iniciaba lo que se denominó como la “Operación Libertad”, de la que algunos dicen que solo sirvió para liberar a López, ahora en España.

Desde el 23 de enero la euforia estaba sobre la piel de los ciudadanos, ese día en una gran concentración que llenó buena parte de la capital del país, el entonces diputado se auto juramentaba como presidente interino de Venezuela. Miles de personas levantaron las manos para jurar con él. Se escuchaba entre el tumulto: “Ahora sí se va Maduro”, “lo logramos”, “Guaidó es nuestro presidente”.

En el marco de nuestra constitución. Y por el cese definitivo de la usurpación. https://t.co/3RD2bnQhxt

— Juan Guaidó (@jguaido)

April 30, 2019

Así pasaron los días y más de 50 países, entre ellos Colombia, decidieron apoyar al joven en su interinato. Era la primera vez desde 2017 que la oposición lograba aglutinar tanta fuerza y el Palacio de Miraflores, sede del poder Ejecutivo, parecía más cerca de los adversarios al chavismo.

(Le puede interesar: Los cuestionados magistrados que conforman el nuevo Supremo venezolano)

En el distribuidor Altamira, a metros de la Base Aérea Francisco de Miranda, también conocida como La Carlota, los militares, Guaidó, López, y varios diputados que fueron llegando, esperaban la estocada final que nunca sucedió: Un grupo de militares que supuestamente los iba a apoyar no apareció, las conexiones dentro del gobierno desaparecieron y pasadas las 7:30 de la mañana la operación ya estaba prácticamente neutralizada.

Lo que logramos el 30 de abril y el 1 de mayo ratifica que estamos en la fase final de nuestra lucha y que la #OperaciónLibertad es indetenible. El plan que hemos llevado a cabo tiene al régimen débil y al usurpador dudando hasta de su círculo más cercano.

— Juan Guaidó (@jguaido)

May 3, 2019

La gente en Caracas había salido a las calles, todos corrían a Altamira y algunos gritaban: “¡A Miraflores!”, “Guaidó, vamos a Miraflores”. Se inició una pequeña concentración que siguió a una marcha que se disipó para que luego Leopoldo López terminara en resguardo en la Embajada de España. Su casa fue requisada por los organismos de seguridad.

“Se perdió la oportunidad” rumoreaban algunos entre la multitud que se iba haciendo más pequeña. Hubo algunos heridos de bala por disparos que provenían del Ministerio del Transporte a unos metros de Altamira. Pasada la noche, quedaban llamaradas en varios puntos de la autopista Francisco de Miranda, pero no ocurrió nada más.

Manuel Ricardo Cristopher Figuera, cabeza del Sebin hasta 2019.

Foto:

Archivo Particular

El chavismo celebró una vez más el fracaso opositor y vinieron nuevos encarcelamientos. Los militares alzados se refugiaron en embajadas. El director del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), Manuel Cristopher Figuera, huyó del país, pues era uno de los responsables de la liberación de López.

Desde entonces, los “logros” del interinato se han diluido en escándalos de corrupción, fracturas de la oposición, desacuerdos y una Asamblea Nacional que intenta hacerle frente a la electa en 2020 con mayoría chavista.

La última encuesta de Datanalisis ubica a Guaidó por debajo del 12 por ciento de aceptación cuando llegó a superar el 70 por ciento. La  «Operación Libertad” se desdibujó y, políticamente, el camino se estrecha para llegar a las presidenciales de 2024, aparentemente con Maduro como candidato del chavismo.

ANA RODRÍGUEZ BRAZÓN
CORRESPONSAL EL TIEMPO 
CARACAS

Más noticias

Video: Lluvias derrumban casas y pone en alerta a VenezuelaVenezuela: grafitis que piden liberación de Álex Saab se toman Caracas