Verstappen voltea el Mundial, y Sainz y Alonso acaban sonriendo entre los puntos en Montmeló

Bajo un sol de justicia y con las gradas a reventar de fans, Max Verstappen se hizo con la victoria del GP de España y el liderato del Mundial tras acabar por delante de Sergio Pérez y de George Russell.

Ningún Ferrari estuvo en el cajón, porque la Scuderia tuvo sendos problemas: Charles Leclerc perdió la victoria por una avería en su coche y Carlos Sainz, tras salir mal, tuvo un trompo. Aunque lo arregló a medias, ya que finalizó 4º.

Sin ser el resultado soñado por parte de Fernando Alonso, vista la desastrosa clasificación y que salió último (le cambiaron el motor para, al menos, intentar una remontada), completar la carrera en el 9º puesto es digno de elogio. Por fin vuelve a puntuar, algo que no había logrado desde la carrera que abrió el campeonato, Bahréin.

Salida: Sainz pierde posiciones… otra vez

Como ya pasó en las carreras anteriores, la salida es un problema para Carlos Sainz. El madrileño partía 3º pero se quedó clavado en la parrilla y se vio adelantado por varios pilotos, con toque incluido con Sergio Pérez cuando le pasó.

Aunque inicialmente perdió tres posiciones, resistió a un Lewis Hamilton que se vio perjudicado por un golpe de Kevin Magnussen, que iba totalmente desbocado y acabó fuera de pista. El heptacampeón salía con neumáticos medios, el único, para intentar una estrategia distinta. Pinchó y ya vio cómo su carrera quedaba totalmente comprometida.

Con Leclerc y Verstappen yéndose a por la victoria, Fernando Alonso demostró el hambre con la que salió a esta carrera. El asturiano ganó siete posiciones antes de la vuelta 10: el objetivo era puntuar sobre todo.

El problema que no había aparecido hasta ahora era el viento y las primeras víctimas fueron Carlos Sainz y Max Verstappen. El madrileño, que estaba intentando remontar para engancharse a la zona de podio, se salió en la curva 4 y perdió todas sus opciones ahí. 

A continuación lo hizo el campeón, lo que dejaba claro que en esa zona era un punto crítico… y no acabaron ahí los problemas, ya que el DRS le volvió a fallar.

El gran beneficiado de estos incidentes fue George Russell, que se plantó segundo, y el propio Leclerc, que pronto abrió hueco para escaparse de manera imparable a por la victoria.

Enorme lucha entre Verstappen y Russell

Los problemas con el DRS de Verstappen le impidieron luchar con Russell por la segunda posición, lo que le vino muy bien tanto a Leclerc (que hizo su parada en boxes sin perder posición) y, evidentemente, al de Mercedes, que pudo defenderse sin problema… inicialmente.

Y es que al neerlandés no le sentó nada bien los problemas con el DRS, y enfurecido empezó a atacar a Russell a la vieja usanza, tirándole el coche en las frenadas. Verstappen le echó redaños para intentar pasarle y con riesgo de accidente doble, el campeón del mundo obligó al británico a sacar los ‘codos’ para defenderse, para locura de la grada.

Drama en Ferrari: abandona Leclerc

Charles Leclerc se las prometía muy felices cuando llegó a la vuelta 27. El monegasco, con un grito en la radio, dejó claro que no esperaba que se le rompiera el turbo y le obligara a abandonar en una carrera que dominaba con autoridad.

Sin él en pista, la pelea quedó en manos de Russell, Verstappen y un Pérez que ya desde hace varias vueltas estaba pidiendo paso. Red Bull movió el dado y ordenó entrar a boxes al número 1 de su equipo, dado que con los problemas de DRS iba a tener que jugar sus cartas con la estrategia. Esto benefició a ‘Checo’, que había estado conservando neumáticos, y después de unos cuantos intentos le arrebató la primera posición a Russell

Verstappen quiere maximizar

Red Bull pasó al ataque cuando decidió hacer una estrategia a tres paradas con Verstappen, para dejarle un ‘stint’ con blandos que le permitiese tomar aire delante de Pérez antes que el resto. La estrategia le salió bien, ya que cuando hizo la parada, en la vuelta 45, le permitió reincorporarse por delante de Russell.

Inmediatamente después, le dijeron a ‘Checo’ por radio que él iba a una estrategia distinta a Verstappen y que, si este venía más rápido, le dejara pasar. «No lo veo justo, pero lo haré», respondió el mexicano, entendiendo perfectamente las órdenes de equipo. El abandono de Leclerc obligaba.

Alonso, perjudicado otra vez en boxes

Mientras por delante estabilizaba la carrera después de las terceras paradas, Carlos Sainz se asentó en la 5ª plaza peleando por detrás de Valtteri Bottas para la recta final de la prueba, mientras Fernando Alonso se colocaba 7º justo antes de su parada. La pelea era con Lando Norris, y esta entrada en boxes era clave para ganarle la posición… pero falló una tuerca, como en Miami. 

Aunque no perdió el 9º puesto con el que iba a salir, tampoco ganó el 8º.

Sainz se vio obligado a defenderse de Hamilton por el 4º puesto en las últimas vueltas. Adelantado Bottas por ambos en las últimas vueltas, pronto se vio superado por el heptacampeón, que demostró una capacidad de recuperación brutal, pero una avería (un sobrecalentamiento) propició que fuera Sainz quien acabase 4º. Aún así, elogiable la labor de Hamilton: salía 6º, se vio penúltimo en la primera vuelta y acabó en 5ª posición.

No hubo más cambios. Max Verstappen sumó una nueva victoria en su palmarés, por delante de Sergio Pérez y George Russell. A destacar la labor del británico: sigue sin bajarse del ‘top 5’ en lo que va de campaña. Próxima cita, el siempre movido GP de Mónaco en solo una semana.

¿El último GP de España con Fernando Alonso?

Placeholder mam module

GP España F1, carrera en directo: última hora, resultado y actuación de Fernando Alonso y Carlos Sainz